Argentina quiere fortalecer su vínculo comercial con Japón

El Presidente recibió al ministro de Relaciones Exteriores de la nación asiática

Alberto Fernandez y Santiago Cafiero junto al ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Toshimitsu Motegi (Presidencia)
Alberto Fernandez y Santiago Cafiero junto al ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Toshimitsu Motegi (Presidencia)

Argentina necesita inversiones y fortalecer su comercio exterior. Japón, que posee una de las economías más poderosas del mundo, aparece como uno de los potenciales aliados para apostar al crecimiento. Una señal del fortalecimiento en las relaciones entre ambos países se dio este jueves con la visita oficial del ministro de Relaciones Exteriores de la nación asiática, Toshimitsu Motegi, quien se reunió con el presidente argentino Alberto Fernández con el objetivo de estrechar los vínculos bilaterales y también afinar la colaboración en el combate de la pandemia de COVID-19.

Motegi llegó a Buenos Aires en el marco de una gira que abarcará México, Uruguay, Paraguay, Brasil, Senegal, Nigeria y Kenia. Es el primer canciller extranjero en visitar Argentina. Uno de los primeros temas que abordó con Fernández fue la experiencia que se vivió respecto del coronavirus y todos los desafíos que conlleva la pandemia. Japón recientemente realizó una donación al gobierno nacional de 4,8 millones de dólares, que incluyó la provisión de dos tomógrafos y un resonador magnético para equipar hospitales. La Argentina y Japón iniciaron acciones de cooperación hace más de 40 años, que se profundizaron desde la firma del Convenio de Cooperación Técnica entre los dos países suscripto en 1979.

En la Casa Rosada, Fernández agradeció el incremento de las inversiones de empresas japonesas en nuestro país. Destacó el anuncio de la automotriz Nissan que en agosto de este año se comprometió a desembolsar 130 millones de dólares y también los de Toyota, que comenzará a producir nuevas versiones de dos de sus modelos de la camioneta 4x4 Hilux tras invertir 50 millones de dólares, y de la minera Toyota Tsusho, con un proceso de ampliación de su proyecto de extracción de litio en el Salar de Olaroz en Jujuy.

Argentina y Japón se encuentran en puntos lejanos del globo pero emocionalmente muy cerca”, señaló Motegi, quien concurrió a Balcarce 50 acompañado por el embajador nipón en Argentina, Takahiro Nakamae. En la reunión también se habló de la celebración de los Juegos Olímpicos, que se desarrollarán en Tokio entre el 23 de julio al 8 de agosto de este año. Fernández, que estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el canciller, Felipe Solá, y el embajador argentino en Japón, Guillermo Hunt, expresó su deseo de que sea la ocasión para “festejar juntos el triunfo sobre el coronavirus”.

Más tarde, Motegi estuvo en el Palacio San Martín, sede de la Cancillería argentina, donde conversó con Felipe Solá y con su equipo de trabajo. Solá destacó que la Argentina y Japón comparten los mismos valores, como el multilateralismo, el respeto a la democracia y al Estado de derecho, la promoción y defensa de los derechos humanos y la solución pacífica de los conflictos entre Estados. Intercambiaron impresiones, además, sobre los proyectos “Kaizen-Tango” que busca mejorar la competitividad de las PyMES argentinas, y “Un Pueblo, Un Producto”, que apoya el desarrollo de las economías locales y regionales.

Los ministros recordaron que la relación bilateral tiene raíces históricas muy profundas que se remontan al siglo XIX, ya que Japón fue el primer país del Asia con el que la Argentina estableció relaciones diplomáticas, y hoy la comunidad de descendientes de japoneses en nuestro país es una de las más importantes en América Latina. Detrás de Brasil y Perú, Argentina, con una cifra cercana a las 50 mil personas, es el tercer país de América Latina con mayor número de japoneses y descendientes, con una corriente migratoria que se produjo en mayor medida entre 1920 y 1960.

Solá le manifestó a Motegi que nuestro país valora la cooperación técnica bilateral de Japón, una de las más importantes que recibe la Argentina a través de la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JICA) desde hace más de 40 años, al tiempo que ambas naciones trabajan conjuntamente en proyectos de cooperación triangular en otros países, como es el caso de Mozambique.

Ambas partes conversaron sobre las perspectivas para el rápido tratamiento de las habilitaciones sanitarias pendientes, que permitirían el ingreso de carne bovina argentina proveniente de la zona libre de aftosa con vacunación al territorio japonés.

Sobre el final, el canciller Solá puntualizó que respecto del Mercosur, cuya presidencia pro témpore ejerce este semestre la Argentina, el bloque regional quiere acentuar el proceso de diálogo con Japón. Asimismo, los cancilleres reconocen la importancia del fortalecimiento de la relación económica entre Japón y el Mercosur, para lograr un mayor vínculo comercial.

El canciller argentino estuvo acompañado por el secretario de Relaciones Exteriores, Pablo Tettamanti; el jefe de Gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves; la subsecretaria de Negociaciones Económicas Multilaterales y Bilaterales, Carola Beatriz Ramón; el director de Asia y Oceanía, Eduardo Acevedo Díaz, y el embajador designado ante Japón, Guillermo Hunt.

Motegi, por su parte, arribó al Palacio San Martín junto al embajador de Japón en Argentina, Nakamae Takahiro; el ministro Adjunto para Política Exterior, Yamada Shigeo; el ministro Adjunto para América Latina y el Caribe, Hayashi Teiji, y el director para Sudamérica, Kondo Norifumi.