Los pelirrojos son más propensos al cáncer de piel como a sufrir el mal de Parkinson (iStock)
Los pelirrojos son más propensos al cáncer de piel como a sufrir el mal de Parkinson (iStock)

Varios estudios confirmaron el aumento de probabilidades de la gente pelirroja de sufrir cáncer de piel, lo que se encuentra sumamente vinculado con el concepto de melanoma, uno de los tipos de cáncer más nocivos para la salud del ser humano. Una investigación de la Universidad de Harvard publicada en Pubmed y titulada "La genética del color del pelo y el riesgo de la enfermedad de Parkinson" vincula este concepto con las probabilidades de padecer el mal de Parkinson.

La investigación aseguró que cuanto más oscuro es el cabello menos aumenta el riesgo de padecer este mal, al contrario de lo que ocurre con los cabellos más claros. Los pelirrojos encabezarían el primer puesto como grupo de factor de riesgo de Parkinson.

La gente pelirroja posee casi el doble de probabilidades de sufrir Parkinson que los morenos (iStock)
La gente pelirroja posee casi el doble de probabilidades de sufrir Parkinson que los morenos (iStock)

Los científicos pudieron corroborar su hipótesis mediante el estudio de 38.641 hombres y 93.661 mujeres, libres de la enfermedad. Además analizaron 298 pacientes que sí padecieron la patología en diversos niveles de intensidad. Alberto Ascherio, doctor, profesor de Epidemiología y Nutrición y líder del proyecto de la Universidad de Harvard aseguró en su publicación:

"Observamos una aparición relativa menor de Parkinson en morochos que en aquellos individuos con cabellos claros. El estudio de casos y controles de los participantes con genotipo permitió asociar al pelo rojo con un mayor riesgo dicha patología, en relación con el genotipo Arg / Arg, propio de las personas con cabello oscuro".

Hoy en día más de 70.000 personas en Argentina sufren los síntomas de esta patología (iStock)
Hoy en día más de 70.000 personas en Argentina sufren los síntomas de esta patología (iStock)

Esta patología es sufrida por alrededor de 70.000 individuos argentinos y se ubica como el segundo trastorno crónico neurodegenerativo más habitual, luego de la enfermedad de Alzheimer. Pese a que el 2% de pacientes mayores de 65 años la sufren, se han atendido casos en diferentes grupos etarios, como en adolescentes menores de 20 años de edad.

El Parkinson se trata de una enfermedad neurodegenerativa causante de la muerte de ciertas células del cerebro que ayudan al control del movimiento y la coordinación. El paciente puede llegar a presentar agitación con temblores, dificultad para caminar y moverse.

Con el mal de Parkinson las neuronas que producen dopamina mueren lentamente imposibilitando a la células el envío de mensaje al músculo (iStock)
Con el mal de Parkinson las neuronas que producen dopamina mueren lentamente imposibilitando a la células el envío de mensaje al músculo (iStock)

Normalmente, las neuronas utilizan un químico llamado dopamina para controlar el movimiento muscular. Cuando se presenta este mal, las neuronas que producen dopamina mueren lentamente y las células que controlan el movimiento no pueden enviar mensajes a los músculos, lo que provoca una clara dificultad para controlarlos.

Este daño empeora lentamente con el paso del tiempo y todavía se desconoce cuál es la causa del desgaste de las neuronas. Los síntomas claros de dicha enfermedad se presentan inicialmente con leves temblores y también con sensación de rigidez en las piernas y los pies. A veces esos síntomas afectan a uno o ambos lados del cuerpo.

Leves temblores y sensación de rigidez en las piernas y los pies son algunos de los síntomas iniciales del Parkinson (iStock)
Leves temblores y sensación de rigidez en las piernas y los pies son algunos de los síntomas iniciales del Parkinson (iStock)

Lamentablemente la gente pelirroja no solo es propensa a contraer cáncer de piel sino que también la ciencia a corroborado el aumento de probabilidad de sufrir el mal de Parkinson, por lo que es fundamental el control anual con profesionales para reducir riesgos relacionados.

LEA MÁS: