Elisa Carrió: “Somos peones de la geopolítica mundial y decidimos jugar con el más débil, Putin”

La referente de la Coalición Cívica cargó contra el Gobierno Nacional por utilizar un “criterio ideológico” para la negociación de vacunas contra el COVID-19

Elisa Carrió (Franco Fafasuli)
Elisa Carrió (Franco Fafasuli)

Elisa Carrió volvió a criticar al Gobierno Nacional por la administración de la pandemia de COVID-19 y por utilizar un “criterio ideológico” en la negociación de vacunas contra el COVID-19: “Somos peones de la geopolítica mundial y decidimos jugar con el más débil, (Vladimir) Putin”.

La ex diputada nacional y referente de la Coalición Cívica, no obstante, se mostró optimista con respecto al avance de la campaña de vacunación. “Hay que vacunar, vacunar y vacunar, creo que va a terminar bien”, dijo pero a la vez lamentó que de las 101.955, al menos “50 mil pudieron ser evitados”. “Lilita” calificó a las víctimas del coronavirus como “mártires” que murieron “por la incompetencia, la desidia y la ideología” del Gobierno de Alberto Fernández.

Consideró que “si se piensa en término de humanidad, del otro, del que no tiene, del que está enfermo, entonces uno toma la decisión en función de la humanidad: compro todas las vacunas de todos los lugares del mundo y en un país deshabitado y desierto como la Argentina, con 40 millones de habitantes, estaríamos todos vacunados”. Pero “cuando no rige el principio de amor al otro, del humanismo, pueden regir alianzas políticas, pueden regir ideologías cerradas, de derecha o de izquierda, algunos decían es una gripe, otros que solo le compramos a Rusia. Ningún criterio ideológico ni superficial puede ser el fundamento de una toma de decisiones cuando está en juego la vida y la muerte de tus hermanos, no importa el partido que sea”.

Para la socia fundadora de Juntos por el Cambio, “con todas las vacunas, la Sputnik, la Pfizer, la Moderna, la china, la de la India, estaríamos hoy todos vacunados”, pero además al Gobierno “le falta logística, hay que repartir rápido”. En declaraciones a Todo Noticias, Carrió opinó que las negociaciones por la compra de inoculantes fueron por “razones de alianzas políticas” y consideró que junto con Venezuela, “somos peones de la geopolítica mundial y decidimos jugar con uno de esos patrones: el más débil, Putin”. “Es el más débil en términos de poder económico pero es un psicópata”, apuntó contra el presidente ruso.

Pese a sus diferencias con el oficialismo, planteó que su “misión” es lograr “reconciliarnos entre todos”. “Tengo buena relación con algunos chicos del kirchnerismo, en el fondo uno los quiere, lo que uno no quiere es que le falten el respeto”, expresó y propuso “sentarse y decir que el amor es superior a la ideología”. Consultada sobre si se pueden superar las diferencias con Cristina Kirchner, respondió que “nunca” se peleó con la vicepresidenta: “Hice las denuncias de corrupción que tenía que hacer”. Pero advirtió que “no se puede dialogar con una persona que no ama”.

Alberto Fernández en conversaciones con Vladimir Putin
Alberto Fernández en conversaciones con Vladimir Putin

“La patria está demasiado desgastada pero la Argentina es nuestro hogar. Aunque nuestros hijos se vayan, siempre la Argentina va a ser su hogar, por ello más allá de la política, pido este esfuerzo”, expresó y agregó: “No creo en la política electoral, creo en la gran política por una humanidad distinta”.

En otro fragmento de la entrevista se refirió a las protestas y la represión que ocurrió en Cuba y el que Gobierno argentino no condenó. Y para explicar la crisis del régimen se refirió al impacto de la pandemia en la economía de la isla: “Cuba está abandonada a su suerte pero en el medio hubo 2 mil millones de dólares que entraban al fisco cubano por turismo; un turismo cruel con hoteles de cinco estrellas donde se comen los mejores mariscos pero los que trabajan estaban muertos de hambre”. Al respecto añadió que jóvenes cubanos “que eran profesionales, para obtener dólares que le permitieran comprar un kilo de carne, se tuvieron que dedicar a la prostitución”.

“La pandemia retiró el turismo, los ingresos en dólares del estado cubano y los jóvenes no tienen la mínima entrada para llevar comida a sus familias”, enfatizó la líder de la Coalición Cívica, quien afirmó que “los cubanos tenían derecho a ser libres, pero fueron esclavizados” por la dictadura castrista.

SEGUIR LEYENDO: