En 2018 la mítica carrera repetirá sede, otra vez en Córdoba
En 2018 la mítica carrera repetirá sede, otra vez en Córdoba

El desafío data desde hace largo tiempo. The North Face Endurance Challenge se convirtió en más que una simple carrera. La ultramaratón de montaña se instaló como una de las carreras más esperadas y ya es una cita obligada para los fanáticos del trail running en Argentina y para todos los miles de corredores que llegan desde distintos lugares de América.

Desde su desembarco en el país, las sedes fueron variando. Bariloche, San Martín de los Andes y Salta fueron las ciudades que albergaron el evento. Este año, la carrera estrenó locación, mudándose a las sierras cordobesas. Y en 2018 repetirá el lugar. Nuevamente será desarrollará (el 15 de abril) en La Cumbrecita, un escenario exigente por su desnivel técnico y por la dificultad de sus terrenos.

En la pasada edición hubo récord de convocatoria, con más de 3000 inscriptos
En la pasada edición hubo récord de convocatoria, con más de 3000 inscriptos

La competencia consta de cuatro distancias, cada una con distinciones que la caracterizan más allá de la extensión. La primera opción que podrán elegir los corredores es la 10k. Esta modalidad está diseñada para todo tipo de corredor. Una ruta de dificultad media y sin mayores variaciones de desnivel, poblada de senderos y cuya altura máxima alcanza los 1630 mts.

Este circuito parte del puente de La Cumbrecita por el camino empedrado. Recorre las verdes "Pampitas", que ofrecen una panorámica espectacular de la sierra por una parte y del valle de Calamuchita por la otra, pasando entre los cerros Cristales sembrados de bloques de cuarzo de diverso tamaño. Luego se alcanza el puesto de Las Casas Viejas rodeado por su arboleda y centenarios corrales de piedra. Atravesando el Río del Medio, hay una trepada por un sendero de mulas hasta la Maierei, pampa de piedras que domina al pueblo. Allí comienza el descenso hasta el pueblo por el camino del Viejo Cementerio. El circuito culmina adentrándose por el interior de la villa y apreciando su belleza.

El siguiente nivel de dificultad establece un recorrido de media maratón. Es un circuito técnico de 21k con desniveles de mediana y alta dificultad. Está pensado para corredores entrenados y con algún grado de experiencia previa en cross country. Es el paso previo en preparación para llegar a la ultramaratón. El desnivel acumulado es de 1884 mts, mientras que la altura máxima en este caso llega hasta los 1950 mts.

Completados los primeros 4 Km de recorrido, desde las Casas Viejas, el trayecto se interna en un camino de herradura hasta el puesto serrano "El Duraznito", entre rebaños de ovejas y cabras. De allí, recorre la Sierra de Comechingones, con su escasa vegetación de montaña y grandes macizos formados por imponentes bloques graníticos, cruzando cristalinos arroyos; hasta la empinada Cuesta del Conejo, por la que se inicia el descenso hasta La Gruta, clásico destino turístico de la zona. Luego se inicia el tramo final, regresando al pueblo por su camino de acceso.

Los participantes deben afrontar las complicaciones de la superficie y lidiar con las impericias del clima
Los participantes deben afrontar las complicaciones de la superficie y lidiar con las impericias del clima

La exigencia se incrementa en la modalidad 50k, con una carrera con ruta demarcada e importantes diferencias de desnivel, ya que está desarrollada para atletas avezados en senderos de montaña. El desnivel positivo y negativo es de 2030 mts y la altura máxima, 2100 mts.

Es circuito inicia de la misma forma que el de 21, hasta llegar a Las Casas Viejas. Desde allí toma dirección suroeste, cruza el río Lapuente, pasa por una zona de pastizales y arroyos subterráneos, hasta llegar a Villa Alpina, pequeña población, también con características centroeuropeas similares a las de La Cumbrecita, situada al pie del Champaquí. Este es el cerro más alto de Córdoba y principal portal para el ascenso. Comienza la cuesta más abrupta, la del Cerro Negro, entre profundas cuevas refugio de pumas y montes de tabaquillos, (árbol típico de las Sierras Grandes que solamente prospera por encima de los 1.400 msnm).

Una vez arriba, el recorrido continúa por el filo de la montaña hasta el agreste Cerro Corona, cuya mole domina La Estancia de Casas Viejas. Los corredores acceden al casco de la misma, y a partir de allí se encuentran con el mismo circuito de los 21 Km. hasta el final de la carrera.

La reconocida estadounidense Diane van Deren, que sufre de epilepsia, fue la gran figura en la pasada edición
La reconocida estadounidense Diane van Deren, que sufre de epilepsia, fue la gran figura en la pasada edición

La última es el punto de encuentro para corredores muy técnicos y de nivel experto en este tipo de carreras. Con un desnivel acumulado de 5840 mts, una altura máxima de 2100 mts y una extensión que llega a los 80k, es crítica la experiencia en carreras de largo aliento, y se requiere aptitud física y mental para manejar el desgaste de más de 13 horas seguidas corriendo en terreno montañoso.

Este circuito replica gran parte de la distancia de 50k. Una vez completados 46 km del mismo, desde la Gruta los corredores continúan por la montaña hasta la quebrada del río Yatán, la más profunda de las Sierras Grandes de Córdoba y hogar de múltiples especies de aves y animales silvestres, entre ellas el cóndor. Este tramo atraviesa el sector más forestado de la carrera, con bosques mixtos de coníferas, pinos, cedros, cipreses y eucaliptus. Subiendo, alcanzan la Loma Alta y llegan a los afamados viñedos de Las Cañitas (sobre la parte baja del Río y en medio de un paradisíaco entorno). Luego emprenden el tramo final hacia la llegada, en el Pueblo Peatonal La Cumbrecita.

LEA MÁS: