La mayoría de los soplos durante la infancia son inocentes (Getty Images)
La mayoría de los soplos durante la infancia son inocentes (Getty Images)

Es frecuente que en alguna consulta con el pediatra de cabecera, o un médico de guardia, se reconozca en el niño un soplo cardíaco. Situación que puede generar angustia en los padres y preguntas tales como: ¿Se trata de algo grave?, ¿Cómo no se detectó antes?

¿De qué se trata? Por medio de un estetoscopio, el médico escucha los sonidos del corazón, para evaluar su estado. Cuando hay un soplo cardíaco se produce un sonido extra; la mayoría de los soplos no deben ser motivo de preocupación y no repercuten sobre la salud del niño.

"En ocasiones son sólo el resultado de un flujo sanguíneo normal que circula por un corazón saludable con más velocidad (soplo funcional o inocente). Estos son frecuentes, seis de cada diez niños pueden presentar un soplo inocente en alguna etapa de su crecimiento. En algunos casos se produce por fiebre, deshidratación o anemia que hacen que el corazón lata más rápido y por lo tanto genere más ruido. Suelen desaparecer por sí solos conforme el niño va creciendo y no suponen ningún riesgo para la salud". La médica pediatra Carina Maciá (MN 145913) explicó que "en otros casos, un soplo puede indicar una alteración en la estructura del corazón que puede ser de nacimiento o adquirida (soplos orgánicos)".

La mayoría de los soplos no deben ser motivo de preocupación y no repercuten sobre la salud del niño

Según la especialista de Swiss Medical Center, "esto se produce por el pasaje de sangre por pequeñas comunicaciones que persisten luego del nacimiento o por válvulas que están más estrechas. Los soplos orgánicos son infrecuentes".

¿Qué se debe hacer cuando el pediatra detecta un soplo? "La mayoría de los soplos durante la infancia son inocentes -aseguró Maciá-. En algunos casos el pediatra puede considerar necesario programar la consulta con el cardiólogo para terminar de estudiarlo".

Sobre si un soplo funcional limita al niño en su actividad diaria, la especialista consideró que "los soplos inocentes se observan en corazones sanos por lo que es posible continuar con la rutina diaria. Los soplos orgánicos dependerán de cada caso, pero en su mayoría no limitan la actividad recreativa del niño".

En algunos casos el pediatra puede recomendar la consulta con el cardiólogo (iStock)
En algunos casos el pediatra puede recomendar la consulta con el cardiólogo (iStock)

Y acerca de si por momentos puede no escucharse un soplo inocente, destacó: "Es bastante común que se descubra un soplo durante un chequeo, incluso cuando no se escuchó antes. Los soplos funcionales suelen aparecer y desaparecer, dependiendo del ritmo cardíaco, la posición durante el examen y la presencia de fiebre. Algunos soplos nuevos pueden indicar una afección cardíaca de corta data".

Para finalizar, la pediatra recordó que "un soplo cardíaco es el resultado de un examen, no una enfermedad". El pediatra y cardiólogo infantil pueden determinar si el soplo es funcional (lo cual significa que el niño está sano) o si existe un problema cardíaco específico. En caso de que haya un problema, un cardiólogo infantil aconsejará el tratamiento adecuado.

SEGUÍ LEYENDO