El oficialismo busca apurar el trámite en el Senado para concretar la quita de fondos a la Ciudad de Buenos Aires

En un plenario de comisiones convocado para las 8 de la mañana se avalarán las modificaciones que introdujeron el martes en Diputados. En una semana se podría votar la ley

aargento@infobae.com
María de los Angeles Sacnun (Frente de Todos) y Esteban Bullrich (Juntos por el Cambio)
María de los Angeles Sacnun (Frente de Todos) y Esteban Bullrich (Juntos por el Cambio)

El oficialismo apurará el tratamiento del convenio por las transferencias de facultades y funciones de seguridad de Nación a Ciudad de Buenos Aires que implicará una quita de fondos nacionales para la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. Sumado al punto que Alberto Fernández descontó por decreto (y que Mauricio Macri otorgó también por decreto en 2016 cuando subió las partidas de 1,40 a 3,75 puntos) implicaría una reducción de $ 65.000 millones. El Frente de Todos abrirá el debate a las 8 de la mañana, un horario inédito en el Congreso para las reuniones de comisión.

Será un trámite rápido para tratar las modificaciones que el oficialismo hizo en Diputados para conseguir los votos que le faltaban. El dictamen se firmaría este mismo jueves para ser llevado al recinto en las próximas dos semanas. La cita es muy temprano porque se reagendó para las 11 la comisión de Trabajo y Previsión que analizará la ley de movilidad jubilatoria, una ley que antes de discutir el kirchnerismo ya le modificó al Presidente y su ministro de Economía Martín Guzmán. Lo principal es que se sacó el artículo 6 que establecía que el aumento de 5% a jubilaciones, pensiones y asignaciones otorgado en diciembre se descontaría en marzo.

El plenario de comisiones reunirá a los senadores que integran Asuntos Constitucionales y de Presupuesto. La primera la preside la senadora santafesina María de los Angeles Sacnun. La segunda el cordobés Carlos Caserio. El kirchnerismo volvió a garantizarse la conducción de la jornada y la comisión de Sacnun es cabecera.

En ese marco la oposición tiene poco margen: el Frente de Todos tiene quórum y mayoría para votar el dictamen y la ley. Sólo es cuestión de tiempo: entre el dictamen y la sesión deberán pasar siete días pero en este caso no se requiere ninguna mayoría especial. Por lo tanto la ley podrá llevarse al recinto a partir del jueves 10.

Rodríguez Larreta junto a senadores, diputados y su gabiente
Rodríguez Larreta junto a senadores, diputados y su gabiente

Senadores (Luis Naidenoff, Humberto Schiavoni y Martín Lousteau) y diputados (Mario Negri y Cristian Ritondo) de Juntos por el Cambio acompañaron el martes a Horacio Rodríguez Larreta en la conferencia de prensa en la que rechazó la ley y la negociación que las modificaciones implicaron: la creación de una comisión entre Nación y Ciudad para fijar el monto de las partidas a transferir y la intervención del CFI, Consejo en el que confluyen todos los gobernadores del país. Rodríguez Larreta lo expresó claramente: está convencido de que no es un escenario amigable para él cuando todos los gobernadores, excepto los de Juntos por el Cambio y el cordobés Juan Schiaretti, firmaron una solicitada para apoyar la reducción de partidas a la Ciudad.

Schiaretti esta vez tomó partido por el Gobierno nacional y los cuatro diputados de Córdoba Federal votaron a favor. Fueron cuatro votos esenciales para el oficialismo que sólo pudo aprobar la ley porque contó con el cordobesismo.

Tanto Mauricio Macri como Rodríguez Larreta y diputados y senadores salieron a cuestionar al mandatario mediterráneo con quien coquetearon en las elecciones del año pasado. El bloque de Córdoba Federal se defendió y el diputado Carlos Gutiérrez reiteró el compromiso de “garantizar la gobernabilidad” al tiempo que criticó “la avivada” macrista al aumentar las partidas para la Ciudad cuatro años atrás.

El Presidente y 'Wado' de Pedro recibieron a Juan Manuel Llamosas, reelecto en Río Cuarto
El Presidente y 'Wado' de Pedro recibieron a Juan Manuel Llamosas, reelecto en Río Cuarto

De yapa, el presidente Alberto Fernández y el ministro del interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro recibieron en Casa Rosada a Juan Llamosas, el reelecto intendente de Río Cuarto. Su presencia en Gobierno fue una de las muestras del acercamiento entre el Presidente y el gobernador que acordaron, bajo la gestión de De Pedro, la unidad riocuartenses. Fue la manera de evitar una derrota frente a Juntos por el Cambio el domingo pasado. El Frente de Todos y el peronismo de Schiaretti trabajan para reeditar esa unidad en las elecciones del año próximo.

Cuando el martes a la madrugada se votó la ley, con cambios, los diputados de Juntos por el Cambio apuntaron a la intencionalidad política del oficialismo. Lo mismo dijeron Rodríguez Larreta y Mauricio Macri que reapareció en redes sociales. Los dos se quejaron de los cordobeses. Y ambos pidieron aval de la Corte que sin embargo esperaría a la sanción de la ley. Respondió la ministra de Justicia de la Nación, Marcela Losardo, amiga y ex socia de estudio del propio presidente Alberto Fernández. Losardo no es una ministra de alto perfil, ni combativa ni tuitera. Escribió en las redes sociales: “Horacio Rodríguez Larreta ha dicho que no acepta lo resuelto en el Congreso, ni la opinión mayoritaria de las provincias. Insiste en judicializar cuestiones políticas como lo han hecho en los últimos años. Ayer, por momentos, pareció ejercer una inapropiada presión a la Corte Suprema”. Al tratamiento en Diputados el ex presidente Macri lo llamó “avasallamiento”.

Los senadores de Juntos por el Cambio analizaron en reunión de interbloque el escenario. Algunos habían estado en la conferencia de prensa que dio Rodríguez Larreta junto a Diego Santilli. Coincidieron en criticar la ley con los mismos argumentos. Pero admiten que es un debate que van a perder. Por eso, para el larretismo, la única vía es un fallo de la Corte, tribunal que recién podría tratar el caso después de la votación del Senado.

El proyecto de ley tuvo media sanción en el Senado el 2 de octubre. El trámite no fue tan fácil en la Cámara baja que lo modificó, lo aprobó con 129 votos y lo devolvió al Senado. En la Cámara alta aseguran que se ratificará palabra por palabra lo que cambiaron sus colegas de Diputados.

En el texto original se establecía el traspaso de la Policía Federal a la Ciudad (con comisarías, patrulleros, y otros bienes) con una suma de $ 24.500 anuales actualizados trimestralmente según una combinación del índice salarial promedio de la Policía Federal y el índice de inflación. Se pagaría en doce cuotas mensuales.

La cifra fue cuestionada por el gobierno de la Ciudad que anunció subas de impuestos y recortes en distintas áreas para afrontar la pérdida de partidas. Nación asegura que la seguridad está garantizada y que el cálculo cubre las necesidades financieras porteñas. Aún así, sin los votos, el Frente de Todos negoció en Diputados una salida que conformara a Schiaretti. Es la razón por la que se estableció que el monto deberán discutirlo el Gobierno nacional y la Ciudad en una comisión que trabajará por un plazo no mayor a 60 días desde la sanción de la ley. Horacio Rodríguez Larreta teme que no sean fructíferas esas negociaciones.

Seguí leyendo:

Crónica de una madrugada de negociaciones: cómo consiguió el oficialismo los votos para avanzar con el recorte de fondos a la ciudad de Buenos Aires