Horacio Larreta pidió un aplauso para el ministro con mejor imagen y alimentó los rumores de una candidatura

El jefe de Gobierno de la Ciudad le dedicó un párrafo de su discurso al funcionario que se encuentra al frente de la gestión de la pandemia

Larreta, en 2019, en la presentación de sus ministros (todavía no había comenzado la pandemia)
Larreta, en 2019, en la presentación de sus ministros (todavía no había comenzado la pandemia)

Quiero pedir un aplauso para Fernán, para todo su equipo y para todos los trabajadores de salud”. La ausencia del jefe de Gobierno de la Ciudad en el recinto le quitó a la escena el efecto esperado. En la transmisión en vivo realizada por la Legislatura porteña no se registraron los aplausos. Pero la frase tiene un simbolismo especial y alimenta versiones que indican que Horacio Rodríguez Larreta piensa en Fernán Quirós, su ministro de Salud, como candidato para las elecciones legislativas de este año.

La frase formó parte de uno de los capítulos iniciales del discurso que brindó el jefe de Gobierno en la apertura de sesiones ordinarias. “Es admirable lo que todos ustedes dieron y siguen dando en un contexto de tensión, de mucho trabajo, de desgaste emocional e incertidumbre. Estoy profundamente agradecido. Así que quiero pedir un aplauso para Fernán, para todo su equipo y para todos los trabajadores de la salud”, introdujo.

Y agregó: “Gracias también a todos los trabajadores que cumplen tareas esenciales. A nuestras fuerzas de seguridad y agentes en calle, que participaron de los operativos de control. Al equipo del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat y a los trabajadores sociales que dejaron todo en los barrios populares. Al personal de transporte, que garantizó la movilidad de quienes lo necesitaban, cumpliendo estrictos protocolos. Al equipo de limpieza e higiene urbana, que desinfectó el espacio público para que pudiéramos transitar más seguros. A los medios, por ayudarnos a informar a las familias. Y a todos los que abastecieron las necesidades básicas de la gente desde farmacias, supermercados, almacenes y verdulerías”.

Quirós saluda a Santilli, esta mañana en la Legislatura. Detrás de ellos, Soledad Acuña, ministra de Educación
Quirós saluda a Santilli, esta mañana en la Legislatura. Detrás de ellos, Soledad Acuña, ministra de Educación

Quirós es uno de los dirigentes con mejor imagen en las encuestas. La ciudadanía valora no sólo su gestión de la pandemia, sino la rigurosidad y seriedad con la que comunica las decisiones de su cartera. Pero una futura postulación política enfrenta varios escollos. El primero es que Quirós es un cuadro más técnico que político y no está entusiasmado con la posibilidad de competir en agosto.

El segundo es de gestión. Rodríguez Larreta sabe que sería inconveniente remover a su principal estratega del área de Salud en un año donde la pandemia aún no fue superada y cuya finalización todavía no surge con claridad en las proyecciones de los especialistas.

La otra funcionaria que creció en las últimas semanas es la ministra de Educación, Soledad Acuña. Es la cara visible del regreso de las clases presenciales. Venció la resistencia de los gremios y del Ministerio de Educación Nacional, que tardó en adecuar su discurso a las demandas de un sector amplio de la sociedad. Sin embargo, cuando le preguntan sobre el tema Acuña da una respuesta similar a la de Quirós: la seduce mucho más la gestión que una banca en el Congreso. Conoce el trabajo y su implicancia porque fue legisladora.

El jefe de Gobierno está orientado a además a conseguir una convivencia pacífica en la interna en el PRO. Esta semana tiene previsto reunirse con una de sus principales competidoras dentro del partido, Patricia Bullrich. La ex ministra de Seguridad es la preferida del núcleo duro de votantes de Juntos por el Cambio y es más que probable que encabece la lista de candidatos para la Cámara baja. La dirigente está en su salsa: se mueve con naturalidad a la hora de plantear una oposición extrema al kirchnerismo.

Rodríguez Larreta también está atento a los movimientos del radicalismo, que hace 14 días se reunió para empezar a construir un candidato propio para el 2023. La prenda de negociación podría ser el debate por la sucesión porteña. Algunos imaginan al jefe de Gobierno construyendo un acuerdo que implique una suerte de entrega de la conducción de la Ciudad a Martín Lousteau. En el PRO por ahora no quieren saber nada con esa posibilidad: “Sería una locura entregar nuestro único y principal bastión electoral luego de 16 años de poder”.

Seguí leyendo

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS