Quién es Sergio Moro, el ex juez del Lava Jato que fue atravesado por la grieta política argentina y llegó a ministro de Jair Bolsonaro

El ahora ex funcionario brasileño dio un paso al costado luego de que el Presidente de Brasil decidiera echar al director de la Policía Federal, Maurício Leite Valeixo

Sergio Moro presentó la renuncia y desató una crisis en el gobierno de Jair Bolsonaro
Sergio Moro presentó la renuncia y desató una crisis en el gobierno de Jair Bolsonaro

El nombre de Sergio Moro se hizo conocido en la Argentina. Debe ser la primera vez en la historia que el nombre de un juez federal basado en Curitiba, en el sureste brasileño, se hiciera común en las discusiones políticas argentinas.

Es que la actuación de Moro fue –además de atravesada por la grieta– analizada a la luz de una de las controversias que cruzó la política del país: la corrupción.

Si bien Moro comenzó a investigar el caso Lava Jato en marzo de 2014, su figura adquirió relevancia en la Argentina luego del cambio de gobierno de 2015. Cuando terminó el gobierno de Cristina Kirchner y asumió Mauricio Macri, subió la consideración de Moro en el país.

Es que el gobierno de Cristina Kirchner tuvo una enorme cantidad de casos de corrupción probados y una gran relación política con los ex presidente de Brasil, Lula Da Silva y Dilma Rousseff.

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva ante el juez anticorrupción Sergio Moro, a cargo de la causa Lava Jato, el 10 de mayo de 2017
El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva ante el juez anticorrupción Sergio Moro, a cargo de la causa Lava Jato, el 10 de mayo de 2017

Que Moro haya encarcelado a Lula y acusado a buena parte de los dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT) de haber estado involucrados en los pagos de coimas que hizo la firma Petrobras. Los pagos se hicieron a través de empresas constructoras, una de ellas Odebrecht, dedicada a obra pública en América Latina y con negocios con el kirchnerismo. Odebrecht pagó coimas millonarias por obras públicas otorgadas por los ex funcionarios de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner y realizadas en sociedad con empresarios de la obra pública argentina.

En abril de 2017 Moro estuvo en Buenos Aires. Por aquellos días avanzaban los casos de corrupción cometidos por ex funcionarios kirchneristas y el nombre del juez brasileño era usado como sinónimo de la lucha contra el pago de coimas instalado en los negocios del Estado.

Sergio Moro y Ricrado Lorenzetti (foto de archivo: www.cij.gov.ar)
Sergio Moro y Ricrado Lorenzetti (foto de archivo: www.cij.gov.ar)

Moro se reunió con Ricardo Lorenzetti, el entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación como anfitrión, con un grupo de jueces federales argentinos. En aquella reunión-no había estallado el Caso Cuadernos- el fallecido juez Claudio Bonadio fue invitado a posar en una foto junto a Lorenzetti y Moro.

En aquella ocasión Lorenzetti habló de su gestión al frente de la Corte y destacó la cooperación judicial con Brasil. Luego había hablado Moro quien comenzó pidiendo perdón por no hablar español y explicó el modo en que se hizo la investigación conocida como Lava Jato. Hizo un resumen del caso que tenía por entonces 58 acusaciones criminales por una práctica sistemática de corrupción destinada a alimentar de coimas a la clase política y empresarial de Brasil: también se refirió a la delación premiada, a las cuentas en el exterior, a los políticos y empresarios involucrados, a los intermediarios. Todos términos bastante comunes a los usados en la Argentina. Luego de Moro habló brevemente el ministro de Justicia del gobierno de Macri, Germán Garavano.

Es mismo día, Moro dialogó con Laura Alonso, quien por entonces era la encargada la Oficina Anticorrupción (OA). Fue en una conferencia abierta ante un auditorio de más de 500 personas en la Universidad Católica Argentina (UCA) en la que estuvieron Garavano, el decano de la Facultad de Derecho de la UCA, Daniel Herrero y el vicerrector de la UCA, Gabriel Limodio.

Laura Alonso, ex titular de la Oficina Anticorrupción (foto de archivo: Nicolás Stulberg)
Laura Alonso, ex titular de la Oficina Anticorrupción (foto de archivo: Nicolás Stulberg)

Alonso dijo unas palabras que podrían ilustrar lo que Moro representaba para el macrismo que había llegado a la Rosada en 2015 con un fuerte discurso anticorrupción. Ese discurso contrastó con las casi nulas investigaciones que abrió la OA durante la época de Alonso, en casos en los que los sospechosos fueran integrantes del macrismo.

Alonso había dicho que “el juez Moro es un ejemplo de liderazgo institucional” y que “está marcando un camino para América Latina”, ya que, lo describió como “el encargado de que haya justicia cuando hay elites políticas que intentan administrar la cosa pública como si fuera algo privado”.

“Representa lo que queremos que pase en Argentina: investigar a los poderosos, en el poder o afuera del poder, y cuando las pruebas existen, condenar en tiempo y forma”, fue la expresión de deseos de Alonso allá por 2017. Al día siguiente, Moro se reunió con Sergio Rodríguez, quien está al frente de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas y participa en los casos que se tramitan en Argentina como derivación del caso Lava Jato.

El ahora ex ministro de Justicia de Brasil dio un paso al costado luego de que el jefe de Estado decidiera echar al director de la Policía Federal, Maurício Leite Valeixo.
El ahora ex ministro de Justicia de Brasil dio un paso al costado luego de que el jefe de Estado decidiera echar al director de la Policía Federal, Maurício Leite Valeixo.

Cuando a principios de 2019 Moro se transformó en ministro de Justicia de Jair Bolsonaro obtuvo aprobación por parte del macrismo que aún estaba en el poder y que establecía una comparación con las políticas estrictas de seguridad en manos de la entonces ministra Patricia Bullrich. Y por supuesto el rechazo del kirchnerismo que lo señaló como cómplice de la detención de Lula para lograr que Bolsonaro ganara la elecciones.

Su renuncia al ministerio de Justicia de Bolsonaro será seguramente analizada desde la política argentina con diferentes miradas de acuerdo a cada sector. Pero por estos días no será en charlas de café sino a través de redes sociales por la cuarentena que rige por la pandemia de coronavirus.

Seguí leyendo:

Sergio Moro presentó la renuncia y desató una crisis en el gobierno de Jair Bolsonaro

El ex juez del Lava Jato que encarceló a Lula y fue el ministro estrella del gobierno brasileño

Se hunde la bolsa de San Pablo y el dólar trepa a niveles récord tras la dimisión de Moro en Brasil


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos