Los talleres para pacientes con Trastornos Mentales Severos (TMS) tienen la finalidad de ayudar a modificar los soportes del entorno físico y social de estas personas para compensar las limitaciones que puedan permanecer. El objetivo principal es su vuelta y reinserción en la comunidad.
Los talleres para pacientes con Trastornos Mentales Severos (TMS) tienen la finalidad de ayudar a modificar los soportes del entorno físico y social de estas personas para compensar las limitaciones que puedan permanecer. El objetivo principal es su vuelta y reinserción en la comunidad.

Por Dr. Horacio Vommaro *

El proceso de rehabilitar a las personas con enfermedad mental para evitar la discriminación y la estigmatización, mejorar la competencia social y crear sistemas de apoyo duradero, sobrepasa en muchas ocasiones los ámbitos de actuación puramente clínicos o psiquiátricos. Implica pensar la rehabilitación de dichos pacientes desde el mismo momento en que se llega a un diagnóstico, con lo cual pasa a ser parte de la estrategia terapéutica de cada persona y su caso único e irrepetible.

Para concretar este objetivo se requieren dispositivos que puedan favorecer la integración social, laboral y residencial.  Y para ayudar a activar su recuperación y rehabilitación en la sociedad, en INEBA se inauguró un espacio dedicado a personas que atraviesan un trastorno severo de su salud mental.

Las estadísticas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)  indican que 9 de cada 10 personas con problemas de Salud Mental no tienen trabajo, lo que constituye una barrera para su integración social y recuperación.

Los talleres contemplan tres aspectos fundamentales vinculados a la reinserción del paciente:  reinserción al sistema educativo, al trabajo y a la vida en comunidad.
Los talleres contemplan tres aspectos fundamentales vinculados a la reinserción del paciente:  reinserción al sistema educativo, al trabajo y a la vida en comunidad.

El eje central está puesto en la necesidad de los pacientes con Trastornos Mentales Severos (TMS) para que puedan ser partícipes de la vida en comunidad, cuando las  internaciones o los dispositivos de hospitales de día no bastaron para llegar a su recuperación.

Uno de los aspectos a tener en cuenta es el estigma como un elemento directamente relacionado con las patologías psiquiátricas y que se configura como una parte fundamental de la situación en la que se encuentran las personas afectadas y sus familias.

El estigma es una actitud que parte de un juicio negativo y desvalorizante. Se trata de un prejuicio que hace que el enfermo mental y su entorno despierten muchas veces rechazo.
El estigma es una actitud que parte de un juicio negativo y desvalorizante. Se trata de un prejuicio que hace que el enfermo mental y su entorno despierten muchas veces rechazo.

La vida en comunidad 

Los talleres proponen y establecen tres objetivos centrales:

1- Que los pacientes finalicen la escuela secundaria. Para esto se conformó un taller de psicopedagogía para evaluar a cada paciente y se articuló con el Ministerio de Educación de CABA para que puedan finalizar sus estudios.

2- Trabajar con el desarrollo de sus capacidades para encontrar de manera genuina una salida laboral. 

3- Lograr una mayor autonomía y que los pacientes puedan insertarse en la comunidad con hechos cotidianos como viajar, hacer las compras, entre otras actividades. También hemos considerado talleres de deportes, actividad física, alimentación sana e higiene nutricional.

Hay que compender que los derechos fundamentales como el acceso a los estudios, el acceso al trabajo, la integración con su entorno y la vida en  pareja se dificultan enormemente al sumarse en estos casos la vulnerabilidad y la pérdida de autoestima, dependiendo casi siempre su nivel de integración, y sobre todo de la implicación de la familia.

Todo individuo con TMS puede situarse en relación a un doble eje: el de la integración a través del trabajo y el de la inserción social (articulador de lo subjetivo y lo intersubjetivo).
Todo individuo con TMS puede situarse en relación a un doble eje: el de la integración a través del trabajo y el de la inserción social (articulador de lo subjetivo y lo intersubjetivo).

El obstáculo para trabajar genera un no-lugar, una no-circulación por la cultura, y una ruptura no sólo de la ligazón externa sino del andamiaje interno del sujeto. Por eso, un proyecto de estas características implica un cambio en el pensar el trastorno mental.

Según de qué manera animemos y tratemos a las personas con problemas mentales severos, estaremos hablando del destino de la evolución de su enfermedad.

*el doctor Horacio Vommaro es director de Psiquiatría y Salud Mental de INEBA

SEGUI LEYENDO