La travesía en total tuvo una duración de 52 años y 39 días
La travesía en total tuvo una duración de 52 años y 39 días

La pasión por el running se arraiga tanto entre sus avocados que son capaces de desafiar al clima, las superficies, cualquier tipo de condiciones. Tal es el caso del británico Ron Hill, quien no faltó a su cita de correr a diario ni cuando sufrió una fractura en el esternón después de un accidente automovilístico en 1993. Este tremendo hábito que repetía jornada a jornada alguna vez tenía que culminar.

El excampeón de Europa y de maratón en los Juegos de la Mancomunidad, no pudo cumplir con su habitual rutina de calzarse las zapatillas y salir a correr por primera vez en más de 52 años, interrumpiendo una costumbre que comenzó en diciembre de 1964 y que no dejó de hacer durante 19.032 días. Con 78 años a cuestas, decidió no practicar por sentir un dolor en el pecho.

Junto a su carrera atlética, emprendió un negocio de ropa deportiva
Junto a su carrera atlética, emprendió un negocio de ropa deportiva

"El más grande corredor del mundo acaba su racha. Debido a un problema de salud, Ron decidió tomarse el día libre", informó un mensaje de la página de Facebook que sigue sus travesías. "Total de la racha: 52 años y 39 días. ¡Felicidades Ron!", añadió el texto.

El inglés participó en tres Juegos Olímpicos y ganó la maratón de Boston en 1970. Según la Federación Británica, en 2004 había finalizado 115 maratones, el última en 1996, en la misma prueba de Boston donde antes se había coronado. Aquella carrera fue la única en la que no pudo bajar el tiempo de dos horas y 52 minutos. Durante el transcurso de su recorrido profesional se lanzó a la fabricación de ropa deportiva, aprovechando sus conocimientos como químico textil y su experiencia como atleta.

El inglés cruzando el tramo final de la maratón de Boston, una de las más importantes del mundo
El inglés cruzando el tramo final de la maratón de Boston, una de las más importantes del mundo

Hill corrió su última milla el pasado 28 de enero -con un tiempo de 16 minutos y 34 segundos-, según la Streak Runners International (SRI), un organismo que se dedica a registrar este tipo de marcas. El atleta confesó: "Antes de los 400 metros, mi corazón comenzó a dolerme y después de los 800 metros el problema fue a peor. Creí que iba a morir. No tenía más remedio que parar. Se lo debía a mi esposa, a mi familia, a mis amigos y a mí mismo".

Entre sus logros más destacados, el fondista inglés ganó la prueba de maratón en el campeonato de Europa en 1969 y en los juegos de la Commonwealth Games un año después, aunque no tuvo tanta fortuna en las competiciones olímpicas: fue 18º en los 10.000 metros en Tokio 1964, 7º en México 1968 en la misma distancia y 6º en Maratón en Múnich 1972.

Con información de AFP

LEA MÁS: