Paraguay finalmente aceptó que peritos forenses intenten esclarecer la muerte de dos niñas argentinas en un operativo de su ejército

Para destrabar el conflicto que ya llevaba más de un año, fue clave la reunión del jueves entre los cancilleres. El hecho ocurrió en septiembre de 2020, cuando se quiso desbaratar al grupo guerrillero EPP

Reunión de los cancilleres argentino y paraguayo, Santiago Cafiero y Euclides Acevedo
Reunión de los cancilleres argentino y paraguayo, Santiago Cafiero y Euclides Acevedo

Después de varios pedidos del Gobierno argentino a través de su Cancillería, Paraguay aceptó finalmente que se conforme una Comisión Relatora Internacional que sea integrada por científicos forenses de Portugal, España, Paraguay y el Equipo Argentino de Antropología Forense para que se pueda esclarecer el caso de las dos niñas argentinas, Lilian Mariana Villalba y María Carmen Villalba. Ambas murieron el 2 de septiembre de 2020 en la localidad de Yby Yaú en un operativo del ejército paraguayo contra el grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

En el encuentro que mantuvieron el jueves en el Palacio San Martín de Buenos Aires Santiago Cafiero con su par paraguayo Euclides Acevedo Candia, en la agenda bilateral que incluyó temas vinculados al Mercosur, se acordó trabajar en el caso de las niñas muertas en el departamento de Concepción, al norte del vecino país.

“En el marco del encuentro, reivindicaron la defensa de los Derechos Humanos y en ese contexto se comprometieron en avanzar hacia la conformación de una Comisión Relatora Internacional integrada por científicos forenses de Portugal, España, Paraguay y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), respetando la soberanía jurisdiccional del Paraguay”, consignó el comunicado que emitió la diplomacia argentina.

Ambos cancilleres coincidieron en la importancia de que se haya avanzado en este tema y Cafiero prometió una pronta visita a Asunción del Paraguay.

Así se destrabó el conflicto que se había desatado entre los dos países. Argentina ya había reclamado cuando se cumplió el primer aniversario del hecho a través de su entonces canciller, Felipe Solá. En esa ocasión también se pedía el acceso del Equipo de Antropología Forense argentino, muy prestigioso a nivel mundial, y se instaba al gobierno paraguayo a permitir el acceso a las actuaciones administrativas y judiciales a los familiares de las víctimas y al Estado argentino, que según la Cancillería era algo “a lo que Paraguay se ha negado sistemáticamente”.

Lilian Mariana Villalba y María Carmen Villalba murieron el 2 de septiembre de 2020
Lilian Mariana Villalba y María Carmen Villalba murieron el 2 de septiembre de 2020

El hecho ocurrió el 2 de septiembre del año pasado en el medio de una embestida del grupo Fuerza de Tarea Conjunta del ejército paraguayo (un comando de operaciones que une las fuerzas policiales y militares) contra un campamento del grupo guerrillero EPP en una zona boscosa de Yby Yaú.

Durante el operativo, las fuerzas de seguridad asesinaron a las dos niñas, que vivían en la provincia de Misiones y se habían trasladado al lugar a fines de 2019 para encontrarse con algunos de sus familiares. De acuerdo a personas relacionadas con las dos menores de edad, que eran primas, habían viajado a Paraguay para conocer a sus padres, quienes formaban parte de la guerrilla. En teoría, ellas vivían con sus abuelos en Argentina y no tenían idea alguna de las actividades guerrilleras de sus progenitores. Y a raíz de la pandemia de COVID-19 no pudieron reingresar a nuestro país.

A raíz del hecho, la Asociación Gremial de Abogados y Abogadas de la Argentina presentó una denuncia contra el Estado de Paraguay por el asesinato de las dos menores. En un comunicado enviado a Infobae, el gremio aseguró: “Este caso de las dos niñas asesinadas por el Ejército y las Fuerzas Conjuntas paraguayas refleja la magnitud del enfrentamiento y la crueldad de los dominantes. Las únicas caídas fueron dos niñas argentinas, ambas de 11 años”.

Fotografía cedida por la Presidencia de Paraguay que muestra al mandatario Mario Abdo Benitez (c), junto a su ministro de Defensa, Bernardino Soto Estigarribia (c-i) y el fiscal del caso Federico Delfino (2-d), entre algunos mandos militares (EFE/ Presidencia Paraguay)
Fotografía cedida por la Presidencia de Paraguay que muestra al mandatario Mario Abdo Benitez (c), junto a su ministro de Defensa, Bernardino Soto Estigarribia (c-i) y el fiscal del caso Federico Delfino (2-d), entre algunos mandos militares (EFE/ Presidencia Paraguay)

“Hemos tenido un operativo exitoso en contra del EPP en el campamento que el grupo guerrillero tenía en una zona selvática del norte de Paraguay. Tras un enfrentamiento, dos integrantes de este grupo armado fueron abatidos”, informó entonces el presidente paraguayo Mario Abdo Benítez sobre el suceso. Tanto desde la familia Villalba como desde diversos organismos de derechos humanos esa versión fue desacreditada. Se denunció la destrucción de pruebas y que también los protocolos de investigación habían sido vulnerados.

Dos meses después del ataque, un informe de Human Rights Watch (HRW) expuso “graves irregularidades” y la entidad solicitó, al igual que Naciones Unidas, una investigación urgente e imparcial del hecho.

Desde el área militar paraguaya, se indicó que la guerrilla del EPP reclutaba una suerte de “guardería” de combatientes y dejaron entrever que las dos niñas eran familiares de los hermanos Liliana y Osvaldo Villalba, los dos líderes de la organización.

En septiembre del 2020, una mujer llamada Genoveva Oviedo, quien afirmaba ser una de las tías políticas de las dos menores, dialogó con el diario misionero El Territorio e indicó que las dos chicas eran conocidas como Aurora, hija de Magna Meza, y Liliana, hija precisamente de Liliana Villalba.

“Ellas se criaron como hermanas. Son nenas bien educadas, buenas estudiantes, jamás tuvieron nada que ver con la guerrilla, no saben andar en el monte. Nosotros, toda la familia, las criamos con mucho amor dada la situación de sus padres. Ellas vivían en Argentina con su abuela”, destacó Oviedo en una comunicación telefónica con el medio argentino.

Por el hecho existieron tensiones entre el Gobierno de Alberto Fernández y el de su par, Mario Abdo Benítez
Por el hecho existieron tensiones entre el Gobierno de Alberto Fernández y el de su par, Mario Abdo Benítez

Desde el momento del doble crimen, existieron tensiones entre el Gobierno de Alberto Fernández y el de su par, Mario Abdo Benítez. De hecho, el propio mandatario paraguayo se ofreció para viajar a la Argentina y brindar explicaciones sobre lo sucedido. Incluso la situación empeoró cuando la policía de Paraguay divulgó información obtenida gracias a tareas de inteligencia realizadas en el propio suelo argentino.

Nuestro país ha manifestado su intención de acompañar con un Amicus Curiae la petición efectuada por los familiares de las víctimas ante el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas, con el fin de solicitar una investigación independiente, objetiva e imparcial que permita el esclarecimiento de las circunstancias en las que éstas fueron asesinadas”, consignó la Cancillería argentina en el comunicado que difundió al cumplirse un año del suceso.

“De igual manera, que permita verificar el proceder posterior adoptado por las agencias del Estado paraguayo y las responsabilidades que le caben a cada una de ellas en el marco de lo normado por la Convención sobre los Derechos del Niño”, agregó.

Otra situación irregular se sumó a la de las dos niñas muertas ese 2 de septiembre al norte de Paraguay. Carmen Elizabeth Oviedo Vilalba, alias “Lichita”, de 15 años y quien era prima de las dos menores asesinadas, se encuentra desaparecida desde el 30 de noviembre de 2020.

Según dijeron algunos familiares, “Lichita” también había estado presente en el operativo de las Fuerzas de Tarea Conjunta del 2 de septiembre de 2020, cuando logró escapar pese a haber sido herida con un disparo en una pierna. La joven de 15 años, que había logrado huir junto a su hermana melliza, una tía y otras dos adolescentes, desapareció en medio de la selva, en la zona de Cerro Guazú, mientras intentaba escapar de una persecución de las FTC.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR