El mensaje de Alberto Fernández en la ONU: énfasis por Malvinas y sin menciones al Mercosur y Venezuela

El Presidente ocupó un importante tramo de su discurso para cuestionar la estrategia inglesa en las Islas. Evitó la mención al bloque regional, remarcó la necesidad del multilateralismo y ratificó la estrategia argentina ante la renegociación de la deuda

mdinatale@infobae.com
Alberto Fernández durante su discurso grabado para la Asamblea General de las Naciones Unidas
Alberto Fernández durante su discurso grabado para la Asamblea General de las Naciones Unidas

En su primera intervención ante Naciones Unidas, Alberto Fernández repudió la estrategia amenazante del Reino Unido en las Islas Malvinas, eludió mencionar al Mercosur y su peso geopolítico, y describió la crisis social y económica causado por el régimen populista de Nicolás Maduro sin mencionar a Venezuela.

“El Reino Unido persiste en su actitud de desoír el llamado a reanudar las negociaciones respecto de la disputa territorial y ha agravado la controversia por los llamados a la explotación ilegal y unilateral de los recursos naturales renovables y no renovables en el área”, consideró el Presidente en su discurso de 17 minutos.

Y remató: "(Gran Bretaña) También insiste con la injustificada y desmedida presencia militar en las Islas, que no hace más que traer tensión a una región caracterizada por ser una zona de paz y cooperación internacional”. El incremento militar británico en la base de Mount Pleasant de Malvinas preocupa al Ministerio de Defensa desde hace un tiempo y ello se vio reflejado en el mensaje presidencial en la ONU.

A la vez, el esquema discursivo de Alberto Fernández sobre la causa de Malvinas lo acerca mucho más a la dura posición que mantuvo Cristina Kirchner durante su mandato y que generó el momento de mayor tensión entre los isleños y la Argentina.

El discurso presidencial ante las Naciones Unidas exhibió sus preocupaciones geopolíticas en la región. Desde esta perspectiva, Alberto Fernández no hizo una sola alusión al Mercosur. Esta omisión deliberada demuestra el peso que tiene este acuerdo multilateral para la política exterior de la Casa Rosada.

Sin duda, el jefe de Estado cayó en una extraña paradoja diplomática. Valoró la importancia del multilateralismo para achicar las asimetrías económicas y sociales, mientras que a la par quitó visibilidad global al Mercosur que aún intenta representar los intereses colectivos de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

Quizás para remarcar sus diferencias con Brasil el presidente argentino mencionó uno de los temas de política exterior que lo enfrenta con Bolsonaro: remarcó que “es necesario un compromiso colectivo para lograr la pronta y efectiva implementación del Acuerdo de París”, un tratado que el presidente de Brasil al igual que Donald Trump desechan de plano.

Pero paradójicamente, en su mensaje a la ONU que emitió unas horas antes de Alberto Fernández el presidente de Brasil reflotó al Mercosur y planteó abiertamente que Brasil sigue “comprometido” con la celebración de los acuerdos comerciales firmados por el bloque regional y la Unión Europea. “Estos acuerdos tienen cláusulas importantes que refuerzan nuestros compromisos con protección ambiental”, expresó Bolsonaro.

“La pandemia nos ha revelado frágiles y ha recreado la necesidad de construir puentes entre personas, entre naciones y entre regiones”, aseguró Alberto Fernández en una explícita reivindicación de la agenda multilateral.

Atentado a la AMIA
Atentado a la AMIA

Tras mencionar la importancia del papa Francisco en el concierto internacional, Alberto Fernández instó a luchar contra el terrorismo y exigió que Irán coopere con la justicia argentina para el esclarecimiento del atentado contra la AMIA.

Y, atado a esto, solicitó a la comunidad internacional a cumplimentar las solicitudes contenidas en las cédulas rojas de Interpol ante la eventual presencia de un imputado en sus territorios. “Algo que Argentina jamás dejó de reclamar”, dijo en una defensa clara a la estrategia de Cristina Kirchner ante la causa AMIA que incluyó el polémico memorándum con Irán.

Casi al finalizar su discurso ante la Asamblea General de la ONU, el Presidente hizo alusión a la crisis social y económica causada por el régimen populista de Nicolás Maduro. Alberto Fernández no mencionó la palabra Venezuela, pero ratificó que “no podemos quedar pasivos ante los bloqueos económicos”, y menos aún no prestar atención a los miles de refugiados que parten desde Caracas hacia al exilio forzado en otra capital de América Latina.

El tema de la deuda externa no estuvo ausente en el mensaje, y allí Alberto Fernández reiteró la fórmula que viene sosteniendo desde que renegoció con los bonistas: rechazó el “endeudamiento externo tóxico” y adelantó que las negociaciones con FMI se harán de manera responsable para “evitar poner en riesgo la reactivación económica” de la Argentina.

“Ningún país puede pagar su deuda a costa de que su pueblo quede sin salud, sin educación, sin seguridad o sin capacidad de crecer”, completó durante su primer discurso ante la ONU, que fue grabado como consecuencia de la pandemia que azota al mundo.

Seguí leyendo:

Cristina Kirchner pidió que no se judicialice la política y desde la oposición le respondieron que respete la democracia

Alberto Fernández avaló la primera marcha del peronismo en pandemia: cómo es el acto que prepara el Gobierno para el 17 de octubre


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos