Caso D’Alessio: el secretario ejecutivo de la AFA se presentó como querellante

Pablo Toviggino fue una una de las víctimas del espionaje que realizaba la organización ilegal que lideraba el falso abogado. Llamaron a indagatoria a un prefecto que consultaba registros de migraciones

Marcelo D'Alessio
Marcelo D'Alessio

El secretario ejecutivo de la AFA Pablo Ariel Toviggino se presentó como querellante en la llamada causa D’Alessio. Es después de que se descubrió que el prefecto Franco Leandro Pini había consultado bases de datos de acceso restringido de la Dirección Nacional de Migraciones. Es en el marco de la investigación que tiene como protagonista al falso abogado Marcelo D’Alessio y por la que ya fueron procesados el ex espía Rolando Barreiro, los ex policías Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi, junto a los fiscales Juan Ingacio Bidone y Carlos Stornelli, entre otros.

Ahora, según indicaron a Infobae fuentes judiciales, el juez Alejo Ramos Padilla resolvió llamar a Pini a indagatoria para el próximo 14 de julio. Este viernes, en tanto, indagará al ex integrante de la AFI Pablo Pinamonti, quien mencionaba a D’Alessio como su nexo en la central de espías. También fueron llamados a indagatoria Rolando Barreiro, quien se negó a declarar la semana pasada, y el propio D’Alessio, a quien lo convocaron para informarle y preguntarle por más hechos que se le atribuyen haber cometido en esa organización ilegal. La audiencia iba a hacerse hoy pero se postergó por problemas de conexión entre el juzgado y la cárcel de Ezeiza, donde se encuentra alojado.

Ahora, el foco también se puso sobre el prefecto Pini. Lo allanaron la semana pasada. Según el juez Ramos Padilla, se encontraron “elementos de sospecha suficientes acerca de la participación de Franco Pini en las maniobras delictivas cometidas por la asociación ilícita dedicada al espionaje político, judicial, empresarial y económico, pues accedió de forma indebida a la base de datos de la Dirección Nacional de Migraciones en al menos tres oportunidades –y existen serias sospechas de que lo habría hecho también en otras oportunidades–, excediendo las autorizaciones que poseía y abusando de sus atribuciones específicas como funcionario de la Prefectura Naval Argentina, en relación a víctimas-objetivos de dicha organización criminal”.

Pablo Toviggino
Pablo Toviggino

Toviggino era de las personas investigadas. Por eso ahora, con la representación de los abogados Gabriel Iezzi y Ana Laura Palmucci, Taviggino pidió constituirse en querellante en un escrito en el que aseguró: “Fueron consultados por mi número de DNI los movimientos migratorios que constataron en los registros de migraciones” y agregó: “(Existen) series, objetivos y concordantes acerca de la participación de Franco Leandro Pini en diversos planes delictivos vinculados con la inteligencia ilegal y el espionaje cometido en el seno de la asociación delictiva investigada en autos de la cual claramente soy damnificado en autos”.

Según las investigaciones, Toviggino no era la única persona sobre las que consultó el prefecto. En la causa apareció también el nombre de la actual vicegobernadora de la provincia de Buenos Aires, Verónica Magario, y el del actual intendente del partido de Merlo, Gustavo Adolfo Menéndez. También consultó los datos del ex jefe de la Aduana durante el macrismo y ex candidato a presidente Juan José Gómez Centurión y el empresario Gabriel Traficante, investigado en la causa de la mafia de los contenedores. Ya se sabía que el prefecto también había consultado los datos del abogado Gabriel Bouzat y del presidente de la Corte Carlos Rosenkrantz.

Según las diligencias que hicieron el juez y el fiscal Juan Pablo Curi, Pini pasó por distintas delegaciones de inteligencia criminal de la PNA y la realización –y hasta su dictado como profesor– de cursos de especialización en inteligencia y narcotráfico, “lo que permite inferir su calificado conocimiento en estas materias”. Apenas apareció su nombre en la causa, Pini había hecho un descargo por escrito, en forma voluntaria, para rechazar las sospechas en su contra, recalcó que actualmente se desempeña como “Jefe de Antiterrorismo y de la División de Ciberdelitos” y que presta servicios en el Edificio Guardacostas de esa fuerza de seguridad. Aún no fue llamado a indagatoria.

Por otra parte, y al igual que Toviggino, el Director de Eventos de Torneos SA (TyC Sport) Alejandro Ganly, con el patrocinio de los abogados Mariano Cúneo Libarona y Diego Guerendiain, se presentó como querellante en la causa que tramita ante el Juzgado Federal de Dolores. El 26 de febrero pasado el directivo de TyC Sport había sido convocado por el juez Ramos Padilla en calidad de testigo y fue en esa audiencia que tomó conocimiento de una importante documentación con datos de llamadas telefónicas e informes de egresos e ingresos del país que habían sido obtenidos en forma ilícita de la base de registros de la Dirección Nacional de Migraciones y que fueron incautados del domicilio de D’Alessio. A su vez ofreció como testigos de los hechos a Pablo Colarez y Dardo De Marchi –empresarios vinculados al fútbol- que mantenían un estrecho vínculo con el procesado D’Alessio, quien como parte de su plan y poco antes de quedar detenido les habría informado a los testigos que la DEA le había ordenado investigar a Ganly.

De esta forma preparaba el plan de “ablande”-así lo denomina el Juez en sus resoluciones- para luego ofrecer sus servicios y solucionar el ficticio conflicto por el cual captaba a sus víctimas. Estos hechos responden a la matriz de la maniobra replicada con varios empresarios y por los que Marcelo D’Alessio fue procesado junto al ex espía Rolando Barreiro, los ex policías Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi, entre otros.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos