El kirchnerismo busca que el lawfare sea considerado un delito y que se puedan revisar las sentencias

En un acto en el que reclamaron la liberación de políticos presos por casos de corrupción, anunciaron la presentación de un proyecto en el Parlasur para la “revisión en casos de aplicación del derecho penal en violación de garantías constitucionales”, que también intentarían tratar en el Congreso nacional

El senador Oscar Parrilli y la diputada Fernanda Vallejos podrían llevar el tema al Congreso
El senador Oscar Parrilli y la diputada Fernanda Vallejos podrían llevar el tema al Congreso

Una vez más, dirigentes kirchneristas llevaron a cabo un acto para exigir la liberación de políticos que se encuentran presos por casos de corrupción. La jornada, titulada “Derrotemos al lawfare”, se realizó en el Centro Cultural Padre Carlos Mugica de San Telmo, donde anunciaron que presentarán en el Parlasur un proyecto para que se considere como un delito al lawfare a nivel regional. Pero las intenciones no quedarían ahí, sino que la diputada Fernanda Vallejos y el senador Oscar Parrilli podrían impulsarlo en el Congreso nacional para convertirlo en ley.

En la convocatoria al acto habían adelantado que la iniciativa a tratar en el Parlasur apuntaría a la “revisión en casos de aplicación del derecho penal en violación de garantías constitucionales y en situación de riesgo de pérdida de la imparcialidad por razones políticas o ideológicas”. En otras palabras, el objetivo es poder revisar las sentencias y condenar a los funcionarios judiciales que las hayan dictado, lo que intentarían debatir también en la Cámara de Diputados y en el Senado.

Antes de la exposición de los distintos oradores, se mostró un video que recopiló mensajes alusivos de Luis D’Elía, quien aseguró que “con lawfare no hay democracia ni República”; Roberto Baratta; Juan Pablo Schiavi, quien manifestó que se encuentran “en manos de la patota judicial”; Ricardo Jaime; Julio De Vido y Amado Boudou, quien definió al lawfare como una “herramienta para perseguir y disciplinar a los políticos”. Todos ellos están condenados por distintos casos de corrupción.

En el acto, organizado por el Foro por la Libertad de los Presos Políticos y la Liga Argentina por los Derechos Humanos, luego expusieron la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño; Parrilli; Vallejos; José Schulman; Oscar Laborde; el padre Paco Olivera y Gastón Harispe.

“El lawfare existe y prueba de ello es que la Justicia de Brasil anuló las sentencias contra Lula Da Silva. Se persigue a dirigentes de gobiernos populares, pero también habilita la violación de los derechos de toda la sociedad. Trasladaron jueces, digitaron sorteos, violaron el derecho a la privacidad, hostigaron a ex funcionaries para construir un clima social persecutorio, abusaron de la prisión preventiva”, acusó Caamaño, quien concluyó asegurando que “necesitamos que se depure la Justicia”.

“El lawfare existe y prueba de ello es que la Justicia de Brasil anuló las sentencias contra Lula Da Silva", aseguró Cristina Caamaño
“El lawfare existe y prueba de ello es que la Justicia de Brasil anuló las sentencias contra Lula Da Silva", aseguró Cristina Caamaño

Asimismo, la interventora de la AFI dijo que “se usó la prisión preventiva como moneda de cambio para lograr las confesiones de los imputados” y que los jueces “están empatizando con el establishment, no con lo popular”.

Y en ese sentido, en varias oportunidades distintos oradores hicieron hincapié en que, según su visión, el lawfare es la continuidad del Plan Cóndor, es decir el instrumento a través del que “el imperio” estadounidense domina por encima de “los gobiernos populares de Latinoamérica”.

A su turno, Parrilli apuntó que el lawfare se “utilizó para eliminarnos a aquellos que no tranzamos y para amedrentar”. “Tenemos que dar todas las batallas en la justicia y en los medios de comunicación. Tenemos que visibilizarlo en todos lados, pero lo más importante es en la cabeza y en el corazón de los argentinos. Ganamos una gran batalla contra el lawfare, porque ganamos las elecciones. La mejor forma de luchar contra el lawfare es con el voto”, añadió el senador nacional.

Por su parte, Vallejos emparentó el tema con el fallo de la justicia que puso freno al cobro del impuesto a la riqueza a un empresario que presentó un recurso de amparo.

Del otro lado, recientemente Germán Garavano, ministro de Justicia durante el gobierno de Mauricio Macri sostuvo que las críticas al Poder Judicial, en especial las de Martín Soria, “son por cuestiones políticas” y que “buscan incidir en casos de corrupción que afectan al gobierno kirchnerista”.

SEGUIR LEYENDO

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS