Time Warp: excarcelaron al abogado Víctor Stinfale y a otros dos acusados

Lo resolvió la Cámara Federal al modificar la calificación penal. En la trágica fiesta murieron cinco jóvenes

El lugar de la tragedia, donde murieron cinco jóvenes (NA)
El lugar de la tragedia, donde murieron cinco jóvenes (NA)

La Cámara Federal excarceló este lunes al abogado Víctor Stinfale, al empresario Adrián Conci y el apoderado Carlos Garat en la causa por la muerte de cinco jóvenes en la fiesta electrónica Time Warp.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que Stinfale, el presidente de la empresa Dell Producciones, el coordinador de logística de la compañía Carlos Garat y su jefe de seguridad Carlos Nicodemo Penise, alias "El Chino", fueron excarcelados luego de un cambio en la calificación legal de la causa y ante lo que la Cámara consideró que no hay riesgo de entorpecimiento de la investigación. Stinfale y Garat estaban bajo prisión domiciliaria.

El abogado Víctor Stinfale (NA)
El abogado Víctor Stinfale (NA)

El juez federal Sebastián Casanello los había procesado por el delito de comercio de estupefacientes agravado y por abandono de persona seguido de lesiones y muerte, pero la Cámara entendió que el delito requiere un dolo (una intención) que en el caso no está probado.

Para que se concreten las excarcelaciones, la Cámara le ordenó al magistrado que fije una "relevante" fianza y les prohíba salir del país a los procesados.

Dell Producciones realizó la noche del 15 de abril pasado la fiesta "Time Warp" en el predio Costa Salguero donde cinco jóvenes fallecieron y otros cinco fueron internados por el consumo de drogas sintéticas que se vendían en la fiesta. La investigación determinó que dentro del lugar se vendía "keta (ketamina), LSD, éxtasis, cocaína y Superman", según la declaración de testigos. Además se comprobó el exceso de gente en el lugar (estaba habilitado para 13.000 y había 20.513), hacinamiento, falta de agua y una mala atención médica.

La Cámara ratificó los procesamientos de Stinfale, Conci, Garat, Penise, el apoderado de Dell Maximiliano Ávila y el asesor artítisco Martín Gontad. Todos tuvieron roles en la organización del evento.

Adrián Conci, otro de los acusados por la trágica fiesta (NA)
Adrián Conci, otro de los acusados por la trágica fiesta (NA)

"Los responsables de la organización quebrantaron sus obligaciones con el objetivo de obtener el mayor rédito posible, limitándose a cubrir en teoría -es decir, para la cantidad de asistentes declarada- los requerimientos formales que se exigían para su habilitación", sostuvieron los camaristas Martín Irurzun y Eduardo Farah.

Los jueces de la Cámara consideraron que la seguridad de la empresa actuó en los alrededores para controlar el ingreso de la gente pero no en el interior del predio para saber qué ocurría allí.

"La ausencia -o silencio- de todos los que debían velar por el normal desarrollo es, a criterio del Tribunal, demostrativo de que la voluntad nunca estuvo dirigida a proteger a los concurrentes -finalidad a la que tiende la regulación administrativa al exigir, entre otras, la presencia de personal de seguridad, médicos, socorristas y bomberos- sino a cubrir exclusiva y excluyentemente las exigencias particulares de una parte importante del mercado como vehículo para garantizar el éxito económico del evento: proveer un ambiente donde la venta y el consumo de estupefacientes se desarrollara sin inconvenientes", concluyeron los camaristas.

En Time Warp murieron cinco jóvenes (NA)
En Time Warp murieron cinco jóvenes (NA)

La Cámara destacó el rol de Stinfale como organizador encubierto de la fiesta ya que no figura en ningún registro, pero testigos lo señalaron como jefe del resto de los organizadores a través de la empresa Energy Group S.R.L., que proveyó el agua y la bebida energizante que se vendió.

Sin embargo, los jueces entendieron que los detenidos debían ser liberados. "Pese a su gravedad, no surgen elementos que permitan sostener que los responsables hayan actuado con el dolo que exige la figura escogida por el a quo (abandono de persona)", explicaron los camaristas, y señalaron que se trató de un obrar culposo.

Los procesamientos quedaron confirmados por los delitos de facilitación de lugar para el consumo y venta de estupefacientes agravado por menores de edad, más de tres personas, y por el lugar; homicidio culposo y lesiones graves culposas. Además, el tribunal ratificó los embargos de 50 millones de pesos a cada uno de los acusados.

En la causa también están procesados cinco funcionarios de la Agencia Gubernamental de Control, a cargo de la habilitación del lugar, y 26 agentes de Prefectura Naval Argentina, quienes fueron contratados para hacer tareas adicionales en la fiesta.

También están detenidos y proceados tres dealers que vendían droga en el lugar.

TE PUEDE INTERESAR