En medio de los reclamos de los gremios, Grindetti y Acuña se comprometieron a defender la educación presencial

La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires y el intendente de Lanús participaron de una charla en donde plantearon que menos del 1% de los estudiantes y los docentes se contagiaron de COVID-19 en las aulas

Soledad Acuña y Néstor Grindetti
Soledad Acuña y Néstor Grindetti

La ministra de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Soledad Acuña, y el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, reiteraron la importancia de la educación presencial en medio de la presión de los gremios de docentes para frenar las clases en la provincia de Buenos Aires. Fue durante una charla realizada en el marco del ciclo Conversaciones 2021.

El jefe comunal aseguró que en Lanús el contagio de estudiantes y docentes “ronda un 0,3 por ciento”. A su vez, no hay datos concretos que permitan determinar que los positivos se hayan originado en contactos en las aulas. No obstante, es importante fortalecer los protocolos y los cuidados para poder garantizar el ciclo lectivo.

Yo estoy convencido de que en el aula el contagio es técnicamente imposible. Los maestros que se contagian, que en Lanús es un número ínfimo, seguro se contagian en otro lugar que no es el aula. En todo caso hay que tener cuidado con las burbujas para que esto no se expanda y haya que cerrar el colegio completo. Hoy tenemos que mantener una premisa fundamental que es la presencialidad”, aseguró Grindetti.

Néstor Grindetti y Soledad Acuña dialogaron sobre educación

Además de estadísticas y protocolos, la charla giró también en torno del nuevo lugar que tiene hoy la educación en la política a partir de su ingreso a los hogares y a los debates a futuro. En ese sentido, Acuña planteó: “Todos empezamos a ver lo que pasaba dentro de las aulas, la forma en que enseñaban los docentes y la forma en la que aprendían nuestros hijos. Eso involucró a las familias, los chicos y chicas ganaron autonomía. Se puso en evidencia que la presencialidad es indispensable, que los chicos necesitan el espacio social de la escuela”.

La ministra informó además que el año pasado el 25% de los alumnos abandonaron los estudios porque no podían conectarse a las clases virtuales.

Más allá de los impactos negativos que tuvo la virtualidad en un contexto en donde esa modalidad se volvió casi permanente, ambos funcionarios coincidieron en que el nuevo desafío también pasa por darle continuidad al uso de las nuevas tecnologías como método que vaya de la mano con la presencialidad y que contribuya a la formación de niños, niñas y adolescentes mejor preparados para el mundo del futuro.

Teniendo en cuenta que la formación tecnológica es fundamental para los avances que vienen, tanto Grindetti como Acuña aseguran que es necesario “enseñar para enseñar”, haciendo referencia a la importancia de capacitar a docentes en este ámbito, de manera que la virtualidad y la sociabilidad vayan de la mano, generando mayores capacidades y ciudadanos y ciudadanas con mejor preparación.


El futuro de las clases presenciales

Durante el fin de semana se generaron versiones cruzadas, con la escuela en el centro de la confusión. En la provincia de Buenos Aires, algunos supervisores llegaron incluso a informar a los directores que se suspendían las clases presenciales. Pese al cortocircuito, el lunes, el gobierno nacional y las administraciones bonaerense y porteña se encargaron de ratificar la continuidad escolar.

“No se van a cerrar las escuelas”, enfatizó el ministro de Educación Nicolás Trotta ante los rumores de un eventual cierre en los distritos bonaerenses más afectados por la segunda ola. Recordó que en el Consejo Federal todos los ministros acordaron priorizar la educación presencial por sobre actividades económicas y sociales, aunque también mencionó que cada gobernador se encarga de la “administración de la presencialidad”.

Ese asterisco le abre la posibilidad al gobierno de Axel Kicillof de implementar, si fuera necesario, lo que ayer el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, llamó “reducciones en la presencialidad”.

No obstante, en una reunión virtual que mantuvieron ayer por la noche las autoridades de Educación y Salud junto a los dirigentes del Frente de Unidad Docente, se dejó en claro que por ahora las clases siguen como estaba previsto en el inicio del ciclo lectivo.

“Por ahora no van a suspender nada. Nos dijeron que van a ir monitoreando la situación día a día. Ellos sostienen que la escuela es el espacio que menos contagios ha producido”, confió a Infobae una fuente sindical.