A pesar del pedido de la oposición, el gobernador de Catamarca no vetará la reforma judicial

Lo anticipó el ministro de Gobierno, quien suena para ocupar uno de los cargos de la ampliada Corte Suprema provincial. Fue aprobada la semana pasada en trámite express


Jalil durante la votación en las pasadas elecciones
Jalil durante la votación en las pasadas elecciones

El gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, tiene previsto promulgar las polémicas leyes que la semana pasada aprobó en trámite express el Congreso provincial, la derogación del Consejo de la Magistratura y la ampliación de los miembros de la Corte Suprema, descartando el pedido explícito que hizo la oposición para que vete ambas normas.

La confirmación de que esa es la postura que tomará el mandatario peronista la dio el ministro de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos de la provincia, Jorge Moreno, quien en declaraciones radiales aseguró que “son perfectamente legales, se hicieron de acuerdo a los reglamentos internos de cada Cámara”.

“Lo que ocurrió en la Legislatura es propio de la mecánica de la Legislatura. La oposición sabe que había dos temas que queríamos tratar, como es el número de miembros de la Corte y el funcionamiento inconstitucional del Consejo de la Magistratura”, dijo Moreno. Y agregó que “la sociedad tiene que saber que lo que fue aprobado tiene absoluta legalidad y legitimidad”.

Moreno, justamente, suena como uno de los que se beneficiaría de la ampliación de los miembros de la Corte Suprema catamarqueña. Abogado peronista muy cercano al hermano del gobernador, Fernando Jalil (actual presidente del Yacimiento Minero Agua de Dionisio), es un político reconocido por su cintura política y capacidad, al punto que podría ser elegido presidente del máximo tribunal catamarqueño.

La actual presidenta de la Cámara de Diputados provincial, María Cecilia Guerrero, sería la otra incorporación. Así como Moreno forma parte del núcleo peronista “renovador” en la provincia. La diputada Guerrero es reconocida por su pertenencia al peronismo “saadista”, ya que está casada con Edgardo “Jopo” Macedo, considerado el verdadero ideólogo del peronismo fundado por el extinto Vicente L. Saadi, del cual es miembro destacado la ex gobernadora, Lucía Benigna Corpacci Saadi.

El peronismo logró unificarse en las elecciones pasadas y, así, volver a ganar las elecciones, pero las tensiones continúan, ya que Jalil desafió la conducción del saadismo desde la intendencia de Catamarca, que gobernó durante ocho años. La ampliación de la Corte Suprema es un paso más en la dirección de fortalecer ese vínculo, siempre a un paso de quebrarse.

Juntos por el Cambio votó en contra de ambos proyectos. Sin embargo, un sector del radicalismo denominado “celeste” habilitó la discusión en el recinto, lo que permitió obtener la mayoría que el oficialismo necesitaba, provocando una crisis institucional inédita en la provincia, que incluso tuvo repercusión nacional.

El senador nacional Oscar Castillo, ex gobernador por el radicalismo durante los años 1999 y 2003, habría sido clave para facilitar esa aprobación. Un diario local reveló que en momentos en que se debatían los proyectos, el gobernador Jalil estaba reunido en la casa que tiene en la montaña el senador Castillo.

Así lo relató hoy el editorial de El Esquiú: “Ya no quedan dudas de que el senador Oscar Castillo participó de la tramoya por la cual se aprobaron, en apenas 24 horas, la derogación del Consejo de la Magistratura, modificaciones a la Ley Electoral y el aumento del número de integrantes de la Corte de justicia. Todo su maquiavélico discurso, de esta forma, se vino abajo en cuestión de días”.

Es que Castillo declaró hace pocos días que “lo de la semana pasada fue una atropellada muy fuerte e innecesaria. Si Jalil quiere restablecer la confianza, un gran gesto sería vetar todo lo que se aprobó la semana pasada, que nos dejó un sabor muy amargo y la impresión de que no querían debate”.

Seguí leyendo: