Los cólicos afectan a la mayoría de los bebés menores de un año (iStock)
Los cólicos afectan a la mayoría de los bebés menores de un año (iStock)

La acupuntura tiene orígenes milenarios en China y en la actualidad es considerada como una parte fundamental de la medicina tradicional del país asiático, aunque también es aceptada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que reconoce unas 44 afecciones sobre las que recomienda su aplicación: dolor, tos, náuseas, trastornos emocionales o estrés, entre otras.

Esta antigua práctica se ocupa de la prevención y tratamiento de enfermedades, mediante la introducción de pequeñas agujas en lugares estratégicos del cuerpo, para así estimular la capacidad natural del cuerpo para curarse. Hasta el momento, la mayoría de las investigaciones en acupuntura humana se realizaron en adultos.

Ahora, un estudio, publicado en la revista Acupuncture in Medicine, reveló que la acupuntura puede ayudar a los bebés que lloran demasiado, en comparación con los tratamientos tradicionales.

La acupuntura es una técnica milenaria con múltiples beneficios para la salud (iStock)
La acupuntura es una técnica milenaria con múltiples beneficios para la salud (iStock)

Para llegar a esta conclusión, científicos de la prestigiosa universidad sueca de Lund reclutaron a 147 bebés sanos, de entre dos y ocho semanas, que habían sido diagnosticados con cólicos. Los pequeños lloraban durante más de tres horas al día, durante al menos tres días a la semana.

Los bebés y sus familias fueron divididos en tres grupos y visitaron un centro de salud dos veces por semana durante dos semanas. Los padres de los tres grupos explicaron a una enfermera acerca de los síntomas de su hijo, aunque dos, además, recibieron acupuntura.

Algunos niños recibieron un tratamiento estándar, con un mínimo en LI4, en un punto en el dedo índice de la mano y el pulgar, de 2 a 5 segundos. El segundo grupo recibió acupuntura en hasta cinco ubicaciones en las manos y las piernas, con un máximo de 30 segundos con una suave estimulación.

Los bebés que recibieron tratamientos de acupuntura dejaron de llorar más rápido que los que recibieron un tratamiento tradicional (iStock)
Los bebés que recibieron tratamientos de acupuntura dejaron de llorar más rápido que los que recibieron un tratamiento tradicional (iStock)

A su vez, todos los padres anotaron en diarios cuánto tiempo los bebés se la pasaban llorando en sus casas. Después de dos semanas, los tres grupos lloraron por menos tiempo, aunque los científicos aseguraron que esto era lógico debido a que el cólico tiende a resolverse por sí mismo en el tiempo.

Sin embargo, la reducción del llanto fue aún mayor en los casos de grupos con tratamiento de acupuntura. Durante la segunda semana del experimento, 37 de los bebés de los chicos -16 de uno y 21, de otro- vieron una reducción del cólico por sobre los 31 bebés que tuvieron un tratamiento estándar.

Además, los resultados demostraron que la acupuntura podría tener un impacto duradero, ya que seis días después de la última visita, los diferentes grupos mantuvieron el nivel de calma o llanto.

LEA MÁS: