(NA)
(NA)

Los colectiveros que trabajan en la línea 60 continuaban este sábado con el paro de actividades en reclamo de mayores medidas de seguridad tras la muerte de un mecánico. Así lo decidieron estesábado al mediodía en una nueva asamblea realizada para definir la continuidad de la medida.

El hecho ocurrió cerca de las 11, en el taller de la cabecera de Barracas, ubicado en las calles Santa María y Luján, cuando un empleado que realizaba trabajos de mantenimiento eléctrico en las unidades de transporte fue aplastado por un colectivo al fallar un elevador.

El obrero, de nombre David Ramallo, de 35 años, sufrió heridas graves y fue trasladado de urgencia al Hospital Penna, donde luego murió.

En diálogo con Infobae el delegado Néstor Marcolín confirmó que la medida continúa vigente porque "nadie se hace responsable", ni desde la empresa ni desde el Ministerio de Trabajo, aseguró. Y agregó que en este momento "no hay personal" para manejar las unidades.

Los choferes indicaron en un comunicado que "desde que el grupo DOTA mudó la cabecera a la nueva terminal del barrio de Barracas, los trabajadores venimos denunciando que los elevadores neumáticos no cumplían con las garantías mínimas de seguridad".

"A pesar de nuestras advertencias, la parte empresaria no tomó cartas en el asunto", insistieron.

El paro afectó a los servicios de todos los ramales de la línea 60 que recorre más de cien kilómetros a diario entre el barrio porteño de Constitución y las ciudades bonaerenses de Escobar, Pilar y Tigre.

Desde la empresa denunciaron que empleados ejecutivos fueron golpeados y responsabilizaron por el hecho al cuerpo de delegados y otros trabajadores activistas.