Amalia Granata: "Me siento totalmente preparada para ser diputada"

“Si me postulo, es el principio de una gran carrera”, asegura en esta charla con Infobae la columnista y precandidata por la provincia de Santa Fe.

El diputado Alejandro Grandinetti negó categóricamente que la rubia periodista sea parte del proyecto del Frente Renovador. Pero Amalia Granata ni se inmutó y sigue en campaña. Acaba de llegar de sus recorridas semanales por los barrios de Santa Fe. Y le resta importancia al tema: "Estas operaciones no me van a bajar".

Mantiene la convicción y la militancia en el espacio UNA, aunque eso le signifique pasar días lejos de su familia y de sus seres queridos. En pareja con Leonardo Squarzon, mamá de Uma (9 años, hija de Cristian "el Ogro" Fabbiani) y Roque (cuatro meses), compañera de Marcelo Polino como panelista en "Ponele la firma" por América y en "Polino Auténtico" los sábado por Radio Mitre, la panelista trabaja duro para ser candidata a diputada.

—¿Cómo estás con la nueva maternidad?

—Súper bien, es muy diferente ser mamá por segunda vez. Además tuve una experiencia que fue estar sola con Uma, y acá es completamente lo opuesto. Estoy súper acompañada. Es más mamá él que yo. Se ocupa de todo, de la mamadera, lo cambia, se levanta a la madrugada. Está todo el tiempo con el bebé. Es una locura que tiene con Roque.

—¿Y la pareja?

—La pareja nunca estuvo mal. El bebé llegó a nuestra vida y es uno más, le dedicamos tiempo, pero nuestro tiempo nunca lo tocamos. De hecho ahora nos vamos juntos a un viaje que teníamos planificado sin el bebé y sin Uma.

—¿Tenés ganas de casarte?

—Puede ser. Sería más que nada por una formalidad para nuestros hijos, porque la verdad es como si estuviésemos casados… pero quizás sí.

—¿Y ganas de tener más hijos?

—Sí, en realidad iba este año por el próximo o la próxima…

—¿Ya?

—Sí. Pero no puedo, se me complicaría viajar con el embarazo. Creemos que a fin de año, principios del año que viene, ya empezaremos a encargar.

—¿Lo perdonaste después de lo ocurrido el año pasado (N de R: Se hizo pública una infidelidad)?

—Sí. Creo en el perdón siempre que uno esté convencido. Tengo amigas que han perdonado pero siguen dando, machacándole, y siempre sale el tema.  Y en realidad el perdón no es un perdón sincero. El perdón conmigo hacia él fue totalmente sincero y no se habla más del tema. Ya está, pasado pisado.

—¿La relación con el papá de Uma cómo está?

—Con el papá de Uma seguimos con el tema judicial en Tribunales tratando de resolver los alimentos. Hace nueve años que estoy en la Justicia.

En las redes sociales me agreden mujeres que tienen el avatar de “Ni una menos”

—¿Es machista la Justicia?

—Sí, la Justicia y la sociedad. Es cultural el tema del machismo, a veces me agreden más mujeres en las redes sociales que hombres.

—¿Con qué te agreden?

—Con mi vida personal, con lo que pasó con Leo el año pasado. Con quién me acuesto o me dejo de acostar; y mujeres que tienen como avatar el "Ni una menos", eso es lo que más me llama la atención.

—¿Algo de todo eso te duele?

—No, cuando veo a una persona insultar así o agredir, digo: "Pobre, ¿qué le estará pasando en su vida? Qué resentimiento". Cuando tenés una vida plena, es muy difícil que te sientes a escribir o a criticar a otra persona.

—¿Estás con peleas mediáticas hoy o estás tranquila?

—No, tranquila. No tengo tiempo. Estoy con mucho trabajo, por suerte demasiado, así que no me interesa.

Nos hicieron creer durante doce años que incluyeron a la gente y no es así

—¿Vas a ser candidata?

—La gente del partido en el cual yo milito, que es UNA, quiere. Está la propuesta porque ven mi trabajo y está buenísimo lo que estamos haciendo en Santa Fe. Es una responsabilidad muy grande, no me parece tan a la ligera decir: "Bueno, dale, sí, soy candidata". No es un juego, es un trabajo y de mucha responsabilidad. Si acepto, quiero que sea con responsabilidad. UNA en Santa Fe está con el Frente Renovador, con Sergio Massa y [José Manuel] De La Sota. Empecé a militar el año pasado, estoy caminando la provincia, recorriendo, me instalo allá de miércoles a viernes y ahí arrancamos. Si acepto la candidatura, necesito estar involucrada con la gente y con lo que pasa en Santa Fe. Y la única manera de estar involucrada es estando ahí.

—¿Qué encontraste en estas caminatas?

—Encontré mucha pobreza. Hablan de índices del 30% y no sé si no es más. Encontré mucha gente excluida. Nos hicieron creer durante doce años que incluyeron a la gente y no es así, les mintieron, les dieron la posibilidad de tener un plan. Eso forma parte de un sistema perverso que creó el kirchnerismo: les dieron un plan pero no las herramientas para que se desarrollen. Hicieron que ellos no puedan tener un instrumento para aprender a trabajar, un oficio, tener ganas de estudiar, que les guste una carrera. Veo gente muy desamparada en ese sentido.

—¿El asistencialismo como forma de sometimiento?

—Exactamente. Cuando a veces la gente dice "No, porque son todos unos vagos, viven de los planes", no son unos vagos, ellos no tienen la culpa. La culpa la tiene el gobierno, que en su momento creó un sistema perverso para que se acostumbren y la única manera de subsistir sea a través de un plan y no a través de sus propios medios, porque eso hace que después los tengan agarrados con los votos. Lo que hizo el kirchnerismo fue una perversión claramente para tener votos y llenarse los bolsillos como vimos que hicieron.

—¿Al gobierno de Mauricio Macri cómo lo ves?

—Un año es muy poco tiempo. Más allá de que milito para otro partido político, creo que hay que apoyarlo, porque si le va bien a Macri nos va bien a todos. Es muy poco tiempo para evaluar y para que pueda empezar a tener un resultado.

LEER MÁS: Patricia Palmer: "La violencia no tiene que ver con el machismo, la mujer también es violenta"

LEER MÁS: Joaquín Furriel: "Me dio tristeza cuando lo atacaron a Darín y me da tristeza cuando lo atacan a Echarri"

—¿Estás preparada para las críticas si decís que sí?

—Ya empezaron las críticas, pero la crítica desde la bajeza, desde la misoginia, desde lo personal. No me puedo prender, porque si hay algo para lo que todo este tiempo me estuve preparando fue para superarme como persona y no caer en eso. No me puedo poner a responder a alguien que cree que porque yo me acuesto con uno, con dos, con tres -o me he acostado-, tiene el prejuicio de que no puedo ayudar, no puedo militar, no puedo ocupar un cargo. Me siento totalmente preparada para hacerlo. Cuando me dicen "No tenés la preparación para estar en política", ¿cuál es la preparación si no es estando en la calle, caminando, hablando con la gente, viendo lo que le pasa? Podés ir a estudiar Ciencias Políticas y podés recibirte con honores, de ahí a que seas buena en la militancia o en un cargo hay un abismo.

—¿Te sentís preparada?

—Me siento preparada. Agarrar la responsabilidad de ser diputada implica el apoyo de mi familia. Está claro que hoy lo tengo porque me voy los miércoles a las 5 de la mañana a Santa Fe y llego los viernes a la noche a mi casa. Estoy dejando a un bebé de 4 meses y una nena de 9 años con alguien que no es su papá que la levanta para ir al colegio, que cuida a nuestro bebé como si fuese también una mamá. Los extraño horrores a mis hijos, pero me gusta lo que hago y voy a seguir.

—¿Qué fue lo que más te conmovió de las situaciones que viste?

—Estoy involucrada con varias ONG que tienen que ver con la violencia de género y la trata de niñas. Lo que más me conmueve hoy es la trata de niñas. Hoy secuestran a nenas de entre 12 y 15 años, y las cosas que les hacen para iniciarlas en la explotación no te las puedo reproducir acá porque se me estruja el cuerpo. Las secuestran, las venden por 100 pesos o un celular, les hacen aberraciones sexuales entre muchos hombres, y después las exportan a Brasil, que ahí es donde está el mercado. Una nena vale quizás lo que valen 50 kilos de cocaína. Hoy la trata de niñas es más rentable que la droga, que el narcotráfico. Eso me horrorizó.

Contame porque no entiendo por qué a una novela de Andrea del Boca la llaman cultura

—En algún momento dijiste: "Mi militancia no es para que el día de mañana me subsidien un proyecto. No tiene nada que ver conmigo".

—Nunca se me ocurriría un proyecto personal que el Estado me lo banque. De hecho, no puedo creer lo que pasó con el kirchnerismo, cómo subsidiaron a lo que ellos llamaban cultura. Explicame que una novela de Andrea del Boca es cultura… Contame porque no entiendo por qué a una novela de Andrea del Boca la llaman cultura. La cantidad de millones que fueron a esa cultura. Me cuesta mucho entender que alguien, para sus proyectos personales, reciba subsidios del Estado. El Estado está para otra cosa.

—¿Y qué te opinión te marece lo que pasó con Pablo Echarri y la novela de Sandro?

—Lo que les pasó a los actores del kirchnerismo es que quedaron encasillados en eso, en la militancia. En la militancia no por el modelo o por convicción, sino en la militancia que recibía subsidios para sus productoras o sus producciones. Creo que Echarri quedó en ese montón. Ojalá después demuestren que la plata fue realmente usada. Andrea del Boca no lo está pudiendo demostrar.

Todavía hablan de Evita y la siguen juzgando con el prejuicio de lo que fue su vida personal y no de lo que hizo

—¿Qué referentes mujeres te gustan de la política?

—María Eugenia Vidal me encanta. Margarita (Stolbizer) me encanta. Y una referente que amo y me siento identificada con ella es Evita. Evita luchó… todavía hablan de Evita y la siguen juzgando con el prejuicio de lo que fue su vida personal y no de lo que hizo: "Se acostó con no sé cuántos para llegar y usó el poder…". Bueno, flaco, fijate lo que hizo. ¿Qué te importa con quién se acostó? Fue una mina que luchó contra el prejuicio, que logró lo que logró prácticamente sola, teniendo a todos en contra. Y sufrió violencia de género desde la oposición, no estoy hablando de su pareja, sino de la oposición por su condición de mujer y de ser actriz. Ella es un modelo a seguir y la admiro profundamente.

—¿Siempre te gustó?

—Siempre. Me parece que tuvo unos ovarios que en esa época eran impensados. Traspasó todo lo que en ese momento una mujer podía traspasar: el cariño de la gente, el lugar donde llegó. Y fijate lo que es la vida, se murió de cáncer de ovarios.

—¿Si decidís postularte, te imaginás continuar una carrera en la política?

—Sí, claro que sí. Si me postulo, ojalá que gane, para mí es el principio de una gran carrera. Me va a traer muchos dolores de cabeza por mi personalidad, pero me encanta.

VER LA ENTREVISTA COMPLETA

TE PUEDE INTERESAR