"Cada paciente es un todo, compuesto por cuerpo, mente, medio intimo, social, económico y hasta político" (Shutterstock)

El día del médico se celebra en honor al médico cubano Carlos Juan Finlay Barrés, nacido un 3 de diciembre de 1833. Finlay Barrés confirmó la teoría de que la propagación de la fiebre amarilla era a través del mosquito Aedes aegypti, un hallazgo de trascendencia mundial que evitó miles de muertes en América Latina.

“La medicina es una ciencia y allí podremos estar de acuerdo, pero es un arte a la par y en ese nivel cada médico es muy particular”. El análisis corresponde a la médica clínica y endocrinóloga María Alejandra Rodríguez Zía (MN 70.787), quien consideró que “el paciente puede juntar más de una opinión, pero a la hora de elegir lo hará de la mano del médico que más lo conozca y en el que más confíe”.

Para ella, “los médicos siempre deben hablar con el hemisferio izquierdo, o sea la razón, pero con el derecho, el corazón debe envolver sus mensajes con empatía es decir, poniéndose por unos minutos, al menos en los zapatos de su paciente”.

Así, si bien los análisis o estudios varían las respuestas de los médicos porque los criterios generales son diferentes, “un paciente no es un estudio, es algo mucho más complejo, es un todo, cuerpo, mente, medio intimo, social, económico y hasta político”.

- ¿Cuáles son los tres atributos principales que debe tener un médico?

- Los tres atributos principales de un médico considero que deben ser la inteligencia, la honestidad y la curiosidad innata para nunca dejar de estudiar y de maravillarse por la biología.

El médico de hoy tiene que integrar el medio ambiente al paciente y sus circunstancias (Shutterstock)
El médico de hoy tiene que integrar el medio ambiente al paciente y sus circunstancias (Shutterstock)

- ¿Qué y cómo cambió la profesión y la figura del médico en los últimos 10 años?

- La figura del médico en los últimos diez años cambió especialmente hacia la integración, es decir el médico hoy tiene que integrar el medio ambiente al paciente y sus circunstancias.

Esa integración abarca desde cómo vive, cómo duerme, cómo se expresa, toda la nutrición que tuvo y que tiene y la epigenética, que es justamente cómo el medio ambiente llega hasta la genética o el ADN de cada paciente.

Venimos teniendo esta transformación como medicina integrada sin dejar ninguna de las ramas de lado.

- ¿Cambió en algo el trabajo del médico, que se enfrenta a un paciente cada vez más informado?

- Es precisamente por esta razón que el trabajo de los médicos hoy tiene que ser de una actualización constante y por lo tanto, una integración constante, porque es el paciente el que lo va a demandar.

El trabajo de los médicos hoy tiene que ser de una actualización constante y por lo tanto, una integración constante (Shutterstock)
El trabajo de los médicos hoy tiene que ser de una actualización constante y por lo tanto, una integración constante (Shutterstock)

Hoy las redes sociales son fuentes de información, especialmente de las mal llamadas terapias alternativas -que no lo son-: serían complementarias y fundamentalmente de la visión de la nutrición sobre la salud y de la enfermedad.

El médico que esté ciego a estos conocimientos poco a poco será raleado de la elección de los pacientes

- ¿Es posible lograr el equilibrio entre la información que el paciente trae y lo que realmente es importante que sepa?

- Para que un médico logre el equilibrio en la consulta, primero tiene que tener un equilibrio él mismo y muchas veces ese equilibrio es el que falta. Por lo tanto, si lo adquiere es que sabe mucho más que el paciente para poder ser su guía y su actualizador, porque el cambio de paradigma también abarca el empoderamiento del paciente y el médico debe de entender y de entregar este poder para que sea el paciente quien lleve adelante su propia curación.

Lamentablemente, en la actualidad, muchos son los médicos enceguecidos por la industria farmacéutica, que que no tiene este equilibrio.

“Los médicos con una mirada más ortodoxa están escuchando esta nueva visión integrativa y, fundamentalmente, abiertos a los conocimientos de nutrición para empezar a usar de manera más racional las drogas”, sostuvo Rodríguez Zía, quien culminó: “El médico convencional está abriendo su mente”.

SEGUÍ LEYENDO