En pleno lanzamiento de la nueva programación, la directora de Radio Nacional explica que el objetivo fundamental para el año 2017 está vinculado con el federalismo "no desde lo discursivo, desde los hechos". Asegura que la base del proyecto que lidera es el profesionalismo y la pluralidad: "Estamos reconstruyendo un medio público, un medio del Estado que había sido utilizado como herramienta política durante muchos años y en ese esquema recuperar la credibilidad de Radio Nacional".

Entiende en este sentido el impacto que eso puede tener en el rating de la emisora que cumple 80 años: "Estamos viviendo una época de fanatismo radial. Lo que está eligiendo el oyente es una radio fanática de un lado o del otro, nosotros elegimos estar en el medio, como debe ser un medio público; con un tono que abarque todas las voces".

—¿A quién le habla Radio Nacional?

—A los argentinos, a todos, desde la Quiaca hasta no solamente Ushuaia, sino la Antártida porque ahí hay una emisora.

—¿Y a los que piensan cómo ideológicamente?

No le hablamos al fanático tal o cual; te pueden gustar más o menos los periodistas que integran Radio Nacional, eso es así, pero son todos periodistas de trayectoria, que tienen mucha radio encima y que son profesionales. Nosotros elegimos ir por la calle del medio. La calle del medio es hablar justamente, sin estridencias, con profesionalismo. Vas a encontrar a periodistas que van a opinar de una manera, pero una hora después quizás haya otros periodistas que opinan todo lo contrario. Hay periodistas que vienen de la gestión anterior y este año también siguen, por ejemplo, Eduardo Aliverti, Carlos Ulanovsky, Mario Wainfeld. Pero también se incorpora a la emisora una periodista de la talla de María Laura Santillán, es una profesional con todas las letras. Ayer Román Lejtman hablaba de hablarle a una tribu; nosotros no le hablamos a ningún fanático, ni de un lado ni del otro, ninguna tribu, ningún oyente específico, les hablamos a los argentinos y tenemos la obligación de hablarles a los argentinos porque nos solventan todos los argentinos, no los argentinos que piensan de una manera o de otra sino todos.

—¿No hay temas prohibidos en Radio Nacional?

—No, se puede hablar de todo lo que se quiera hablar, sin agresiones y siempre con profesionalismo. Basta escuchar el aire para saber que todos los temas se tratan.

—En general, hay poco espacio para las conductoras en la radio y en Radio Nacional tienen un espacio muy importante.

No hay otra radio donde haya tantas mujeres conduciendo espacios, ya el año pasado a Romina Manguel en la primera mañana, que es el horario más importante de la radio, hoy la tiene a la tarde, en el regreso, está María Laura Santillán, María Julia Oliván, desde el principio de mi gestión están las chicas de Ni una menos haciendo "Mujeres de acá", Valeria San Pedro, Marcela Ojeda. Hay producciones como la del Cholo Gómez Castañón que son sólo mujeres. Graciela Borges, Sandra Mihanovich. También se incorporó en el lanzamiento del 2017 María Areces con "Cuento con voz", con historias solidarias de todo el país, hablando con gente de toda la Argentina. Las mujeres tienen una presencia importante en la radio. Hagamos el ejercicio de buscar en otras programaciones y va a ser muy difícil encontrar una radio que tenga tantas mujeres al aire.

No hay otra radio donde haya tantas mujeres conduciendo

—¿Qué es lo mejor y lo peor o lo más difícil de estar a cargo de una radio pública?

—Lo más difícil de estar a cargo de una radio pública es el cambio cultural, el tema de la crítica destructiva que muchas veces se tiene sobre lo que se hace sin información, con mala intención, fruto del contexto político en el que vivimos. Lo mejor es todo lo que hay para hacer, por construir, por reconstruir, con base en la libertad, con base en el profesionalismo. El clima con el que se trabaja en Radio Nacional es de mucha armonía, de libertad, de tolerancia a las diferencias, de profesionalismo sobre todo, lo que tiene que ser un medio público. Un medio público tiene un rol de servicio importante para la sociedad.

—Cuando comenzó este Gobierno, Lombardi habló de una política de austeridad. ¿Un año después esto es así?

—Sí, es la palabra que más conocen todos: "Esto es muy caro", "esto no se hace", "no podemos hacerlo". No hacemos, por ejemplo, campañas publicitarias, es todo con base en redes y hacernos conocer. No me parece que corresponda hacer una campaña publicitaria que cuesta millones de pesos para que te cuente quiénes están al aire. Eso también repercute a la hora de medir o no medir quién te escucha o no. Va a tardar un poco más el oyente en darse cuenta quién está al aire. Hoy tenés a Romina Manguel, a María Laura Santillán, a Román Lejtman, al Cholo Gómez Castañón, a Osvaldo Bazán, van a tardar quizás, van a saberlo por redes, pero es muy diferente a empapelar la ciudad.

—Bobby Flores, cuando estuvo acá, me dijo: "Quienes están hoy en Nacional Rock tenían muchas ganas de estar, tienen la camiseta muy puesta, no están por el cheque a fin de mes".

—Te aseguro que no. Lo que pasó con Nacional Rock fue muy lindo porque era una radio tomada si se quiere para un público determinado, más politizada, y la verdad es que decidimos que fuera la radio del rock, de los músicos de rock. Y hoy lo que tenés son programas de rock. Bobby Flores aceptó y no por un cheque precisamente, sino que aceptó este desafío de construir esta radio de rock y la verdad es que es hermosa. Es un proceso largo una reconstrucción, no se hace de un día para el otro, es la reconstrucción de la credibilidad y de la pertenencia a un medio público. Va a costar, va a tardar, pero va a llegar, porque este camino lo vamos haciendo y me parece que no vamos cambiando de dirección sino que lo tenemos muy claro.

—¿Cuánto importa el rating en un medio público?

—A mí me encantaría estar primera, obviamente. Hablamos con la gente de Ibope y nos explicó que habíamos cambiado totalmente la audiencia, volvimos a empezar. Me gustaría que fuéramos creciendo en el rating, y confío que va a ser así. Lo que tiene la radio pública es que tiene otras misiones, otros deberes, otras obligaciones. Que tengan espacio programas que son educativos, culturales, que no tendrían espacio en una radio comercial porque quizás no dan el rating suficiente. Un programa de violencia de género no sé si tendría lugar en otra radio, hoy no lo hay. Radio Nacional tuvo más rating, no importan los números pero nunca al nivel de una radio comercial, cuando se fanatizó, cuando les habló a los fanáticos. Si mi opción era privilegiar el rating o para privilegiar el rating hablarles a los fanáticos y cambiar unos fanáticos por otros, que podría haber sido una opción, nunca estuvo contemplada de ninguna manera porque con el ministro Hernán Lombardi y también el secretario de Medios Jorge Sigal en muchas conversaciones que tuvimos coincidimos en esto, tenemos una idea en común: es que un medio público tiene que ser profesional, tiene que ser plural. En este caso con la radio con las 49 radios, tiene que ser federal y tener un rol de servicio.

—¿Realmente les permitieron hablar de todo y esta pluralidad que vos me planteás al aire en esas reuniones fue también asi? ¿Nunca levantaron el teléfono por una nota que estaba al aire?

—La radio es un medio del Estado, no es un medio del Gobierno. Yo te prometo, no me llamó nadie nunca en este año de gestión. Y salen todos, de todos los colores políticos. De hecho, invité a Margarita Stolbizer, nunca había conocido Radio Nacional, nunca la habían invitado. A Juan Manuel Urtubey. [Sergio] Massa dice que va a venir pero hasta ahora no vino, le mando el mensaje por acá. Vino también Gabriela Michetti, la vicepresidente.

Cristina Kirchner puede salir al aire ahora si quisiera, en cualquiera de los programas

—¿Se puede hacer una nota con Cristina en Radio Nacional?

—Cristina Kirchner puede salir al aire ahora si quisiera, en cualquiera de los programas, por supuesto. Yo respondo por el aire y la verdad es que el aire de Radio Nacional tiene todas las opiniones.

ENTREVISTA COMPLETA:

—Mencionaste a Bobby Flores, va a hacer un programa junto a un "señor" de la radio como [Héctor] Larrea.

—Qué lindo, ¿no? Ellos se quieren. Y Larrea es tan grande, te lo encontrás por los pasillos y es tan generoso. Primero me dijo: "Andá vos a buscar el Martín Fierro si lo gano". "Pero no, Héctor". "Andá a buscarlo vos". Cosa que te habla de una generosidad… Y después muy agradecido al aire, decirme "Chiquita, estás bien, vas bien". Y eso, la verdad, que te lo diga Larrea.

—Lindo mimo.

—Es un mimo muy importante. Y ellos se quieren, se encuentran en los pasillos y surgió la idea esta de qué lindo sería hacer un programa juntos y se dio naturalmente Mirá lo que te traje. Se traen cosas y hablan, tienen tantas historias para contar.

—Si hablamos a principios del año que viene, ¿qué querés haber logrado en el 2017?

—Nosotros empezamos con este camino ahora que es el federalismo, es todo un desafío por delante. Generar contenidos, que Radio Nacional sirva para lo que fue creada que es comunicar a los argentinos, unirlos, conectarlos. Está claro que Radio Nacional es plural y profesional. Lo que queda este año es lograr que sea realmente federal.