Alberto Fernández: “El gran muro a derribar es el de la inequidad sanitaria”

El Presidente participó de un foro sobre vacunas e insistió sobre las desigualdades que afrontan muchos países para combatir el Covid 19. Anunció que Argentina recibirá un crédito internacional de 75 millones de dólares para fortalecer el Plan de Vacunación.

El presidente Alberto Fernández anunció que la Argentina obtuvo 75 millones de dólares de financiamiento internacional para fortalecer el Plan de Vacunación contra el coronavirus, señaló que “el gran muro a derribar es el muro de la inequidad sanitaria” y afirmó que si se dan ciertas condiciones nuestro país será capaz de producir entre 35 y 40 millones de vacunas cada mes para combatir la pandemia.

El jefe de Estado cerró con un mensaje grabado el Foro Internacional llamado “Geopolítica de las vacunas. Hacia una estrategia argentina de desarrollo y producción”, organizado por el Consejo Económico y Social (CES), que se realizó esta mañana en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada.

Allí comunicó que la Argentina obtuvo financiamiento por 75 millones de dólares por parte del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) para reforzar el Plan Estratégico de la Vacunación contra la Covid-19. El nuevo crédito permitirá adquirir más vacunas para enfrentar la pandemia de coronavirus, apoyar los gastos asociados a su distribución y robustecer las cadenas de producción y nuevas iniciativas científicas.

El acto fue encabezado por el presidente del Consejo Económico y Social y secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, y por la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

La geopolítica de las vacunas es el nuevo territorio donde se juega nuestra real soberanía, desnuda un mapa de poder mundial plagado de abusos, codicias e injusticias, pero también ofrece un camino de cooperación para desplegar nuestras inmensas potencialidades”, aseguró el Presidente, quien además agregó que “no hay fronteras ideológicas cuando se trata de preservar la salud de nuestro pueblo”.

“La Argentina podría contar, de reunir todas las condiciones necesarias, con una capacidad de producción del ciclo completo de entre 35 y 40 millones de dosis de vacunas mensuales”, afirmó el primer mandatario y destacó los “altos estándares de calidad” de la industria farmacéutica local. Expuso que cuenta con 190 plantas de producción, 160 de capitales nacionales, y con cerca de 40 fábricas públicas de medicamentos.

Reiteró después algunos conceptos que sostiene desde sus primeros encuentros con el Papa Francisco. Tras agradecer a los emprendedores, científicos, desarrolladores y productores públicos y privados que participaron del Foro insistió en que no es posible “sobrevivir en las aguas turbulentas de la pandemia como navegantes solitarios”.

También destacó que la Argentina propicia “una dinámica sanitaria mundial ligada al intercambio de saberes e investigaciones conjuntas”, y consideró que es “clave que desde el Consejo Económico y Social estas cuestiones se acuerden como una real política de Estado, porque el tema sanitario global ha venido para quedarse”.

“De este desastre humanitario global, sólo saldremos mejores si entendemos que la solidaridad no es una opción, sino una obligación”, concluyó. Antes había destacado la importancia de la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica), reconocida como agencia de referencia regional, y de la recientemente sancionada Ley de Promoción del Desarrollo y Producción de la Biotecnología Moderna.

Durante el Foro que encabezó Beliz, se desarrollaron paneles y exposiciones sobre el desafío de una vacuna universal, su distribución global equitativa, la ampliación de licencias y producción, la cadena nacional de desarrollo y producción de vacunas, y la capacidad productiva argentina, entre otros temas.

Nadhim Zahawi, el ministro para el Despliegue de Vacunas contra el COVID-19 del Reino Unido, uno de los participantes del Foro. REUTERS
Nadhim Zahawi, el ministro para el Despliegue de Vacunas contra el COVID-19 del Reino Unido, uno de los participantes del Foro. REUTERS

Entre los participantes estuvo el ministro para el Despliegue de Vacunas contra el COVID-19 del Reino Unido, Nadhim Zahawi, quien remarcó la tarea de colaboración entre su país y las autoridades argentinas con las que mantuvieron varios encuentros virtuales desde el mes de diciembre de 2020 para intercambiar experiencias sobre el manejo de la pandemia y para hacer más eficiente el proceso de vacunación.

El funcionario británico recordó la crítica situación que atravesó su país a principios de 2021 con miles de contagios, internaciones y muertes pero destacó que gracias al operativo de vacunación pudieron salir airosos de ese desafío. “Fue fundamental la velocidad de aplicación y la generación de confianza en las vacunas”, aseguró.

“Compartir información confiable sobre las vacunas, inspirar confianza, combatir las informaciones falsas que se propagan es muy importante. También convencer a los anti vacunas y a minorías étnicas como las que tenemos que se negaban a aplicársela. En marzo tradujimos a 13 idiomas toda la información para una comprensión más amplia”, enumeró Zahawi.

Conferencia de prensa de la ministra de Salud, Carla Vizzotti
Conferencia de prensa de la ministra de Salud, Carla Vizzotti

Luego de Zahawi, le tocó intervenir a la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti. La funcionaria resaltó la importancia de la vacunación como el principal método para controlar la pandemia de Covid 19: “Ya estamos viendo los primeros resultados de haber vacunado al 25% de la población con al menos una dosis. Disminuyó la letalidad a la mitad entre los mayores de 60 años. Falta menos y vamos a poder”.

Vizzotti dijo que confía en todas las vacunas, que construir confianza en ellas es “un proceso largo” y recordó que Argentina recibirá esta tarde el primer envío desde Moscú del principio activo para fabricar dosis de la Sputnik V y que hay tratativas para un nuevo acuerdo con el laboratorio chino que elabora la Sinopharm.

Gustavo Beliz, por su parte, hizo hincapié en la necesidad de una “justicia social sanitaria” y “de construir puentes entre los sectores público y privado, para la fabricación y el acceso a las vacunas. Y también puentes globales y regionales, porque hace falta una diplomacia global”.

Richard Hatchett, CEO de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias.
Richard Hatchett, CEO de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias.

El Foro tuvo además la participación del CEO de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias, Richard Hatchett; el director de la Alianza para la Vacunación, Santiago Cornejo; la directora general de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa Etienne; el director de Propiedad Intelectual de la Organización Mundial de Comercio, Antony Taubman; representantes de las empresas Richmond, Mabxience, Sinergium, Biosidus, Cassará, Inmunova y Gridx, e investigadores de las universidades de Córdoba y de San Martín, de la Fundación Leloir, del Instituto Malbrán y del Sanger Institute de Cambridge.

“Aquellos que tienen la vacuna tienen la obligación moral de compartirla con el resto del mundo. Las consecuencias de no hacerlo son una prolongación de esta alteración económica y de este daño que la pandemia está causando”, opinó Hatchett, CEO de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), desde Londres. “Afortunadamente hemos visto un cambio en el G20 y el G7 con un impulso a los esfuerzos multilaterales para acelerar la vacunación de los países más vulnerables”, agregó.

Santiago Cornejo, director de la Alianza para la Vacunación (GAVI), otro pilar del Covax, desde Ginebra, Suiza, reconoció que “no estamos contentos con estar tan retrasados en lo que respecta a la distribución y cobertura de vacunas en todo el mundo” y luego pidió aprender lecciones de esta pandemia en un futuro, entre ellas la necesidad de desarrollar soluciones multilaterales.

”Covax ya firmó compromisos con más de ocho (fármacos) candidatos con volúmenes que nos permitirán cumplir con nuestros compromisos acordados en 2021. Sin embargo, nos enfrentamos a retrasos en la entrega al igual que muchos países con acuerdos bilaterales”, manifestó y apuntó contra las barreras a las exportaciones de materias primas y el acaparamiento que hacen “pocos países de la mayoría de dosis disponibles”.

SEGUIR LEYENDO