Cómo se ven afectados la obtención y el trasplante de órganos durante la pandemia de COVID-19

Un estudio de la publicación científica The Lancet indagó cómo los pacientes se ven afectados por la abrumadora carga del sistema de atención médica focalizada en el nuevo coronavirus

Qué sucede en Francia y Estados Unidos con los trasplantes de órganos durante la pandemia de COVID-19 (Shutterstock)

Se estima que la insuficiencia orgánica en etapa terminal afecta a más de seis millones de personas en todo el mundo. En 2018, los sistemas de trasplante a nivel global permitieron que alrededor de 150.000 pacientes se beneficiaran de un riñón, un corazón, un pulmón, un hígado u otro órgano sólido, un número mucho menor que la demanda.

Según los datos de la OMS, más de 1.500.000 personas viven con un órgano trasplantado en todo el mundo. En los Estados Unidos, aproximadamente 40.000 pacientes reciben un trasplante de órgano cada año, pero 120.000 pacientes permanecen en una lista de espera para el trasplante, con 7.600 personas que mueren anualmente mientras esperan un trasplante de órgano. En Europa y en muchos otros países, los pacientes se ven afectados por una escasez similar de órganos y altas tasas de mortalidad mientras están en la lista de espera para el trasplante.

A medida que las naciones se adaptan a las nuevas realidades impulsadas por la pandemia de la enfermedad por el coronavirus, muchos proveedores de atención médica, instituciones y pacientes están preocupados por el efecto potencial que tendrá COVID-19 en la donación y el trasplante de órganos. Una preocupación es que los receptores de trasplantes podrían tener una mayor susceptibilidad a la infección y una mayor carga viral. Una segunda preocupación es que los hospitales no tendrán los recursos en términos de personal y equipo para atender a los receptores después del trasplante, que generalmente necesitan cuidados intensivos y manejo de múltiples especialidades.

Debido a la abrumadora carga del sistema de atención médica de la pandemia de COVID-19, y de acuerdo a un estudio publicado en The Lancet, se anticipa un efecto negativo pronunciado en la donación y el trasplante de órganos en todo el mundo. El objetivo de la investigación fue cuantificar el efecto contemporáneo de la pandemia de COVID-19 sobre la donación y el trasplante de órganos en Francia y los Estados Unidos.

Según un estudio, se anticipa un efecto negativo pronunciado en la donación y el trasplante de órganos en todo el mundo (Shutterstock)

El análisis se hizo a nivel nacional utilizando datos sobre diagnósticos COVID-19 de Public Health France y el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas. Los datos de adquisición y trasplante de órganos se obtuvieron de dos agencias federales, la Agencia Nacional de Adquisición de Órganos en Francia y la United Network for Organ Sharing en los EE. UU. Los trasplantes de órganos se contaron utilizando promedios móviles de 5 días, con análisis estratificados para riñón, hígado, corazón y pulmón.

Notamos una fuerte asociación temporal entre el aumento de las infecciones por COVID-19 y una reducción notable en los procedimientos generales de trasplante de órganos sólidos”, advirtieron los investigadores Alexandre Loupy, Olivier Aubert, Peter P Reese, Olivier Bastien, Florian Bayer y Christian Jacquelinet, coautores del paper científico.

El efecto se observó en Francia y se confirmó en los EE. UU. La reducción general en los trasplantes de donantes fallecidos desde el brote de COVID-19 fue del 90,6% en Francia y del 51.1% en los EE. UU., respectivamente. Tanto en Francia como en EE. UU., esta reducción se debió principalmente al trasplante de riñón, pero también se observó un efecto sustancial en los trasplantes de corazón, pulmón e hígado, todos los cuales proporcionan una mejora significativa en la probabilidad de supervivencia.

En el apéndice, la asociación geográfica se muestra entre áreas con grupos de COVID-19 y la disminución en la obtención de órganos, mostrando una reducción significativa en las tasas de trasplante incluso en regiones donde los casos de coronavirus son bajos, lo que sugiere un efecto global y nacional más allá de los casos locales con prevalencia de infección.

La reducción general en los trasplantes de donantes fallecidos desde el brote de COVID-19 fue del 90.6% en Francia y del 51.1% en los EE. UU., respectivamente

Hasta dónde saben los investigadores, esta es la primera evaluación nacional del efecto de COVID-19 sobre la donación y el trasplante de órganos en Francia y los Estados Unidos. A medida que el virus SARS-CoV-2 se propaga rápidamente por Europa hacia América del Norte, América del Sur y otros continentes, los proveedores de atención médica y los líderes de las instituciones médicas tomarán decisiones difíciles sobre la mejor manera de desplegar recursos médicos limitados.

Estas elecciones podrían ser especialmente devastadoras para los miles de pacientes que necesitan un trasplante de órgano. Si bien es probable que los trasplantes de órganos de donantes vivos puedan reprogramarse para una fecha futura, los órganos de donantes fallecidos deben obtenerse de inmediato o se perderán oportunidades.

En el paper recomiendan que los profesionales de trasplantes deberán adaptarse a estas circunstancias que cambian rápidamente, brindar tranquilidad a sus pacientes y estar preparados para revitalizar la valiosa infraestructura de trasplantes cuando la crisis de COVID-19 comience a disminuir. Al usar el ejemplo del trasplante de órganos, que es un campo altamente regulado y tiene un esquema centralizado específico de informes del día a día a nivel federal, mostramos cómo los procedimientos médicos de alto valor pueden verse afectados por la pandemia de COVID-19, con resultados para grupos de pacientes vulnerables.

Además, especifican que el mapeo cartográfico detallado de las tendencias en la donación de órganos y la actividad de trasplante permitirá intervenciones específicas cuando la carga de COVID-19 sea más ligera. Sin duda, algunas organizaciones de obtención de órganos y sus redes se recuperarán más rápidamente que otras a través de las mejores prácticas y la comunicación efectiva con los hospitales. Un mapeo cuidadoso permitirá a los líderes de salud pública y las organizaciones de trasplantes identificar áreas donde los trasplantes no se hayan restablecido bien y se necesite apoyo.

SEGUÍ LEYENDO:

Cambio de hábitos: ¿es posible dejar de tocarse la cara?

Sin cigarrillos en cuarentena, una buena oportunidad para dejar de fumar

Cómo ha cambiado la salud mental de las distintas generaciones debido al brote de coronavirus