Entre los diferentes tipos de yoga hay algunos que son más convenientes para bajar de peso (iStock)
Entre los diferentes tipos de yoga hay algunos que son más convenientes para bajar de peso (iStock)

Son tantos los estilos de yoga que existen que parecería imposible explorar y conocer en profundidad cada uno. Anusara, Ashtanga, Hatha, Kundalini, Naam, Vinyasa, Kundalini, Raja, Tantra, Sapta, Iyengar. Nombres y variantes que fueron surgiendo a lo largo del tiempo, llegando a otros más aventureros (el yoga desnudo o el antigravedad), con algunos rozando la ridiculez, como el que se practica con cerveza, con mascotas o el yoga alien, la última versión que se viralizó en las redes.

A través de ciertas técnicas físicas y mentales derivadas de la filosofía hindú, la disciplina milenaria tiene como objetivo principal buscar alcanzar la perfección espiritual, a partir de la unión entre el dominio del cuerpo y la meditación. Se postula como una opción potable para obtener mejoras tanto físicas como psíquicas, ya que ayuda a combatir el dolor muscular y articular, favorece la flexibilidad y la resistencia. Por supuesto, también contribuye a perder peso.

El “yoga caliente” es de las más preferidas en la actualidad (Matt Cardy/Getty Images)
El “yoga caliente” es de las más preferidas en la actualidad (Matt Cardy/Getty Images)

Más allá del goce por la práctica, el deseo por competir, la necesidad de pasar el tiempo o cualquier otra razón que se presente, la obsesión por quemar calorías y adelgazar es uno de los impulsos que motivan a iniciar una vida fit. Para quienes comienzan a seguir alguna rutina física, bajar de peso es una de las primeras metas impuestas, un objetivo preciado al que apuntan desde el comienzo. Y en el yoga puede estar el aliado ideal.

Específicamente hay una modalidad que prevalece por encima de las demás. Es más conveniente cuando se quiere disminuir unos kilos. Se trata del Bikram Yoga, una especialidad creada por el gurú y multimillonario indio Bikram Choudhury, quien fundó la primera escuela en Estados Unidos 1972, en San Francisco.

Lady Gaga es una de las aficionadas de esta modalidad
Lady Gaga es una de las aficionadas de esta modalidad

También famosa bajo la denominación de Hot Yoga, este ejercicio empezó a tomar conocimiento en el ambiente artístico del mundo, capturando la atención de celebrities y modelos, como Ashton Kutcher, Jessica Alba, Jennifer Aniston o Lady Gaga. Hoy es un clásico popular en los gimnasios de Hollywood. El boom de su impacto inicial trascendió todos los límites y también llegó a la Argentina, además de extrapolarse a otros 40 países de cinco continentes.

Este yoga es llevado a cabo en un ambiente con una temperatura de 42 grados y una humedad cercana al 40 por ciento. El termómetro elevado favorece la relajación de los músculos, algo fundamental para evitar lesiones, y provoca un mayor gasto calórico. La rutina consiste en realizar hasta un total de 26 asanas (ejercicios) y de 2 de pranayama (respiraciones).

(John Moore/Getty Images)
(John Moore/Getty Images)

Según un estudio de la Universidad de Harvard, en una sesión normal de 30 minutos practicando ejercicios sencillos de yoga se puede llegar a quemar 178 calorías. Puntualmente con el Hot Yoga, el número de calorías suprimidas va en aumento por el cálido entorno. De acuerdo a la Universidad de Colorado, en una clase de una hora se llegan a quemar unas 460 calorías en los hombres y 330 en las mujeres, cifras que igualmente no superan a las que se consiguen con el running.

Sin embargo, cuando el entrenamiento se extiende a los 90 minutos, los valores oscilarán entre las 500 y 1.200 calorías, mucho más que lo que se produciría corriendo: el fisiólogo Pete McCall, del American Council on Exercise, midió los niveles de un runner (un hombre de 70 kilos), que llegó a quemar 660 calorías durante una hora a un paso de 10 minutos por milla (1,6 kilómetros). Pese a que las investigaciones muestran diferencias, no son significativas y ambas prácticas son sugeridas como métodos convenientes para bajar de peso.

LEA MÁS: