Jess Taras es una modelo que también comparte la iniciativa del naked yoga (Instagram)
Jess Taras es una modelo que también comparte la iniciativa del naked yoga (Instagram)

El yoga es una disciplina milenaria de bajo impacto que -a través de ciertas técnicas físicas y mentales derivadas de la filosofía hindú- busca alcanzar la perfección espiritual, a partir de la unión entre el dominio del cuerpo y la meditación. Sus beneficios tanto físicos como psíquicos son múltiples y, al no ser una actividad exigente, es recomendada para todas las edades.

Recientemente el yoga ha vuelto a estar de moda y miles de personas se lanzaron a hacerlo en todo el mundo de las formas más diversas: en un gimnasio, sobre una montaña, con niños, embarazadas, en el agua y hasta desnudos. Esta última tendencia es el naked yoga: sencillamente la realización de esta práctica sin ningún tipo de ropa.

Chillin, u? #yogaafterdark

Una foto publicada por Jess Taras (@jesstaras) el

Aunque la modalidad es tan antigua como el propio yoga, esta tendencia logró atraer a muchos adeptos en centros específicos de todo el mundo que ahora dedican clases enteras a esta curiosa adaptación de la disciplina milenaria. Uno de ellos, que ha tomado renombre mundial en el último tiempo, es Bold & Naked (Intrépido/a y desnudo/a, en español), situado en el barrio neoyoquino de Chelsea, en Estados Unidos.

Monika Werner y Joschi Schwarz son los creadores de este estudio "yogui" que propone en todas sus clases a sus alumnos hacer la práctica de yoga como la harían comúnmente, pero sin ropa.

"Es tiempo de asumir psicológicamente nuestra desnudez. Creamos este lugar para recordarnos que somos libres, que podemos ser personas reales otra vez", dijeron. En este lugar, que ya cuenta con muchos alumnos, las clases cuestan aproximadamente 25 dólares y pueden ser tomadas en grupos de mixtos o de mujeres y hombres separados.

"Mientras que muchos creen que estar desnudo sólo tiene que ver con el sexo, esto no podría estar más lejos de lo que en verdad pasa en una clase de yoga sin ropa. Se trata de estar cómodo en tu propia piel y la increíble confianza que eso te otorga", explicaron en su página.

El naked yoga es una tendencia cada vez más arraigada entre quienes práctican yoga (Reuters)
El naked yoga es una tendencia cada vez más arraigada entre quienes práctican yoga (Reuters)

Además, ambos emprendedores explicaron que este tipo de yoga es una práctica más exigente aún. "No está indicada para el alumno de yoga tranquilo y relajado. Se inventó para fortalecer todo el cuerpo y desarrollar el potencial de la persona. Quema calorías, hace que ganes masa muscular y aporta un cuidado extra a zonas concretas como las caderas, los isquiotibiales y la zona lumbar", indicaron. Según la directora del centro, el naked yoga es muy popular entre aficionados al deporte, bailarines y atletas que buscan un entrenamiento que equilibre varios grupos musculares.

It do not matter. #yogaafterdark

Una foto publicada por Jess Taras (@jesstaras) el

Los principales beneficios, sin embargo, tienen que ver con el plano psicológico. Verse a uno mismo desnudo, rodeado de gente, en un lugar donde a nadie le importa el aspecto del otro, parece tener un impacto muy positivo en la autoestima, sobre todo en personas acomplejadas con su cuerpo. Un estudio de la Universidad de Northern Iowa, en Estados Unidos, determinó que los nudistas en general tienen un nivel de aceptación de su cuerpo significativamente mayor que aquellos que solo se desnudan en la privacidad.

Werner y Schwarz, adhieren a esta línea de pensamiento. "La práctica de yoga desnudos nos libera de sentimientos negativos sobre el cuerpo y nos permite estar conectados y aceptarnos más y de forma más profunda a uno mismo y al mundo que nos rodea", concluyeron.

LEA MÁS: