María Eugenia Talerico: “Es hora que en la Argentina se deje de vapulear a las instituciones”

Una de las directoras de la ONG Será Justicia analizó la situación del país, la región y el futuro político en medio de la pandemia que no da tregua al mundo

María Eugenia Talerico, abogada y una de las directoras de la ONG Será Justicia
María Eugenia Talerico, abogada y una de las directoras de la ONG Será Justicia

María Eugenia Talerico, ex funcionaria del gobierno de Mauricio Macri como vicepresidenta de la Unidad de Información Financiera (UIF), conversó con Infobae sobre el futuro político de la región y la relación de con los Estados Unidos

-¿Cree que se modificará la relación de Estados Unidos con Argentina con la asunción de Joseph Biden?

-La llegada de Biden a la presidencia no es un tema de si somos amigos o enemigos de Estados Unidos. No pasa por las afinidades ideológicas o no. Argentina debe entregar señales más claras al mundo de las que está dando. Tiene que estabilizarse en lo político y en lo económico para mejorar sus relaciones bilaterales. Tomarse en serio los temas serios como son el combate al narcotráfico o la pelea contra la corrupción. Esas no tienen que ser cuestiones solo coyunturales.

-Desde la ONG Será Justicia ustedes remarcaron que la negociación que viene con el FMI de Argentina puede complicarse. ¿Por qué?

-Porque cuando existe un ataque a la Justicia no se genera confianza. La vigencia de la ley es lo que te transforma en un país creíble. No hay posibilidades ciertas de afrontar el pago de los créditos cuando existen temas institucionales graves que consagran la impunidad. Nosotros le advertimos al FMI en el documento que confeccionamos de los movimientos de Cristina Kirchner para entorpecer las investigaciones por corrupción desde que es vicepresidenta. El FMI ayuda a los países endeudados, como ya ocurrió por ejemplo en Ecuador, con programas y acciones que garanticen la independencia judicial.

-¿También le enviaron una copia del documento a otros organismos de Estados Unidos?

-Exacto. Porque desde hace dos años el FMI estableció un marco regulatorio que, más allá de las variables económicas, toma en cuenta las situaciones institucionales de los países. Y creemos que es una buena ocasión que en esta renegociación con el FMI se impongan ciertos condicionamiento para que en Argentina se deje de vapulear a las instituciones de la República, a sus autoridades, a la justicia, a los organismos de control y al Ministerio Público Fiscal.

Talerico hace alusión a lo que dispuso el FMI en su política interna cuando aprobó el Framework for Enhanced Engagement on Governance, que no solo analiza lo económico sino también otras variables, como la independencia judicial respecto del poder político. Las decisiones que finalmente adopta el organismo internacional de crédito pasan por criterios técnicos mezclados con definiciones políticas en las que Estados Unidos tiene una injerencia clave. Es por ello que también el Departamento del Tesoro de EE.UU., el Banco Mundial, la OCDE (Organización Mundial de Comercio) y el Banco Interamericano de Desarrollo recibieron una copia del informe de la presentación de Será Justicia, que en su página web y a través de una petición en charge.org, ya sumó más de 8.300 adhesiones en nuestro país.

“En vistas de la magnitud del daño institucional que informamos, sus costos macroeconómicos no pueden soslayarse al evaluar la performance de nuestro país, más allá de los efectos directos de las políticas monetarias y fiscales”, sostiene la ONG en ese texto. Luego resalta las posibles “implicancias económicas y humanas significativas, de largo alcance, que obturarán el cumplimiento de cualquier acuerdo al que se pueda arribar en el marco de la renegociación de su deuda”.

-¿Percibe algún cambio respecto del trato que dispensará Estados Unidos a Venezuela o Cuba?

-Dudo que se modifique la posición americana sobre Venezuela. Lo seguirán viendo igual, como un absolutismo que tomó todos los estamentos del Estado. Bajo la conducción de Maduro, Venezuela se transformó en un narcoestado. Y el riesgo de que la situación siga así es un peligro para el resto del continente. Argentina debería dejar su alineamiento regional con Venezuela. Además de avanzar en las investigaciones por la violación a los derechos humanos en ese país. Con Cuba no se da el mismo fenómeno. Quizás como se produjeron algunos acercamientos en la gestión de Barack Obama, ahora con otro líder demócrata como presidente de Estados Unidos puedan mejorar la relación.

Nicolás Maduro en su discurso anual frente a la Asamblea
Nicolás Maduro en su discurso anual frente a la Asamblea

-¿Cómo analiza el vínculo que pueda existir entre Biden y el Mercosur?

-Argentina tendría que dejar de confrontar con Brasil en el bloque. Allí noto que está errando en algunas políticas. Si se tejen acuerdos y se liman diferencias con Bolsonaro puede existir la voluntad de hablar como un bloque regional para ciertos negocios.

-¿Y con la OEA que puede ocurrir?

-Donald Trump le había retirado el financiamiento y habrá que ver si Biden cambia esa postura. Si lo hace habrá que fortalecer a ese organismo para que cumpla su función de la mejor manera.

-La pandemia de coronavirus sacudió la vida de todo el planeta. ¿Habrá cambios sobre su manejo en Estados Unidos?

-Quizás haya algunos cambios pero no me imagino que sean muy radicales. Mucho testeo, avanzar con la vacunación, pero no medidas restrictivas que limitan las libertades individuales como las que adoptó Argentina, donde están a la vista los resultados catastróficos que provocó el aislamiento extremo. El modelo a seguir es el que está aplicando Israel con muchas medidas sanitarias ejemplares.

SEGUIR LEYENDO

Las claves del éxito del plan de vacunación en Israel

Venezuela, más cerca de la dolarización tras el anuncio de una serie de normas por el régimen de Maduro