Microbios iguales a los de casa, pero orbitando la Tierra

Las miles de bacterias que habitan en la Estación Espacial Internacional son parecidas a las que se encuentran en los hogares; las razones según los científicos de Estados Unidos
La Estación Espacial Internacional es el mayor ejemplo de cooperación mundial entre 20 países (NASA)

Como en casa, pero a 400 kilómetros de altitud. Las miles de bacterias que habitan en la Estación Espacial Internacional (EEI) son parecidas a las que se encuentran en los hogares en la Tierra, según un estudio publicado recientemente en la revista científica Peerj.

A esta conclusión llegaron biólogos de la Universidad de California en Davis (EEUU) después de analizar 15 muestras de la EEI y compararlas con las de otros dos estudios anteriores sobre bacterias en los hogares y en el organismo humano.

"Los protocolos de limpieza en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) para el equipamiento que se envía al espacio son muy rigurosos", dice la investigadora Jenna Lang, del Centro de Genómica de la Universidad de California, en Davis (EE UU).

El jefe de la expedición 39, el japonés Koichi Wakata, fue el encargado de recolectar las muestras (NASA)

"Sin embargo, la carga transportada hasta la ISS, humanos incluidos, no puede ser descontaminada por completo. Así que las bacterias acaban por colarse con la comida, los experimentos científicos y todo lo demás que se lleve en las misiones de reabastecimiento. Los astronautas también están llenos de microbios, por dentro y por fuera", explicó la científica californiana.

Y agregó: "El microbioma de al menos 12.554 unidades taxonómicas operativas en las superficies de la EEI se parece mucho a las superficies de sus habitantes, lo que no es sorprendente, dado que son la fuente principal".

Las bacterias halladas en la estación orbital son similares a las de la Tierra

Todas esas bacterias fueron recogidas de 15 localizaciones diferentes de la estación por el jefe de la expedición 39, el japonés Koichi Wakata. Los puntos de estudio fueron los micrófonos de los sistemas de comunicación, teclados de computadoras, pasamanos, las fijaciones que, a modo de pantuflas, permiten a los astronautas trabajar con los pies en el suelo, conductos de ventilación, etc.

Otro de los investigadores del estudio, David Coil, afirmó que "los microbios dentro de la estación provienen de las personas en la EEI y de los suministros que se les envían", ya que "está completamente cerrada" en el espacio.

La astronauta Sandra Magnus se divierte tomando fotos en su tiempo libre en la EEI

"Estamos completamente rodeados de microbios en su mayoría inofensivos en la Tierra, y vemos una comunidad microbiana en líneas generales similar en la EEI", afirmó. Lang, por su parte, destacó que esta comunidad de bacterias es bastante diversa, lo que indica que es sana.

En cuanto a la existencia de bacterias potencialmente peligrosas, los científicos no ven que haya un extra de peligrosidad en el espacio. Como dice el microbiólogo y coautor del estudio, David Coil, "en la Tierra estamos completamente rodeados de microbios inocuos y en la ISS vemos una comunidad microbiana muy similar".

LEA MÁS:

Últimas noticias

Mas Noticias