La Comisaría de Longchamps en la que fue removido el comisario
La Comisaría de Longchamps en la que fue removido el comisario

Motochorros, secuestros express, hurtos y una ola de vecinos indignados. La localidad bonaerense de Longchamps dijo un día basta y sus ciudadanos decidieron ponerle fin a la ola de inseguridad que se vive allí desde hace varios meses.

Así, todos se unieron en un rotundo reclamo frente a la Comisaría 4ª y se logró el desplazamiento del comisario del destacamento, a quien se lo sospechaba de tener connivencia con los delincuentes.

Se trata del comisario Roberto Martín Leiva, quien fue removido del cargo por orden del Superintendente de Zona Sur, el comisario Alejandro Moreno, después de escuchar el reclamo popular de los vecinos.

"Respecto a las manifestaciones de los vecinos a los medios televisivos y en relación a efectuar una auditoría del funcionamiento en relación a los dichos de la gente, vamos a separar del cargo como titular de la dependencia al Comisario Leiva, para una mejor investigación y transparencia", afirmó Moreno en declaraciones al canal América.

Así, la autoridad policial dio respuesta al reclamo de decenas de personas que se presentaron en las puertas de la Comisaría 4ª al pedido de Justicia.

La manifestación se dio de manera espontánea y del modo menos esperado. Varios medios de comunicación habían acudido a la localidad para contar la historia de una familia que había sido víctima de un secuestro, en el que se la obligó a sacar los electrodomésticos a la calle, para que los ladrones los pudieran cargar en unos autos.

Sin embargo, al ver las cámaras presentes, los vecinos de la cuadra y de las calles aledañas salieron a la calle para contar sus historias: todos tenían algún relato que los encontró como víctimas de un hecho delictivo.

Incluso, varias de las historias respondían a un modus operandi de los delincuentes calcado: se secuestraba a un ciudadano justo cuando iba a estacionar el auto. Se lo paseaba por la ciudad, se lo llevaba a un campo cercano, donde se los mantenía cautivos hasta el pago de un rescate o cuando los delincuentes decidían abandonarlos.

La mayoría de las víctimas coincidieron: los secuestradores, todos menores de edad, contaban con 'Handys' en los que escuchaban la frecuencia policial y con el que se movían con habilidad para atacar siempre en la zona opuesta al único patrullero que recorría la zona.

Hubo episodios insólitos, como el caso de un secuestro perpetrado hace tres días con el vehículo de otra vecina, que había sido robado en un secuestro anterior, cometido una semana antes.

En tanto, los robos de motochorros representaron la otra modalidad delictiva que más afectó a los barrios Rayo de Sol y Viplastic.

El Comisario Moreno afirmó que, dado el pedido de los vecinos, decidió dedicar un grupo de seis integrantes del Grupo de Apoyo Departamental (GAD), para ayudar a recorrer la zona y que, por el momento, quedará a cargo de la Comisaría el Jefe de Distrito.

"Además, le hemos dado intervención a la Comisión de Asuntos Internos y a la Justicia Penal ordinaria para que investigue cualquier tipo de irregularidad en la Comisaría si es que ha existido", completó Moreno.

LEA MÁS