El Constellation se lo veía frecuentemente amarrado en el puerto de Punta del Este.
El Constellation se lo veía frecuentemente amarrado en el puerto de Punta del Este.

Ningún turista que haya transitado por el balneario uruguayo de Punta del Este por más neófito que fuere en materia de cuestiones marineras, podrá haber dejado de reparar en un clásico del puerto esteño: el yate "Constellation". La embarcación de 27 metros de eslora (largo), si bien tenía bandera de Estados Unidos, tenía al puerto del tradicional balneario uruguayo como asiento habitual. Era normalmente usada para eventos sociales y navegaciones por la zona.

Sobre las 15.30 del pasado jueves, el Centro Coordinador de Búsqueda y Rescate (SAR) de la Armada uruguaya recibió el "may day" (pedido de ayuda) emitido desde la nave, que reportaba un importante ingreso de agua imposible de controlar con los medios de "achique" disponibles a bordo.

La posición reportada ubicaba al barco en aguas del Río de la Plata a unas 15 millas náuticas (27.8 kilómetros), al sur de la localidad de Juan Lacaze del departamento de Colonia.

En cumplimiento de los protocolos impuestos por la Organización Marítima Internacional para estos casos, la Armada del vecino país destacó en el lugar una aeronave de reconocimiento y la embarcación civil ADES 23, que fue la que en definitiva logró el rescate de los tres tripulantes de la malograda embarcación.

Bueno es recordar que "ADES" es una asociación civil de "voluntarios del mar" que ponen sus propias embarcaciones y tripulación al servicio de la asistencia marítima en emergencias.

Un peligro para toda la navegación en la zona

El naufragio del Constellation no es imputable ni al mal tiempo ni a impericia de sus tripulantes, sino a la presencia en el fondo del río de un casco hundido hace algunas semanas, que aún no había sido convenientemente señalizado por las autoridades locales. Al decir de los expertos en navegación, se trató de un acto de extrema irresponsabilidad, dado que el navegante no tiene forma de detectar este tipo de peligros si no es por la visualización de una boya que indica la existencia de un obstáculo.

Dada la poca profundidad de la zona en que navegaba, el "Constellation" rozó con su casco el barco hundido, lo que produjo la avería. Los tres tripulantes que se encontraban a bordo fueron rescatados y trasladados a Puerto Sauce en buen estado de salud.

La seguridad de los navegantes en Argentina

Si bien en Uruguay la seguridad marítima es responsabilidad de la Armada, en Argentina la Prefectura Naval es la que cumple ese rol por excelencia en materia de navegación, habilitación y protección de los navegantes deportivos y profesionales. Sin perjuicio de ello, la Autoridad Nacional SAR es la Armada Argentina, actuando la PNA en forma subsidiaria.

En los últimos diez años, la Prefectura naval ha efectuado más de 10.000 asistencias no solo a barcos deportivos sino además a embarcaciones pesqueras y buques mercantes de gran porte con situaciones de emergencia a bordo. Cuando las circunstancias lo ameritan, tanto la Armada como Prefectura suman sus hombres y medios para la salvaguarda de la vida humana en el mar.

Mientras tanto, el Servicio de Hidrografía Naval, dependiente del Ministerio de Defensa , es el organismo responsable (entre otras cosas) de emitir los llamados "Avisos a los Navegantes" en los que se alerta a quienes se adentran en mares y ríos sobre, por ejemplo, la presencia de cascos hundidos no señalizados, dando las coordenadas exactas en latitud y longitud para que el peligro sea convenientemente evitado.

Qué es un caso "SAR"

En 1979, la Organización Marítima Internacional redactó un protocolo de búsqueda y rescate de personas en peligro en el mar (Search and rescue). Lo novedoso de este sistema de asistencia a navegantes es que la totalidad de los mares y océanos están bajo responsabilidad de algún Estado, sea que afecte a buques militares, policiales o mercantes.

El protocolo "SAR" obliga a los países con litoral marítimo a asumir integralmente todo el despliegue necesario para buscar y rescatar a personas en peligro en el mar. No comprende el salvamento de buques o bienes materiales, sino solamente las vidas humanas.

Para tomar idea de lo que ello significa, si bien Argentina tiene una zona marítima exclusiva de 2.800.000 kilómetros cuadrados -al margen de la nueva delimitación otorgada por la ONU-,  el área de responsabilidad SAR que le corresponde a nuestro país implica una superficie de 18.000.000 kilómetros cuadrados. Hacía el este, la zona de Argentina termina donde empieza el área bajo control de Sudáfrica.