El intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo, ordenó profundizar los controles en las playas y espacios públicos.
El intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo, ordenó profundizar los controles en las playas y espacios públicos.

La Defensoría del Pueblo de General Pueyrredon pidió que cesen los controles contra la ingesta de alcohol en los balnearios de Mar del Plata, al considerar que se trata de prácticas "lesivas a los derechos y garantías de los usuarios" de los espacios públicos.

El organismo expresó su preocupación ante los operativos exhaustivos en diversas playas de la ciudad, en los que personal policial y municipal revisa las pertenencias de los turistas y marplatenses en busca de bebidas alcohólicas, para incautarlas.

A través de un comunicado, la autoridad planteó que esas acciones, "con la presencia intimidante de efectivos policiales, podrían significar un avasallamiento a la intimidad y otros derechos de los particulares, toda vez que no hay legislación provincial ni municipal que habilite un decomiso, ni revisar un bolso o cualquier objeto personal".

En este sentido, recordó un fallo del juez de Garantías de Mar del Plata, Juan Tapia, en el que sostuvo que "requisar es el análogo a un allanamiento e implica invadir la esfera de la intimidad, y sólo lo puede hacer con autorización de un juez de garantías. A diferencia de un cacheo, la requisa necesita orden del juez".

Los controles en el Municipio surgen a partir de la Ordenanza Nº 15743, que prohíbe en el ámbito del Partido de General Pueyrredon la venta, suministro a cualquier título, y consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública, espacios públicos, interior de estadios, polideportivos, u otros sitios de igual naturaleza.

LEA MÁS: 

El artículo 18º establece que las violaciones a la normativa implica como sanción económica una multa de 50 pesos.

Fernando Rizzi, titular de la Defensoría, aseguró: "La prohibición de alcohol se viola cuando se está consumiendo. Y la única sanción que implica la ordenanza es una multa de 50 pesos. No está previsto siquiera el decomiso así como revisar los bolsos. No hay ninguna legislación provincial ni municipal que lo habilite".

La semana pasada, el Municipio de General Pueyrredón secuestró en tres días 400 litros de alcohol en el marco de los operativos.

z

Los agentes de seguridad chequearon bolsos, bolsas de supermercado, botellas de plástico, botellas térmicas y hasta el líquido de los termos para intentar evitar así que la playa se convirtiera en un escenario de posibles conflictos.

Los exhaustivos procedimientos, ahora cuestionados, se profundizaron a partir de la batalla campal ocurrida en Villa Gesell durante los festejos de año nuevo, donde se enfrentaron de manera violenta policías locales y decenas de jóvenes.