Vacunatorio VIP: diferencias en el Gobierno por cómo enfrentar las denuncias en la Justicia y las críticas en el Congreso

El Frente de Todos se prepara para un escenario duro por la embestida de la oposición y las investigaciones judiciales; diseña diversas tácticas para lograr contenerlas

En Gobierno analizan cómo enfrentar la crisis política
En Gobierno analizan cómo enfrentar la crisis política

Después del desplazamiento del ministro Ginés González García y de la difusión oficial de la lista con los nombres del vacunatorio VIP, la Casa Rosada busca encapsular el escándalo y avanzar con la agenda hacia rumbos que favorezcan al oficialismo. Sin embargo, en medio de la investigación judicial por presuntos delitos, y de la embestida de la oposición, el Frente de Todos (FDT) se prepara para un escenario duro, al menos, para las próximas semanas, y elucubra estrategias para hacerle frente. Mientras tanto, tras el cimbronazo, en Gobierno conviven distintas miradas acerca de cómo enfrentar públicamente la crisis política derivada de la revelación sobre la inoculación irregular en el Hospital Posadas y el Ministerio de Salud.

Desde México, a donde viajó en una visita oficial a su par Andrés Manuel López Obrador, Alberto Fernández se refirió ayer al escándalo al denunciar la cobertura de algunos medios y apuntar contra la Justicia por avanzar en “una payasada”. En paralelo, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, protagonizó en Buenos Aires una discusión en vivo con el periodista Luis Novaresio, en la que consideró “una burrada” sus cuestionamientos por la “vacunación VIP”. Según pudo reconstruir Infobae, en el albertismo varios referentes de peso vieron estas reacciones como contraproducentes en el marco de la grave crisis política que enfrenta el Gobierno. En cambio, el área más moderada cree que el mejor rumbo para el Gobierno es mantenerse “calmos” y “mostrar gestión”.

La principal autocrítica de los sectores moderados gira en torno a la “falta de protocolización”. “Más allá de que estuviera bien o no vacunar a ciertos funcionarios, el problema es que no lo informamos. Esto empaña cualquier diferencia entre uno y otro vacunado”, reflexionan en Casa Rosada, donde atribuyen el grueso del problema a la desorganización y la falta de comunicación. En ese sentido, en Gobierno no creen que todos los inoculados deban ser catalogados bajo el mismo rótulo de “corruptos”. En cambio, consideran, debería distinguirse entre las características de las personas vacunadas -sus roles, sus edades y sus estados de salud-, y el momento en que se inocularon.

Por ejemplo, no creen que la inoculación de Martín Guzmán, de 38 años, haya sido un error, sino que estuvo justificada por su papel en las negociaciones con el FMI. Además, sostienen que debe separarse entre los vacunados más recientes y aquellos que recibieron las dosis en los primeros días de enero como mensaje de confianza sobre la vacuna rusa -cuando aún se la cuestionaba-. Es el caso del propio Presidente, y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, entre otros funcionarios.

Con respecto a la porción más grave del caso, -el otorgamiento de dosis a amigos como demostración de poder e influencia o a cambio de prebendas-, la endosan a la figura del exministro, ya desplazado, lo cual dejaría atrás la parte más grave del problema. De todas formas, admiten que la oscuridad bajo la cual se vacunó a los funcionarios, es “irrelevante” hacer hincapié en esos detalles.

"De ninguna manera funcionaba un vacunatorio VIP, no VIP, en el Ministerio (de Salud). Esta fue realmente una situación puntual y excepcional", dijo Vizzotti en declaraciones radiales. EFE/POOL/Juan Mabromata/Archivo
"De ninguna manera funcionaba un vacunatorio VIP, no VIP, en el Ministerio (de Salud). Esta fue realmente una situación puntual y excepcional", dijo Vizzotti en declaraciones radiales. EFE/POOL/Juan Mabromata/Archivo

Sin embargo, en el kircherismo duro creen que el Presidente exageró al desplazar a González García, y consideran que siguió la agenda de los medios y la oposición. Aunque condenan la actuación del exministro, ven con buenos ojos la embestida de Alberto Fernández contra la Justicia. De todas formas, en ambos espacios coinciden en ver con buenos ojos la reacción más reciente ante el vacunagate: la creación de una Comisión para monitorear el proceso de vacunación a personal estratégico en los tres ámbitos del Estado con representantes de Unicef, la Defensoría del Pueblo de la Nación, la Comisión Nacional de Inmunizaciones, el Congreso de la Nación, el Comité de Bioética y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Más allá de las miradas sobre cómo manejar la comunicación pública de la crisis, la Casa Rosada mira con expectativa el surgimiento de eventuales casos de vacunación irregular en las gobernaciones y las intendencias. En este sentido, no es menor el dato de que cada provincia tiene autonomía para la distribución tras recibir las dosis que le envía el gobierno nacional. Según pudo saber Infobae, el comentario de Alberto Fernández cuando ordenó que se publicara la lista de personas inoculadas de forma irregular en el Posadas y en la sede de la cartera sanitaria, fue: “Ya divulgamos nuestra lista, ahora que se hagan cargo de difundirlas todos”.

Un alto funcionario del círculo estrecho del Presidente reflexionaba ayer, en estricto off, que el caso de Salud es el reflejo de una forma general de actuación en el país, donde estaría naturalizado que el poder es un medio para lograr beneficios o privilegios. En Gobierno están convencidos de que el proceso de vacunación irregular no solo ocurrió a nivel del gobierno nacional, sino que se reprodujo en todo el país. Desde el punto de vista del cálculo político, algunos referentes apostaban a que esas eventuales revelaciones amainen el peso que, por ahora, recae sobre los hombros de la cúpula del gobierno nacional.

La oposición se prepara para una fuerte y sostenida embestida contra el Gobierno por el vacunatorio VIP
La oposición se prepara para una fuerte y sostenida embestida contra el Gobierno por el vacunatorio VIP

Ayer, legisladores del kirchnerismo publicaron distintas piezas, en sus redes sociales, con una consigna que apunta contra “la privatización de la vacunación de Horacio Rodríguez Larreta”, en referencia al jefe de gobierno porteño de Juntos por el Cambio. El dirigente camporista en la Ciudad y senador nacional Mariano Recalde, informó que presentó un pedido de acceso a la información “para que Larreta explique cuál es el plan de vacunación, por qué le entregaron dosis a prepagas y sanatorios privados, qué criterios están siguiendo y a quiénes vacunaron”. Mientras que la diputada nacional de La Cámpora, Paula Penacca, contrastó el escándalo en Salud nacional con la gestión porteña de Juntos por el Cambio: “Ante las irregularidades en el Ministerio de Salud, el Presidente tomó medidas contundentes y le pidió la renuncia al ministro. No se puede privatizar la administración de la vacuna. Necesitamos transparencia en todos los sistemas de vacunación. También en CABA”, dijo.

En tanto, aunque preocupados, en Gobierno se muestran confiados en que podrán recuperarse del cimbronazo de cara a las PASO. “Esto es reversible, sin ninguna duda”, sostienen, con optimismo. Y depositan las energías en que se pueda retomar la agenda nuevamente. El más reciente intento en este sentido ocurrió ayer, cuatro días después del estallido del escándalo. La flamante ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunció junto a Cafiero a los ministros de salud de todas las provincias, en la reunión del Consejo Federal de Salud (CoFeSa), que las primeras dosis de la vacuna china Sinopharm -ayer salió el vuelo para buscar un millón de vacunas- serán destinadas a los docentes. El regreso a clases es una exigencia de meses de parte de amplios sectores independientes como partidarios opositores.

De todas formas, la embestida de la oposición, que presentó pedidos de explicaciones e interpelación en el Congreso y radicó más de 13 denuncias formales; y la recepción que tuvieron esas presentaciones en la Justicia -donde se imputó al exministro y se ordenaron medidas de allanamiento en Salud-, plantean un escenario, en principio, desfavorable. Sobre todo, porque proyectan que el escándalo se sostenga en el candelero por tiempo indeterminado. Y el tiempo, en un nuevo año de pandemia y mientras se acercan las elecciones primarias legislativas de agosto, es oro.

Seguí leyendo:



Últimas Noticias

MAS NOTICIAS