El factor Grabois: su tensión con el Gobierno, la negociación con Cristina Kirchner y la amenaza de volver a la calle

El líder del Movimiento de los Trabajadores Excluidos mostró su descontento ante la ex mandataria por la representación de su espacio en las listas. Incertidumbre en el oficialismo ante la posibilidad de que vuelva a llevar el conflicto social a la Avenida 9 de Julio. Su relación con el Papa Francisco

Juan Grabois hizo conocer su descontento por la negativa de incorporar a las listas candidatos de su espacio político Frente Patria Grande. Juan Grabois (Patricio Murphy)
Juan Grabois hizo conocer su descontento por la negativa de incorporar a las listas candidatos de su espacio político Frente Patria Grande. Juan Grabois (Patricio Murphy)

Para vos lo que quieras, pero no me pidas por los demás”. Con esas palabras, Cristina Fernández de Kirchner le cerró el camino a Juan Grabois, el líder del Movimiento de los Trabajadores Excluidos (MTE) durante el cierre de listas de precandidatos para las próximas elecciones PASO, que reclamaba espacios para los dirigentes sociales de su sector que no conseguían representación en las boletas.

La negativa de la vicepresidenta de la Nación tenía una razón de peso, el dirigente social hablaba por todo su espacio, y no de manera individual. Y lo hacía también para conseguir puestos en las listas de concejales en el conurbano bonaerense, el territorio que intenta colonizar La Campora, la organización que lidera su hijo, Máximo.

Los movimientos sociales, alineados con la alianza Frente de Todos, mantenían arduas negociaciones con los dirigentes de primer nivel a cargo de la conformación de las grillas; entre otros, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el titular de la bancada oficialista, de la Cámara baja, Máximo Kirchner; varios de los intendentes del conurbano y Andrés “Cuervo” Larroque, el ministro de Desarrollo de la Comunidad, de Axel Kicillof.

Solo un representante de la Unión de Trabajadores de la Economía Social (UTEP) había conseguido superar los vetos. El puesto dieciséis en la lista de precandidatos a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires era para Daniel Menéndez, el máximo referente de Somos Barrios de Pie.

Si el oficialismo realiza una excelente elección en las generales del 14 de noviembre es probable que ingrese al Congreso hasta el nominado número dieciocho, con lo cual, Menéndez, que en las próximas horas renunciará a la subsecretaría que ocupa en el Ministerio de Desarrollo Social, podría ocupar una banca.

A esa chance llegó después de haber fusionado Somos Barrios de Pie con el Movimiento Evita, la organización que lideran, entre otros, Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro, otros dos funcionarios del gobierno de Alberto Fernández.

El malestar de Grabois obedecía a que Cristina de Kirchner, a quien responde políticamente, no priorizaba a los referentes del Frente Patria Grande, del cual él es una de sus cabezas visibles. Ese espacio político, que se integró al Frente de Todos, está formado por cuatro agrupaciones de izquierda: Vamos, Nueva Mayoría, el Movimiento Popular La Dignidad y Tres Banderas, este último que responde orgánicamente a Juan Grabois.

Juan Grabois se referencia en la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. (NA)
Juan Grabois se referencia en la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. (NA)

En la elección presidencial de 2019, la cual llevó al poder al binomio Alberto Fernández-Cristina Fernández, el Frente Patria Grande había obtenido 11 cargos electivos, entre ellos la militante feminista Ofelia Fernández, de tan solo 19 años y que se convirtió en la legisladora más joven de la historia de América Latina, al ingresar a la Legislatura porteña.

También entraron al Congreso el economista Itai Hagman y el cooperativista Federico Fagioli. El resto de los dirigentes del Frente Patria Grande que resultaron electos fueron de orden municipal en distritos como Mar del Plata, Tandil, Luján, Pinamar Ayacucho, San Pedro, Rosario.

Repasando estos datos se comprende mejor el reclamo de Grabois. La negativa de la vicepresidenta para con sus candidatos llevó a que el dirigente del MTE, que también forma parte de la Unión de Trabajadores de la Econimía Popular (UTEP), se levante de la mesa de negociaciones 48 horas antes del cierre de listas del pasado 24 de julio y que amenazara con romper su alianza con el Frente de Todos.

A diferencia de Juan Grabois, el resto de los movimientos sociales alineados con la Casa Rosada responden a Alberto Fernández no a Cristina de Kirchner. (FACEBOOK UTEP)
A diferencia de Juan Grabois, el resto de los movimientos sociales alineados con la Casa Rosada responden a Alberto Fernández no a Cristina de Kirchner. (FACEBOOK UTEP)

Un hecho que, al menos por ahora, no ocurrió. En diálogo con Infobae el propio Grabois reconoció la “tensión” que se vivió durante el armado de listas y la “decepción”, que sintió por la sequía de nombres de su espacio político.

-¿Grabois, rompe con el Frente de Todos? -le preguntó este medio.

-Nosotros como Frente Patria Grande seguimos siendo parte del Frente de Todos y seguimos luchando porque haya representación de los trabajadores más pobres y las personas que han sufrido en carne propia las múltiples exclusiones que produce este sistema, con una visión latinoamericanista que se defiende con el cuero como hicimos en las misiones internacionales. Si yo no puedo cumplir esa misión, no siento que pueda aportar mucho a la política institucional. No nos ha ido bien por ahora y nuestro espacio deberá hacer una evaluación colectiva -respondió.

Juan Grabois fue designado miembro del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano, considerado el “ministerio social y ambiental” de la Santa Sede.
Juan Grabois fue designado miembro del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano, considerado el “ministerio social y ambiental” de la Santa Sede.

El malestar del dirigente social genera inquietud en algunos sectores del gobierno nacional. Temen que, si su “decepción” se sigue acrecentando, y comience a distanciarse de la dos veces presidenta de la nación, Grabois vuelva a realizar sus reclamos, por ejemplo, por el “salario básico universal”, en la calle y no a través de los canales que realiza ahora.

Sobre esta posibilidad, un funcionario con despacho en la Casa Rosada dijo: “No creo que Juan rompa con el Frente de Todos, afuera no va a encontrar nada. Pero sí es posible que tome aún más autonomía de los dirigentes sociales nucleados en la UTEP. Hay que recordad que ya amenazó con que el salario básico universal iba a salir ‘por las buenas o por las malas’ y ya conocemos cuales son ‘las malas’ para él”.

El funcionario de Alberto Fernández se refería a las duras declaraciones que había realizado antes del cierre de listas asegurando que si la suerte de Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que reclama no se materializaba por decreto o ley del Congreso, “la 9 de Julio va a ser un corsódromo de movilizaciones” y entre otras expresiones remarcó: “No veo ninguna posibilidad de que no recrudezca el conflicto social, a menos que haya una política social de la envergadura que corresponde, como el salario básico universal, o algo parecido”.

Si Grabois, al igual que las organizaciones sociales y partidos de izquierda, saca el conflicto a la vía pública, también generará tensiones internas entre los otros movimientos populares contenidos por la Casa Rosada, como entre otros, el Movimiento Evita que incluye a Somos Barrios de Pie, y la Corriente Clasista y Combativa, referenciada en el diputado nacional del Partido Comunista Revolucionario, Juan Carlos Alderete, que forma parte de la bancada del Frente de Todos.

Leonardo Grosso, Gabriel Katopodys, Juan Grabois y Emilio Pérsico
Leonardo Grosso, Gabriel Katopodys, Juan Grabois y Emilio Pérsico

El “factor Grabois” puede ser un problema si el conflicto se materializa antes de las elecciones legislativas del 14 de noviembre, un hecho que uno de los máximos dirigentes del Movimiento Evita descarta que suceda. “Algo le van a dar para contenerlo”, especula con lógica política. Sin embargo, con el referente del Movimiento de los Trabajadores Excluidos nunca se sabe.

De hecho, Grabois, antes de la asunción de Fernández como mandatario ya advertía en radio La Red: “No voy a ser funcionario de Alberto Fernández, no creo que sea mi rol. No hay ninguna posibilidad que lo sea”.

Una decisión que mantuvo incluso ante Cristina de Kirchner cuando, frente al reclamo por la falta de representantes del Frente Patria Grande en las listas, ella le dijo: “Para vos lo que quieras”.

Otros referentes de la UTEP, en cambio, opinan diferente y aceptaron ingresar al gobierno del Frente de Todos como, Emilio Pérsico, Fernando “Chino” Navarro, Daniel Menéndez, Rafael Klejzer, Edgardo Depetri y Miguel Gómez, entre otros.

“Ahora, cada uno de nosotros, va a poder trabajar para la gente desde el Poder Ejecutivo Nacional”, razonó ante Infobae Navarro, y destacó: “Vamos a poder tomar decisiones inteligentes para ser parte de la solución, no del problema. En vez de estar en la calle reclamando, vamos a utilizar ese tiempo y energía para buscar soluciones a problemas dramáticos como el hambre, la indigencia, la falta de trabajo y de vivienda”. Navarro, además de ser uno de los principales dirigentes del Evita, junto a Pérsico, fue designado como secretario de Relaciones Políticas y Parlamentarias, un área del organigrama de la jefatura de Gabinete, a cargo de Santiago Cafiero.

Grabois no solo abreva en el Instituto Patria de Cristina Kirchner. Tiene una envidiable llegada al Papa Francisco. No solo el religioso argentino lo recibió varias veces en audiencia privada y participó de encuentros internacionales organizados por Su Santidad; sino que fue designado como miembro del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano, considerado el “ministerio social y ambiental” de la Santa Sede bajo el que se nuclean los programas de aplicación de la encíclica Laudato si’ y la comisión para la postpandemia.

La designación del dirigente de los movimientos sociales fue respaldada por su amigo, el papa Francisco. Todo eso es Grabois, el piquetero más temido.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR