Los vecinos denuncian que no se ven policías patrullando Ituzaingó.
Los vecinos denuncian que no se ven policías patrullando Ituzaingó.

A Diego Rodas lo querían todos. Padre de tres hijos –uno de apenas dos semanas de vida- y trabajador como pocos. Todos los días se levantaba a las seis de la mañana para acomodar los cajones de su verdulería de la localidad bonaerense de Ituzaingó y abrir a horario. Beda lo conocía de toda la vida porque eran vecinos del barrio, el mismo que lo vio nacer y morir.

Anoche, el hombre murió de dos balazos tras querer escapar con su auto de tres delincuentes que lo sorprendieron en la puerta de la casa de sus suegros. Su mujer recibió un tiro en la mano y, afortunadamente, el bebé resultó ileso.

"Estamos destruidos. A Diego lo querían todos. Arruinaron una familia", lamentó la mujer en diálogo con radio La Red. La víctima había ido a cenar a la casa de sus suegros junto a su mujer Virginia y el bebé de ambos, que eran padres también de dos adolescente de 18 y 13 años. Cuando estaban por subir al auto -un Volkswagen Bora-, el hombre vio venir a tres delincuentes en una camioneta a toda velocidad y obligó a su mujer a subir al auto para huir, pero recibió dos disparos fatales en el pecho.

"Diego estaba saliendo de la casa de sus suegros y cuando vio venir a los tres delincuentes le dijo a su mujer: 'subite, subite'. Él arrancó (el vehículo) porque tenía el bebé adentro, sino, no se hubiera ido. Murió adentro del auto. No se pudo hacer nada. Además, era un pibe laburador, se levantaba a las 6 de la mañana", relató Beda con angustia.

La mujer contó que la inseguridad es cada vez peor en Ituzaingó y agregó que Virginia, la mujer de la víctima, ya había sido asaltada por motochorros mientras estaba embarazada. "Les tuvo que pedir a los delincuentes que no le pegaran porque estaba embarazada; sin embargo, uno le pegó en la panza y le hicieron perder líquido. El bebé debió nacer antes por eso. Y ahora perdió al marido, qué injusto… A mi vecino de la esquina también lo asaltaron hace 20 días", lamentó.

Para Beda, la desprotección de los vecinos es cada vez más preocupante. La zona fue quedando liberada al punto que ni siquiera hay patrulleros circulando por el barrio: "Ituzaingó cambió un montón. Antes pasaba la Policía, pero ahora ni eso. Hoy no te cruzás ni con un patrullero. Cambió para peor".

"Acá están todos destruidos. Todos lo querían a Diego. Quiero que encuentren a los delincuentes porque él no merecía esto. Ni él ni nadie. Destruyeron a una familia. Estamos todos mal", concluyó la mujer tras afirmar que lo único que piden es que encuentren a los delincuentes y que se haga justicia.

Hace siete días, Juan Ignacio Tejero fue ejecutado en el partido bonaerense de Lanús por dos malvivientes que lo abordaron para robarle el auto en el que iba junto a su mujer Alejandra. El joven de 22 años se resistió, recibió dos disparos y los atacantes huyeron sin concretar el robo. La pareja venía de visitar a un médico al que habían acudido para atender al bebé que habían tenido 20 días antes.