Piojos, pie de atleta y otitis: la otra cara de la colonia de verano

En época de verano son muy comunes entre la población infantil. Cómo prevenirlas para que puedan disfrutar de sus vacaciones

Otitis, hongos y piojos son las afecciones más comunes entre la población infantil en temporada de colonia de verano (iStock)
Otitis, hongos y piojos son las afecciones más comunes entre la población infantil en temporada de colonia de verano (iStock)

Los padres tienen el desafío de buscar un lugar para que sus hijos se diviertan y disfruten su descanso en un ámbito cuidado y seguro. Sin embargo, la época de vacaciones, colonias y clubes es considerada la temporada alta de piojos, otitis y hongos.

Es frecuente que ante la exposición a las piscinas, a las elevadas temperaturas y el contacto con otros niños, se desarrollen afecciones comunes en la población infantil. Para que puedan seguir disfrutando de las vacaciones y no quedar afuera de las actividades, los especialistas aconsejan extremar las medidas de control.

Desde el Hospital de Clínicas advierten cómo prevenirlas y a qué síntomas estar atentos.

Otitis: se trata de la infección del conducto auditivo externo. Se produce usualmente por microlesiones que se generan al rascarse o con el uso continuo de hisopos para la higiene de la zona, alterando las barreras naturales.

Es posible prevenirlo a partir del uso de gotas de alcohol boricado o isopropílico luego de la exposición al agua. No se aconseja realizar la autohigiene del conducto, ya que el cerumen contiene ácidos grasos que protegen naturalmente a la piel de la infección bacteriana.

Otitis: se produce usualmente por microlesiones que se generan al rascarse o con el uso continuo de hisopos (iStock)
Otitis: se produce usualmente por microlesiones que se generan al rascarse o con el uso continuo de hisopos (iStock)

Hongos: con la exposición al sol, a menudo se observan manchas blancas, ocres o rosadas en espalda, pecho o brazos. Estas pueden ser ocasionadas por levaduras del género Malassezia, que forman parte de la flora normal de la piel.

Cuando el número de las mismas aumenta, lo que es favorecido por el calor y la humedad, aparecen las lesiones. Al exponerse al sol estas se hacen más evidentes, resaltando sobre la piel bronceada. El tratamiento, local o por vía oral, curará las lesiones. La recidiva es muy frecuente, especialmente en los meses cálidos.

Otras levaduras que forman parte de la flora corporal normal son las del género Candida, cuyo crecimiento numérico que generará una lesión se ve favorecido por el aumento de calor y humedad. Las zonas que mantienen esas características son los pliegues, y es allí donde se observan estas candidiasis superficiales: ingles, abdomen o entre los dedos. El espacio más afectado es el que está entre el cuarto y el quinto dedo del pie. Además del tratamiento antifúngico es muy importante mantener la zona seca.

Piojos: hay dos formas de contagio, la más frecuente es la directa, donde el piojo pasa de cabeza a cabeza. Sin embargo, existe de forma indirecta, a través del intercambio de objetos personales de un chico infectado con otro (iStock)
Piojos: hay dos formas de contagio, la más frecuente es la directa, donde el piojo pasa de cabeza a cabeza. Sin embargo, existe de forma indirecta, a través del intercambio de objetos personales de un chico infectado con otro (iStock)

Pediculosis: son parásitos que sólo pueden vivir en la cabeza de las personas, ya que no pueden alimentarse de sangre de ninguna otra especie, constituyen una verdadera epidemia mundial altamente contagiosa y la padecen principalmente niños entre los 4 y los 12 años (aunque afecta a personas de todas las edades), con más predisposición en las niñas, debido al largo de su cabello.

Hay dos formas de contagio; la más frecuente es la directa, donde el piojo pasa de cabeza a cabeza. Sin embargo, existe de forma indirecta, a través del intercambio de objetos personales de un chico infectado con otro.

Cómo eliminarlos

Lo fundamental es comprender y explicar a cuidadores y padres cómo se aplican estas drogas ya que el éxito del tratamiento depende en gran parte de ello. Los piojos tardan siete días en desarrollarse, desde que son depositados los huevos hasta que aparece el parásito adulto. Por ello, debe repetirse un nuevo ciclo de tratamiento con una semana de intervalo.

-Es conveniente revisar a todos los miembros de la familia y tratar únicamente a aquellos que tengan liendres o piojos adultos.

-Se debe mantener el cabello peinado hacia atrás y firmemente recogido, pero no es necesario cortarlo.

-Los peines, cepillos, vinchas, hebillas y otros accesorios para el pelo deben ser individuales y hay que desinfectarlos sumergiéndolos en agua caliente (> 55 ºC).

-Prendas de vestir, sombreros, toallas, almohadas, juguetes de peluche deben lavarse separadamente y exponerse al calor del secado por al menos 20 a 30 minutos. También se les puede colocar previamente spray de permetrina.

LEA MÁS: