Tensión en SOEME: un grupo de manifestantes impidió que ingrese el nuevo interventor al sindicato que conducía Marcelo Balcedo

En la puerta del edificio porteño, más de 100 personas imposibilitaron la llegada de Julio Simón, inverventor designado por la Justicia en marzo de este año

La manifestación frente al SOEME
La manifestación frente al SOEME

Este mediodía, un grupo de integrantes de la lista Azul y Blanca, que lidera Adrián De Marco, impidieron el ingreso a la sede de SOEME (Síndicato de Obreros y Empleados de la Educación y la Minoridad) a los representantes de la intervención dispuesta por la Justicia que invalidó el proceso electoral que se llevó adelante en 2019.

Un grupo de activistas no permitió que el interventor, Julio Simón, designado por la Sala VII de la Cámara del Fuero Laboral, pudiera ingresar al edificio de la calle Salta al 500, en la ciudad de Buenos Aires. Un grupo de efectivos policiales coordinó un operativo para evitar incidentes y conflictos entre los manifestantes que, además, no cumplieron con los protocolos de distanciamiento social en el contexto de la emergencia sanitaria.

Previo al inicio de la cuarentena, la Cámara del Trabajo desplazó a las autoridades que habían ganado las elecciones y designó a un interventor. El fallo es parte de una disputa judicial que llevó varios meses entre el fuero laboral, el cual no reconoció las elecciones internas como válidas. Y el juez federal Ernesto Kreplak, que investigó y procesó a Marcelo Balcedo (ex titular del sindicato) por lavado de activos, contrabando y tráfico de armas, impulsa y apoya la intervención.

Después de que la escribana -presente en el lugar-, labrara un acta dejando constancia de los hechos, y de que Di Marco se negara a la entregar la documentación requerida por el oficio judicial, las nuevas autoridades se retiraron del lugar con el propósito de evitar que se concretaran las amenazas de agresiones y actitudes violentas impulsadas por los referentes de la agrupación Azul y Blanca.

Además de Simón y de las autoridades policiales, tampoco pudo ingresar al edificio sindical el representante del Ministerio de Trabajo de la Nación, quien formó parte de la comitiva que tenía como propósito iniciar el proceso de normalización del gremio que agrupa a los trabajadores no docentes de la educación argentina.

En la puerta del sindicato los manifestaron se enfrentaron con la Policía de la Ciudad, aunque no hubo incidentes
En la puerta del sindicato los manifestaron se enfrentaron con la Policía de la Ciudad, aunque no hubo incidentes

A partir de estos hechos, la Justicia deberá decidir cuáles son las medidas que se deberán adoptar para que puedan asumir las autoridades impuestas a partir de la intervención, y evaluar la conducta de Di Marco que se resistió a una orden emitida por la Justicia.

En marzo de este año, la Sala VII de la Cámara del Trabajo, integrada por María Dora González y Víctor Pesino, suspendió a las autoridades actuales y decretó la intervención del SOEME, a cargo de Simón, quien ya había estado en la primera intervención designada por Kreplak.

Balcedo, detenido en enero de 2018, sigue con domiciliaria en su mansión de Uruguay. La Justicia Federal constató que bajo su mando se desviaron unos 500 millones de pesos que correspondían a los aportes de los afiliados, sólo entre 2012 y 2017. Gran parte de la fortuna terminó en la compra de autos, inmuebles y embarcaciones. Pero también se detectó que el dinero terminó en las cuentas del diario Hoy y Radio Red 92, los medios de la familia Balcedo.

El sindicato estuvo intervenido desde enero de 2018 hasta fines del año pasado por un cuerpo colegiado. En agosto de 2019 hubo elecciones con lista única porque la lista “Verde y Blanca”, que impulsaba a Horacio Mankowski, no fue oficializada. La “Azul y Blanca–Unidad y Renovación” ganó los comicios y ubicó como secretario general a Di Marco, quien pidió la nulidad del fallo de la Cámara. Esa presentación también destaca que no hubo impugnaciones contra las elecciones internas y que el Ministerio de Trabajo debería elegir a un interventor, quien finalmente fue Simón.

A partir de las elecciones, el sector que impulsa Balcedo decidió dar una batalla judicial con presentaciones y amparos ante el fuero laboral, lo que desencadenó un cruce por la competencia entre la jueza laboral Analía Vigano y el juez Kreplak. Esa disputa debe ser definida por la Corte Suprema.

SEGUÍ LEYENDO:

Toma del edificio porteño del Soeme: una historia de corrupción y aprietes

La maniobra ilegal con la cual el sindicalista Marcelo Balcedo intentó apropiarse de un terreno lindero a su mansión en Uruguay




MAS NOTICIAS

Te Recomendamos