Roberto Gallardo, un juez cercano al Papa con varios fallos contra Ibarra, Macri y Rodríguez Larreta

El magistrado juró en 2001, con apenas 37 años. En 2018 publicó un libro sobre Francisco que el Sumo Pontífice le agradeció mediante una carta

El juez Roberto Gallardo
El juez Roberto Gallardo

Con varios fallos polémicos en su historial, el juez Roberto Gallardo se convirtió hace mucho tiempo en una suerte de detractor de las gestiones del PRO en la ciudad de Buenos Aires. Durante los dos mandatos de Mauricio Macri tuvo fallos recordados con los que puso en apuros la gestión. Algunos casi insólitos. Con la gestión de Horacio Rodriguez Larreta, volvió a tomar un rol protagónico. Ahora, acaba de citar a una audiencia a los ministros de Educación y de Salud de la Ciudad, Soledad Acuña y Fernán Quirós, para que suministren información sobre el regreso de las clases presenciales.

Gallardo asumió como juez en 2001, con apenas 37 años. Venía de trabajar en el Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas.

En sus primeros años como magistrado se ganó la animosidad del ex jefe de Gobierno Anibal Ibarra, especialmente a partir de un fallo que creó un subsidio a cartoneros y trabó depósitos de la Ciudad por 1.100 millones de pesos para garantizar su pago. El año anterior le había embargado parte del sueldo a Ibarra por no cumplir una sentencia suya en la que obligaba al Ejecutivo porteño a mudar a las personas que vivían en los hoteles alquilados por al Ciudad.

En marzo de 2005 ordenó la clausura del Casino flotante y poco después la de La Rural, donde se iba a realizar el Salón Internacional del Automóvil. E intervino dos colegios con problemas edilicios.

Aunque es juez de la Ciudad y sus competencias están recortadas, Gallardo se la ingenia para poner en aprietos a los funcionarios del PRO. En la Ciudad lo consideran un juez “militante”, muy cercano al kirchnerismo, y le restan importancia a sus intervenciones, que suelen terminar revocadas por la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario.

Cercano al Papa Francisco, a quien conoció en 2004 por una causa judicial sobre el conflicto de los cartoneros, Gallardo publicó en 2018 un libro sobre los pensamientos del Sumo Pontífice, “Francisco vs. Moloch. Ideas para una revolución ecosocial” . El Papa le agradeció con una carta, en la que destacaba las “conclusiones originales” del libro, además de la “abundante información bibliográfica”.

El juez Gallardo junto al Papa Francisco
El juez Gallardo junto al Papa Francisco

A Mauricio Macri lo citó en una causa judicial apenas asumió por la muerte de una beba en un centro de evacuados en Villa Cartón. También frenó la licitación de mobiliario urbano y dictó una sentencia contra el despido de 2.300 empleados públicos.

En 2010, tuvo una “guerra” contra el gobierno de la Ciudad cuando mandó a desconectar un enorme cartel luminoso que estaba frente al Obelisco. Dijo que era un riesgo para la seguridad vial.

En 2016, ya con Horacio Rodríguez Larreta al frente del gobierno, Gallardo volvió a ser noticia por un fallo muy curioso. Luego de la muerte de cinco jóvenes en la fiesta Time Warp, prohibió “toda actividad comercial de baile con música en vivo o música grabada” en territorio porteño.

En 2018, el juez frenó la aplicación del reglamento para el uso de armas de fuego que había aprobado la entonces ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Ante una cautelar presentada por los organismos de izquierda, el juez consideró “inaplicable” e “inconstitucional” la resolución 956/2018, que otorgaba a los policías una mayor libertad para disparar ante un “peligro inminente” en casos de delitos graves y persecuciones.

Gallardo se considera un militante de izquierda.
Gallardo se considera un militante de izquierda.

En 2019, Gallardo suspendió y bloqueó la actividad de Rappi, Pedidos Ya y Glovo, las empresas de compra online y delivery habilitadas en la Ciudad de Buenos Aires.

Ese mismo año, dispuso que los usuarios del subte puedan viajar gratis en las estaciones donde no funcionaban las escaleras mecánicas ni los ascensores. El fallo terminó en la nada porque la Cámara terminó apartando al magistrado de la causa por un pedido hecho por el Gobierno porteño y las empresas Metrovías y Subterráneos de Buenos Aires (Sbase).

Sin embargo, la Cámara exhortó a Metrovías a informar todos los días, en tiempo real, cuáles son las estaciones cuyos medios de acceso se encuentran circunstancialmente fuera de servicio.

Aunque en su adolescencia militó en la Unión Cívica Radical (“fue un pecado de juventud”, dijo) y en algún momento coqueteó con el kirchnerismo, Gallardo se considera un juez de izquierda. En su despacho hay imágenes de Ernesto “Che” Guevara y el ex presidente socialista chileno Salvador Allende. También del padre Carlos Mugica, ya que se identifica con el catolicismo de izquierda y la “teología de la liberación”.

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS