Sólo 12 de cada 100 personas en el AMBA conocen su diagnóstico de cáncer de manera temprana

Un estudio sobre pacientes oncológicos reveló los factores que inciden en el retraso en la confirmación del diagnóstico desde que comienzan las primeras manifestaciones y mostró que existe una brecha de dos meses entre quienes tienen prepaga y los que no

En los casos de cáncer hematológico (leucemias y linfomas) prácticamente la mitad de los diagnósticos ocurrieron en fases más avanzadas (Shutterstock)
En los casos de cáncer hematológico (leucemias y linfomas) prácticamente la mitad de los diagnósticos ocurrieron en fases más avanzadas (Shutterstock)

Según un estudio elaborado por la organización internacional sin fines de lucro que trabaja para mejorar la eficiencia de la atención del cáncer IPSOS Healthcare Cono Sur y All.Can Argentina transcurren en promedio seis meses desde que una persona empieza a tener síntomas hasta que recibe el diagnóstico de una enfermedad oncológica en el AMBA.

El relevamiento mostró, además, que existe una brecha de dos meses entre quienes tienen cobertura de medicina prepaga y los que no y que sólo 12 de cada 100 pacientes se enteran de su enfermedad en forma temprana, lo que demuestra la necesidad de profundizar los programas de concientización.

Para el estudio cuantitativo, realizado entre 2019 y 2020, fueron entrevistados 400 hombres y mujeres mayores de 18 años, residentes en el Área Metropolitana de Buenos Aires, con diagnóstico de cáncer de pulmón, colorrectal, hematológico, de próstata, de mama o ginecológico; entre otros tumores. El 54% tenía entre 45 y 65 años, con una edad promedio de 55 años. Y seis de cada 10 estaban recibiendo tratamiento en el momento de la encuesta. En los casos de cáncer hematológico (leucemias y linfomas) prácticamente la mitad de los diagnósticos ocurrieron en fases más avanzadas.

Respecto a las relaciones familiares, los pacientes las estrechan y requieren de asistencia, pero a su vez, no quieren ser una carga ni depender de otros en sus rutinas diarias (Shutterstock)
Respecto a las relaciones familiares, los pacientes las estrechan y requieren de asistencia, pero a su vez, no quieren ser una carga ni depender de otros en sus rutinas diarias (Shutterstock)

En promedio, las personas encuestadas debieron esperar dos meses y medio desde el diagnóstico hasta comenzar a recibir el tratamiento. La cobertura influye sobre todo cuando se analizan los mayores retrasos: el 4% de los pacientes con prepaga tienen que esperar de 6 a 12 meses, versus el 7% de quienes tienen obras sociales estatales o se atienden en hospitales públicos.

Otro tramo de la encuesta mostró los principales desafíos emocionales y físicos para afrontar el cáncer. El 47% de los encuestados apuntó al manejo de la falta de energía y del cansancio, el 39%, al manejo de los pensamientos y sentimientos negativos y el 38%, a los efectos físicos del tratamiento. La mitad de los pacientes que sufrían efectos emocionales consideraron que habían recibido poca información sobre el tema y se sentían poco preparados para manejarlos. En cambio, factores tales como la falta de entrega de medicación, la burocracia o la cantidad de trámites y autorizaciones fueron mucho menos mencionados, aunque no necesariamente significa que no existan o impacten en la experiencia de los pacientes.

Una vez finalizado el análisis cuantitativo, comenzó la segunda etapa del estudio, enfocada en los aspectos cualitativos. Participaron 15 pacientes, tres oncólogos y dos onco-hematólogos. Desde la perspectiva de los pacientes, el momento más crítico resulta ser enterarse del diagnóstico y las primeras preocupaciones giran en torno a un futuro incierto a nivel económico. Con referencia a las relaciones familiares, el paciente las estrecha y requiere de asistencia, pero a su vez, no quieren ser una carga ni depender de otros en sus rutinas diarias. La muerte se transforma a menudo en una realidad de la que no se habla.

"Está comprobado que poder hablar sobre el cáncer mejora el afrontamiento del mismo; por lo tanto, se alienta el uso y circulación de la palabra, en todos los ámbitos" (Shutterstock)
"Está comprobado que poder hablar sobre el cáncer mejora el afrontamiento del mismo; por lo tanto, se alienta el uso y circulación de la palabra, en todos los ámbitos" (Shutterstock)

Según Haydeé González, presidente de la Asociación Civil Linfomas Argentina, que forma parte de All.Can, “el diagnóstico es la etapa de mayor impacto emocional. El tratamiento, en cambio, es vivido como una paradoja: los efectos secundarios de los tratamientos sumados al miedo y a las ideas previas al respecto, resultan difíciles de simbolizar”. “Es un proceso que lleva su tiempo, pero que es necesario para afrontar mejor la enfermedad -agregó-. Por lo tanto, el apoyo emocional se vuelve un pilar fundamental para el atravesamiento de la enfermedad oncológica”.

“El cáncer es un evento vital y estresante, que implica una reestructuración no sólo cognitiva, sino también familiar y social. Está comprobado que poder hablar sobre el cáncer mejora el afrontamiento del mismo; por lo tanto, se alienta el uso y circulación de la palabra, en todos los ámbitos. El miedo y la incertidumbre prevalecen en todas las etapas y lo importante es poder identificarlos, reconocerlos, observar sus matices y poder hablarlo” concluyó González.

SEGUÍ LEYENDO


Últimas Noticias

MAS NOTICIAS