Inauguraron obras de agua potable y cloacas en Quilmes

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof; la presidenta de AySA, Malena Galmarini; y la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, presentaron la finalización de la primera etapa de los trabajos

Finalizaron obras cloacales y de agua potable en Quilmes

La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, recibió este miércoles en su distrito al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y a la presidenta de AySA, Malena Galmarini, para anunciar en conjunto la finalización de obras cloacales y de agua potable que expandirán el servicio a los vecinos de la zona sur del conurbano.

Los mandatarios se reunieron en la estación de bombeo Falucho, en la ciudad de Quilmes, y conversaron sobre los trabajos que, una vez concluidos de manera total, beneficiarán a 30.000 vecinos de la localidad de Villa Itatí. Del acto de inauguración también participaron Carlos Bianco, Jefe de Gabinete de la Provincia de Buenos Aires, y Agustín Simone, ministro de infraestructura de la provincia de Buenos Aires.

Las obras presentadas fueron ejecutadas por AySA y financiadas por el Organismo Provincial de Integración Social y Urbana (OPISU). Se trata de dos proyectos: por un lado, se explicó que la “Red Primaria de Agua Avellaneda” tiene como objetivo reforzar el abastecimiento de agua de la zona de Villa Domínico y Wilde, en el partido de Avellaneda, y a la vez brindar abastecimiento a los barrios quilmeños de Villa Azul y Villa Itatí.

Por otra parte, la construcción de los colectores denominados “Red Primaria Cloacal Itatí” tiene como fin la evacuación de los efluentes provenientes de las redes secundarias de la Villa Itatí. Según se indicó, los efluentes descargarán en la estación de bombeo Falucho.

“Esto obviamente es la obra primaria, por un lado está lo que permite traer más agua para la zona y, por otro lado, la cuestión cloacal. Ahora lo que nos falta es la secundaria, vale decir, llegar a todos los hogares. Es un paso, pero es un paso central, porque es una inversión inmensa. Es una obra que en general cuesta hacer porque no se ve, es difícil de concluir, lleva tiempo”, resaltó Kicillof durante el acto.

El gobernador definió al proyecto como “un hito central, porque esta es una obra que estaba abandonada y lo que hizo fue reactivarla y terminarla”.

Por su lado, Galmarini profundizó sobre la importancia de llegar con estos servicios a los sectores más postergados de la provincia: “Tenemos muchos barrios que viven en terribles condiciones como en Itatí y Azul. Hasta noviembre del año pasado AySA no entraba en los barrios, llegaba hasta la puerta con la cantidad de agua necesaria pero no entraba. Se ha tomado la decisión de que AySA, que es una empresa pública, tiene que hacerse cargo de lo que pasa en los barrios más humildes del conurbano bonaerense. Es una deuda pendiente de muchas décadas”.

A su turno, Mendoza contó que “mejoraremos las condiciones de más de 4 mil viviendas del barrio, a partir del aumento de la capacidad instalada de servicio de agua potable”. En ese sentido, valoró “la articulación de Nación, Provincia y Municipio”.

“Es el resultado de un Estado presente que, junto a las organizaciones vecinales, logramos dar las respuestas necesarias en los momentos más difíciles, y ahora avanzamos en estas obras que vienen a resolver los problemas estructurales”, sostuvo.

Finalmente, la presidenta de AySA concluyó: “Quiero agradecerle al presidente Alberto Fernández, porque además de ayudar a poner en agenda la decisión política antes de la pandemia, sé de su preocupación por temas estructurales como estos, poniéndolos en el presupuesto nacional”.

En este encuentro también estuvieron presentes los directores General Administrativo y de Relaciones Gubernamentales de AySA, Patricio D’Angelo y Mario Russo, respectivamente, al igual que autoridades del OPISU e integrantes del Comité Operativo de Emergencia (COE) de Itatí.

Seguí leyendo: