La vacunación de perros y gatos es la forma más efectiva de prevenir la rabia (iStock)
La vacunación de perros y gatos es la forma más efectiva de prevenir la rabia (iStock)

Cada 28 de septiembre se conmemora el Día Mundial de Lucha contra la Rabia, fecha creada y coordinada por la Alianza Global para el Control de la Rabia, para aumentar la concientización de la comunidad sobre la enfermedad y su prevención. El lema de la campaña de este año es Rabia Cero al 2030.

La rabia es una enfermedad viral que afecta al sistema nervioso de los mamíferos, incluyendo a los seres humanos. En la Argentina, los perros y los gatos son los principales transmisores pero también pueden serlo algunos animales silvestres como los murciélagos y los zorros. Las vacas y los caballos pueden contraer la rabia, pero en general no agreden.

La Organización Mundial de la Salud define a la rabia como una zoonosis (enfermedad transmitida al ser humano por los animales) causada por un virus que afecta a animales domésticos y salvajes, y se propaga a las personas a través del contacto con la saliva infectada a través de mordeduras o arañazos.

Perros y gatos deben ser vacunados de forma obligatoria por ley una vez al año, todos los años, desde que tienen tres meses y durante toda su vida

Y pese a que suele decirse que la Argentina está "libre del virus" lo cierto es que entre 1996 y 2003 hubo una reducción progresiva en el número de casos de rabia canina; incluso, en 1999 hubo cero casos. Sin embargo, en 2003 ocurrió un repunte importante con 128 infectados debido a un brote de rabia canina en la provincia de Jujuy. Posteriormente, disminuyó a 29 en 2004, 42 en 2005 y a 10 en 2006, de acuerdo a cifras del Ministerio de Salud de la Nación.

Cuando aparecen los síntomas, la afección es mortal, tanto en los animales como en el hombre
Cuando aparecen los síntomas, la afección es mortal, tanto en los animales como en el hombre

Asimismo, entre 2010 y 2014, se registraron 13 casos de rabia canina en las provincias de Salta, Jujuy, Chaco y Formosa. En el resto del país se registran casos de rabia en otras especies como gatos, murciélagos, otros animales silvestres y animales de producción (bovinos, equinos). Este año detectaron casos en Tucumán, Córdoba, Chaco y provincia de Buenos Aires.

Una enfermedad prevenible

La comunidad toda es responsables de la prevención de la rabia. Perros y gatos deben ser vacunados de forma obligatoria por ley una vez al año, todos los años, desde que tienen tres meses y durante toda su vida.

La doctora Rosario Ares, es Technical & Marketing Manager del área de Salud Animal de Boehringer Ingelheim y aseguró que se debe "crear conciencia sobre la existencia de la enfermedad, promover la vacunación anual con el fin de erradicar la rabia en las poblaciones de vectores urbanos más comunes como perros y gatos".

Nunca es recomendable la eutanasia como primera medida tras la mordedura antes de confirmar si el animal tenía el virus

Cómo proceder si se encuentra un murciélago o sufre una mordedura de perro

Si una persona encuentra un murciélago, lo aconsejable es no tocarlo. Debe avisar al centro de zoonosis de su municipio para que sea un técnico quien lo retire y lo envíe al laboratorio para su análisis.

Consultada sobre cómo actuar en caso de mordedura, la veterinaria Carolina Chavez (MP 10808) detalló que "como primera medida, todos los perros y gatos deben ser vacunados anualmente contra la rabia y en caso de que el animal muerda o arañe a alguien, deberá ser sometido a un control antirrábico".

Si una persona encuentra un murciélago debe avisar al centro de zoonosis para que un técnico lo retire (iStock)
Si una persona encuentra un murciélago debe avisar al centro de zoonosis para que un técnico lo retire (iStock)

Y añadió: "La persona mordida o arañada tiene que ir al centro de salud más cercano para su curación y vacunación antirrábica y para que se le informe sobre el protocolo para radicar la denuncia". Además, en el centro de salud le proveerán un formulario que el dueño del animal mordedor deberá llevar a su veterinario o bien al centro antirrábico de la zona.

Dado que la rabia es causada por un virus que migra al sistema nervioso central (SNC), "el animal debe estar diez días en supervisión para que se evalúe la aparición de signos neurológicos que sean señal de que está infectado", explicó Chavez, al tiempo que resaltó que "si llegan a aparecer signos neurológicos, al animal se lo debe llevar al Instituto Pasteur para confirmar la presencia del virus en el sistema nervioso".

"Nunca es recomendable la eutanasia como primera medida porque si ese animal está infectado y se lo mata se pierde la posibilidad de confirmar la presencia del virus en el SNC, ya que antes de que el virus cumpla su ciclo no hay rastros en el cuerpo del animal", enfatizó la especialista.

LEA MÁS: