Cuáles son las superbacterias que pueden matar a 10 millones de personas por año

Un informe advirtió que para el 2050 la resistencia de microbios a los antibióticos será la primera causa de muerte en el mundo. Cuáles son las razones y qué medidas recomiendan los especialistas

El consumo abusivo de antibióticos es una de las causas evitables que explican el desarrollo de las superbacterias (iStock)
El consumo abusivo de antibióticos es una de las causas evitables que explican el desarrollo de las superbacterias (iStock)

El nombre parece de fantasía, pero la ciencia es la que lo rubricó. Las ahora llamadas superbacterias son microorganismos que han desarrollado una multirresistencia a los antibióticos -incluso a los más potentes- que habitualmente se utilizan para el tratamiento de las infecciones que causan. La tasa de infectados es cada vez mayor, y la responsabilidad está en el propio accionar humano, o al menos así se desprendió de una investigación sobre la resistencia a los antibióticos que despertó la preocupación en el mundo.

El informe proyecta que para 2050 morirán una decena de millones de personas por estas superbacterias, que serán mutadas e inmunes a cualquier fármaco, convirtiéndose en la primera causa de muerte en el mundo. El número se plantea como superior a los decesos estimativos por cáncer (8,2 millones) o por accidentes de tráfico (1,2 millones). El alerta era destinado para el Gobierno británico, pero el impacto de las cifras aumentó su difusión y se convirtió en un problema global.

Para los especialistas, el origen del problema no son los microbios, sino las acciones de las personas. Médicos, veterinarios, farmacéuticos, ganaderos y pacientes, todos tienen un grado de responsabilidad. El uso indiscriminado e irresponsable de antibióticos está provocando que surjan cepas multirresistentes de bacterias como la Klebsiella pneumoniae, que genera una letalidad por encima del 50%, similar a la del último brote de ébola, pero sin poseer atención mediática.

Para los especialistas, el origen del problema no son los microbios, sino las acciones de las personas (Shutterstock)
Para los especialistas, el origen del problema no son los microbios, sino las acciones de las personas (Shutterstock)

El consumo abusivo de estos medicamentos es uno de los factores más significativos dentro de los que pueden ser evitados fácilmente, aunque no explica la totalidad de la resistencia. A este incremento se le suman otras causas, como el consumo de carne de animales tratados con antibióticos para su rápido crecimiento, o la propia ecología microbiana.

La introducción de antibióticos para el ganado consistió en su origen como una práctica que buscaba hacer más seguro el consumo de productos animales, e incluso fue apoyada por la industria farmacéutica. Sin embargo, según los investigadores esto llevará a causar más problemas de los que resuelve.

De no generar conciencia, seguirán apareciendo diferentes tipos de cepas multirresistentes de bacterias, que se sumarán a las que ya surgieron, como la Klebsiella pneumoniae, la Acinetobacter baumannii o la Pseudomonas aeruginos, todas con tasas de mortalidad elevada. Para peor, en EEUU se detectó una variedad de la bacteria de la infección de orina que no responde a la colistina, un fármaco aplicado como tratamiento de última línea.

El documento apunta a lograr el compromiso para desarrollar antibióticos nuevos y fundamentalmente educar a la población para que los usen apropiadamente, en sus correctas dosis y duración. "Los riesgos son demasiado grandes como para ignorarlos. Morirán 10 millones de personas cada año", alertó William Hall, uno de los autores del documento.

En Argentina, las estadísticas son preocupantes: solo en la Ciudad de Buenos Aires, la tasa asciende a 40 internados por infecciones de superbacterias por cada 10 mil personas. El ministro de Salud de la Nación, Jorge Lemus comentó durante la última Asamblea General de las Naciones Unidas que el país "tiene un fuerte compromiso con el mundo para colaborar en el retraso e impedimento de la emergencia y diseminación de microorganismos resistentes". Para ello crearon la Comisión Nacional para el Control de la Resistencia Antimicrobiana, un organismo encargado de regular la comercialización de antimicrobianos, promover su consumo racional y prudente, detectar a tiempo y controlar las infecciones en hospitales y establecimientos agropecuarios y promover la innovación.

LEA MÁS:

Científicos argentinos están cerca de vencer a las superbacterias

Atención padres: abusar de antibióticos debilita el sistema inmune infantil