Barañao, Bergman, Etchevehere y Rubinstein durante la conferencia de prensa (de izq. a der.).
Barañao, Bergman, Etchevehere y Rubinstein durante la conferencia de prensa (de izq. a der.).

En el último reporte llamado "El futuro de la alimentación y la agricultura: tendencias y desafíos, publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)", se estima que en 2050 la agricultura tendrá que producir casi un 50 por ciento más de alimentos de los que producía en 2012 para cubrir la demanda mundial.

Y es que para la mitad del Siglo XXI, el planeta Tierra será habitado por 10 mil millones de personas que necesitarán alimentos para sobrevivir.

Para ello, es clave el crecimiento de la productividad agrícola mundial, algo que no se está acelerando lo suficientemente rápido como para alimentar de manera sostenible al mundo para 2050, según el octavo Reporte anual de Productividad Agrícola GAP (por sus siglas en inglés) del Global Harvest Initiative (GHI).

Frente a este panorama, la Argentina, que tiene capacidad para alimentar a 400 millones de personas y está habitada por tan sólo 45 millones, tendrá un misión importante en el planeta y una oportunidad única para ser uno de los países que más se destaquen en esta nueva meta mundial.

El planeta Tierra será habitado por 10 mil millones de personas que necesitarán alimentos para sobrevivir
El planeta Tierra será habitado por 10 mil millones de personas que necesitarán alimentos para sobrevivir

Con este fin, el Gobierno nacional presentó ayer los lineamientos para las políticas sobre aplicaciones de fitosanitarios, mediante la exposición de cuatro Ministerios que trabajaron en forma coordinada en los últimos 3 meses para elaborar un documento final.

En una conferencia de prensa, los ministros de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere; Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman; de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao y de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, presentaron las conclusiones del grupo de trabajo sobre Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) y aplicaciones fitosanitarias.

El informe final propone 12 principios para ordenar las políticas públicas nacionales sobre aplicaciones de fitosanitarios, especialmente en zonas de amortiguamiento. Estos principios ofrecen una guía para que las políticas públicas atiendan debidamente el cuidado de la salud, del ambiente y de la producción agrícola, sobre la base de instituciones eficientes y eficaces, apoyadas en el conocimiento científico- tecnológico.

También se presentan 23 recomendaciones para mejorar las políticas públicas, orientadas al fortalecimiento de la articulación institucional, del monitoreo ambiental, de los procedimientos para prevenir efectos no deseados en la salud y el ambiente, de la capacitación, de la comunicación pública, del fomento a las buenas prácticas y de la autogestión del sector privado.

El Gobierno nacional presentó ayer los lineamientos para las políticas sobre aplicaciones de fitosanitarios, mediante la exposición de cuatro Ministerios
El Gobierno nacional presentó ayer los lineamientos para las políticas sobre aplicaciones de fitosanitarios, mediante la exposición de cuatro Ministerios

El ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, señaló que "las conclusiones demuestran el fuerte compromiso del gobierno nacional por continuar fortaleciendo las políticas e instituciones agropecuarias nacionales para la buena gestión de los fitosanitarios, basadas en las BPA y la sinergia entre los diferentes equipos del gobierno, en los que todos los involucrados nos sentamos en una mesa y acordamos aquellos principios fundamentales que deben regir para la producción sostenible".

En tanto, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao manifestó a Infobae su "satisfacción de sacar este estudio adelante", pendiente desde hace muchos años.

"La humanidad es tan dependiente de lo fitosanitario para su alimentación como de los antibióticos para su salud. El mundo va camino a que la mayorÍa de los productos fitosanitarios no provengan de agroquímicos, sino de biológicos y naturales. Esto es lo que hoy pide más el consumidor. Esto implica una mayor investigación científica volcada al campo. Por ello es necesaria una planificación sostenible de la agricultura en estos tiempos", remarcó el ministro Barañao.

Además, remarcó la importancia del rol del Estado no sólo en la formulación de políticas públicas adecuadas sino por su función de monitoreo y control. "Argentina es muy dependiente de la agricultura para el buen desenvolvimiento de su economía, así que el desarrollo de estas capacidades es fundamental para el desarrollo sostenible de la agricultura", afirmó al finalizar.

El informe final propone 12 principios para ordenar las políticas públicas nacionales sobre aplicaciones de fitosanitarios
El informe final propone 12 principios para ordenar las políticas públicas nacionales sobre aplicaciones de fitosanitarios

"Fueron meses de trabajo y recopilación", puntualizó el ministro Bergman en el encuentro. "La OCDE y la Agenda 2030 nos obligan a no mirar para otro lado. Tenemos que asumir estos debates de manera proactiva. Tenemos la obligación de llevar las buenas prácticas para que todos manejemos el mínimo denominador común. Para eso contamos con productores, sociedad civil y academia", agregó y también aseguró: "Respetamos el federalismo y la división de poderes. Ahora el Legislativo va a continuar el trabajo en el marco de las comisiones que correspondan".

Rubinstein, por su parte, celebró esta iniciativa interministerial y dijo que "desde Salud apoyaremos con compromiso técnico, principalmente desde la vigilancia epidemiológica en todas las instancias que requiera este proceso".

"Es una marca de este gobierno no rehuir a los temas. Con la salud es donde más estrictos hay que ser. Estando cerca de nuestros conciudadanos. Entendiendo su preocupación de manera responsable y teniendo en cuanta que cada vez hay mas avances en materia científica y de salud", dijo el ministro de la cartera sanitaria.

Otra de las propuestas es la creación y puesta en marcha de una Plataforma de Buenas Prácticas Agrícolas con el fin de coordinar la ejecución de los programas de aplicación de fitosanitarios públicos y privado
Otra de las propuestas es la creación y puesta en marcha de una Plataforma de Buenas Prácticas Agrícolas con el fin de coordinar la ejecución de los programas de aplicación de fitosanitarios públicos y privado

Implementación de una ley nacional

Dentro de las iniciativas planteadas impulsan un proyecto de Ley a nivel nacional sobre aplicación de fitosanitarios, complementario a la regulación sobre registro de productos y a la Ley sobre envases vacíos de fitosanitarios.

Otra de las propuestas es la creación y puesta en marcha de una Plataforma de Buenas Prácticas Agrícolas con el fin de coordinar la ejecución de los programas de aplicación de fitosanitarios públicos y privados, a nivel nacional como provincial con protocolos oficiales, indicadores y sistemas de monitoreo.

Dentro de las reflexiones finales, el grupo de trabajo destaca la importancia de realizar indicadores para el monitoreo de la adopción de las BPA, así como del impacto ambiental, la salud humana y animal, con redes de control de las mismas en todo el territorio nacional, involucrando las comunidades locales. Además, se busca fortalecer la vigilancia epidemiológica de la exposición a fitosanitarios, con actualización de la información y permitiendo fortalecer el sistema de control.

Al respecto, se promueve establecer un marco regulatorio que permita a diferentes grupos asociativos de la actividad agropecuaria asumir las responsabilidades correspondientes en implementación, control entre privados y difusión de las buenas prácticas, de manera complementaria a las competencias de las autoridades públicas.

Con el fin de promover el fortalecimiento de las BPA, se recomienda impulsarlas en la currícula de las carreras agronómicas y afines, y el reconocimiento de las figuras de los profesionales idóneos en la agricultura sostenible.

Del trabajo también participaron miembros del Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema), del Consejo Federal Agropecuario (CFA), del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

SEGUÍ LEYENDO: