Juntos por el Cambio advirtió una “picardía” de Cristina Kirchner y se frustró la sesión especial en la que pedían tratar la ley de Economía del Conocimiento

La Vicepresidenta había accedido a sesionar ante la solicitud de la oposición, pero habilitó el debate con un decreto que aún no votó el Senado

aargento@infobae.com
Cristina Kirchner preside la sesión del Senado en la que debatirá el proyecto de teletrabajo
Cristina Kirchner preside la sesión del Senado en la que debatirá el proyecto de teletrabajo

Juntos por el Cambio desistió de la sesión especial convocada para las 12 en el Senado. No tenía los dos tercios para tratar sobre tablas proyectos sin dictamen de comisión como el régimen de Economía del Conocimiento -está frenado hace casi tres meses en la Cámara Alta- y la Ley de Quiebras; tampoco contaba con quórum para el arranque formal. Sin embargo, el motivo alegado fue otro: Cristina Fernández de Kirchner convocó a la sesión citando un decreto de sesiones remotas, el 14/20, que aún no fue votado: eso recién ocurriría en la sesión convocada por el Frente de Todos a las 14, es decir dos horas más tarde. Está vigente todavía el decreto 12/20 que fijó sesiones en la modalidad de teleconferencia por 60 días y aún no venció. En todos los casos deben refrendarlo los senadores en sesión.

¿Error o 'picardía’ de CFK? En el entorno de la Vicepresidenta reprochan a la oposición: “Tienen la cancha y pierden el partido por abandono”. Incluso, desde la Dirección de Prensa enviaron prolijamente un resumen con el temario de la convocatoria y los datos de la transmisión remota. Lo mismo hicieron, como es usual en la previa de cada sesión, para la convocatoria de las 14. Técnicamente estaba todo dispuesto para el inicio de la sesión opositora y luego para la del oficialismo.

En el medio, hay internas en el interbloque de Juntos por el Cambio por la estrategia frente al comando de Cristina Fernández de Kirchner. Esteban Bullrich, del PRO bonaerense, insiste en que “sólo se tratan los temas de Oscar Parrilli”, en alusión a los vinculados con Justicia, como ocurrirá esta tarde cuando se desplace a tres jueces que cuestiona el oficialismo: Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli. Se trata de tres magistrados con incidencia en causas contra la Vicepresidenta y ex funcionarios de su gobierno anterior.

Luis Naidenoff, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio
Luis Naidenoff, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio

Por su parte, Luis Naidenoff, jefe del interbloque, es muy crítico y duro en sus discursos pero suele ser más dialoguista con el oficialismo, lo que no implica concesiones. Ayer firmó junto con Humberto Schiavoni (PRO) y Juan Carlos Romero (bloque Justicialista) la solicitud de sesión. Esta mañana, en cambio, enviaron una segunda nota a la Presidencia dando marcha atrás. El texto llevaba además las firmas de los senadores Oscar Castillo, Pamela Verasay, Laura Rodríguez Machado (que viajó desde Córdoba para estar en forma presencial), Silvia Elías de Pérez y Martín Lousteau.

En la misiva destacaron que en el decreto parlamentario 82/20 con el que Cristina Kirchner habilitó la sesión del mediodía “ha citado en los términos del DP 14/2020 norma que no ha tenido aprobación del cuerpo, y siendo que esa Presidencia carece de facultades para dictar normas que modifiquen el Reglamento interno de este Honorable Senado de la Nación, le comunicamos que decidimos retirar el pedido de sesión especial que diera origen a dicha convocatoria y en consecuencia solicitamos de lo deje sin efecto”.

La oposición discutió anoche qué hacer frente a la jugada de Cristina Kirchner. Y finalmente consideró “ilegal” sentarse con el aval de un decreto no votado, aún cuando en los hechos la convocatoria era un acto político y un intento por visibilizar la agenda pendiente. Incluso no llamaron a otros senadores para sumar presentes de otras bancadas. Hubo molestias entre algunos senadores.

La oposición había pedido una sesión con un extenso temario que incluyó una ley consensuada en Diputados para la Economía del Conocimiento. El proyecto se frenó los últimos tres meses en la Cámara alta por diferencias dentro del oficialismo: el grupo de senadores más cercanos a Cristina Kirchner no quiere votar una ley que beneficie a grandes empresas que genera 440.000 empleos directos y que el año pasado exportó más de USD 6.000 millones. El Senado es cámara revisora y podría convertirla en ley en forma inmediata o modificarla y reenviarla a la Cámara baja.

El temario que solicitaron por nota Luis Naidenoff y Humberto Schiavoni como jefes del interbloque incluía varias propuestas de esa bancada para las que no han logrado eco y dos proyectos de ley que fueron remitidos desde Diputados y están en condiciones de convertirse en ley. Además del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, se podría votar la Ley de Quiebras, que tampoco tiene dictamen de comisión: la emergencia para procesos de concursos preventivos y quiebras en el contexto de pandemia.

También habían pedido tratar el proyecto de Ley respecto a la prórroga del Régimen de Promoción para la Producción y uso sustentable de Biocombustibles; un proyecto de ley sobre el Régimen de Distribución de Fondo de Aportes del Tesoro Nacional; otro sobre Reparto Automático de Aportes Provinciales con los Municipios; un proyecto de Ley que determina la distribución de las transferencias corrientes a las provincias por parte de la Nación, con los mismos porcentajes establecidos en sus esquemas de coparticipación local; uno sobre los Bienes Personales para actualizar los valores estipulado anualmente a partir del ejercicio fiscal 2020; y finalmente otro también para el Impuesto sobre Bienes Personales que establece la actualización anual de los valores escala según el índice de precios al consumidor –IPC – a partir del Ejercicio Fiscal 2020.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos