El Gobierno decidió otorgar partidas presupuestarias adicionales para que los intendentes de los distritos más vulnerables compren alimentos para distribuir. El temor a reclamos sociales durante la cuarentena desvela a la administración de Alberto Fernández.
El Gobierno decidió otorgar partidas presupuestarias adicionales para que los intendentes de los distritos más vulnerables compren alimentos para distribuir. El temor a reclamos sociales durante la cuarentena desvela a la administración de Alberto Fernández.

El Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Daniel Arroyo, ya dispuso de una partida presupuestaria especial para reforzar la compra de alimentos y elementos de aseo y limpieza para los sectores más vulnerables del país. Son dos mil millones de pesos. La mitad será girada a los intendentes del Conurbano Bonaerense -el lugar donde se concentra la mayor cantidad de pobres del país-, el resto a los distritos provinciales que más lo necesiten, como el Gran Rosario, Concordia, Resistencia, localidades formoseñas, de Chaco y Santa Fe, entre otras.

Según le dijo Arroyo a Infobae, el viernes convocó “a un Comité de Emergencia donde están los intendentes, las organizaciones sociales y las iglesias". "Armamos un sistema de fondos rotatorios a los que se gira dinero para comprar alimentos y artículos de higiene destinados a, los gobiernos locales, a los municipios por un lado; por otro lado, reforzamos la compra de alimentos para las organizaciones sociales, para las iglesias que son las que reparten en muchos de los merenderos y comedores”, detalló. Y agregó: “Por otro lado se decidió la conformación de comités locales en cada municipio para definir la estrategia y tener toda la información actualizada para definir la manera de actuar en cada lugar”.

"Hay que reforzar los alimentos y seguir con el sistema de viandas y continuar con los módulos alimentarios”, le dijo arroyo a Infobae. (Adrián Escandar)

Los objetivos del ministerio de Desarrollo Social son tres y el ministro los resume de esta manera: “Sostener los ingresos de las familias. Por eso son importantes, y toman un valor preponderante los bonos a jubilados, la Asignación Universal por Hijo (AUH), los planes sociales, más el ingreso familiar de emergencia, los 10.000 pesos”.

"El segundo punto es reforzar los alimentos y seguir con el sistema de viandas y módulos alimentarios”.

El sistema de “módulos alimentarios” de emergencia -bolsones con insumos de primera necesidad- funciona en todo el país y se entregan a domicilio -aunque los municipios definen cual es la mejor modalidad según la geografía territorial-; se destinan, por ejemplo, a aquellos que no reciben otro beneficio social, ni están en el sistema de asignaciones, salarios o contratos.

Los "módulos alimentarios suelen tener dos paquetes de harina de un kilo, uno de yerba de un kilo, uno de azúcar, una caja de té de 25 sobres, una caja de leche en polvo de 800 gramos, tallarines, fideos para guiso, levadura, polenta, aceite de girasol, cajas de salsa, lentejas y arroz.

“El tercer punto de importancia -sigue diciendo Arroyo- es lograr el menor movimiento posible de personas en los barrios. El aislamiento es muy distinto en un lugar donde hay hacinamiento que en los sectores de clase media”.

En la Ciudad de Buenos Aires las calles están prácticamente vacías,en contraste con el Conurbano Bonaerense donde el viernes pasado se produjeron aglomeraciones de personas frente a las entidades bancarias para cobrar a través de los cajeros automáticos jubilaciones y AUH.

Una de las mayores preocupaciones del gobernador bonaerense y del presidente Albertto Fernández, además de la pandemia, es la situación social en el Conurbano.
Una de las mayores preocupaciones del gobernador bonaerense y del presidente Albertto Fernández, además de la pandemia, es la situación social en el Conurbano.

Pero también se observó un intenso movimiento de vecinos en barrios humildes, como Fuerte Apache, donde no es sencillo que familias numerosas permanezcan en cuarentena en sus viviendas de dimensiones acotadas y con varios niños.

-¿De cuánto es el refuerzo alimentario que distribuirá el ministerio de Desarrollo Social?, quiso saber Infobae.

-Son dos mil millones de pesos, de los cuales más o menos mil millones están destinados al Conurbano. Y ahí esta dividido en dos partes. La primera es trasferencia de dinero a todos los municipios del Conurbano, a través de un fondo rotatorio de diez millones de pesos. Esto da más o menos unos trescientos millones de pesos de fondo rotatorio para la compra de alimentos; el resto va a los municipios y es también para la adquisición de alimentos y elementos de higiene y limpieza. Los otros mil millones al resto del país, respondió Arroyo.

No es una novedad que la lupa del gobierno central y del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, está posada sobre el Conurbano, y sobre todo el más profundo: La Matanza, Quilmes, Lanús, Moreno, General Rodríguez, Merlo, Esteba Echeverría, Florencio Varela, Tres de Febrero. Son algunas de las zonas más calientes y donde tanto el gobierno nacional como provincial hacen foco para asegurar que llegue un mínimo de ingresos a los hogares con mayores necesidades en tiempo de aislamiento social obligatorio.

Esta norma impide salir a buscar el sustento diario a trabajadores informales dedicados a tareas como corte de césped, mantenimiento de piletas, albañilería, pintura, electricidad, plomería, solo por citar un puñado de ejemplos.

Por eso para Arroyo es “fundamental” que llegue a estos sectores el pago extra de 10.000 pesos del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Según se informó a este medio desde la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), a cargo de Alejando Vanoli, ya se anotaron más de un millón y medio de personas para cobrar el IFE.

Además de montar instalaciones sanitarias, el Ejército cocinará alimentos para distribuir entre la población más vulnerable.
Además de montar instalaciones sanitarias, el Ejército cocinará alimentos para distribuir entre la población más vulnerable.

Entre quienes pueden acceder a ese suplemento económico figuran los trabajadores en la informalidad, no registrados, que no tengan otro ingreso más que la percepción de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Los monotributistas únicos, que no tengan otro ingreso declarado, como asalariado en blanco, pensionado, jubilado o trabajador autónomo, ni trabajador registrado de casas particulares, inscriptos en AFIP en categorías “A”, hasta $208.339,25 y “B" $313.108,87, de ingreso acumulado en los pasados 12 meses, un promedio mensual de $17.361,60 en el primer caso; y $26.092,40 en el segundo.

Los monotributistas Social y las mujeres que perciben la Asignación Universal por Embarazo.

Según un trabajo del Observatorio de la Universidad de General Sarmiento en el Gran Buenos Aires y que comprende a 40 municipios, hay 1.271 barrios informales, donde la indigencia golpea con fuerza. Son unos 400 mil hogares donde viven casi dos millones de habitantes.

Solo en la Matanza, el distrito más vulnerable, hay 115 villas y asentamientos.

El informe marca que entre las carencias principales destaca la infraestructura básica. Por ejemplo, el 80% de las viviendas se localiza en barrios sin red cloacal, ni gas natural. El 35% no tiene agua de red, pavimento ni medidores de energía eléctrica.

En tiempos en que los médicos no se cansan de resaltar que la mejor manera de derrotar al Covid-19 es el aislamiento social y el lavado de manos, hay villas donde el agua potable es escasa o inexistente y por eso los intendentes se esfuerzan por instalar canillas comunitarias.

Las organizaciones barriales recibirán subsidios para adquirir alimentos para los comedores comunitarios y distribuir alimentos a través de viandas.
Las organizaciones barriales recibirán subsidios para adquirir alimentos para los comedores comunitarios y distribuir alimentos a través de viandas.

Para reforzar este punto central, Arroyo destina parte de esos dos mil millones de pesos, no solo a alimentos sino a la adquisición de jabón, detergente y lavandina.

“Estamos trabajando todos juntos en la magnitud del problema que tiene el Conurbano”, dijo en conferencia de prensa el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, minutos después de salir del encuentro que junto a especialistas y expertos mantuvo en la Quinta Presidencial de Olivos con el jefe de Estado y en la cual se le recomendó “extender la cuarentena obligatoria”.

En el lanzamiento del Comité de Emergencia Social encabezado por el ministro de Desarrollo Social, también estuvieron presentes Fernanda Raverta, ministra de Desarrollo de la Comunidad la provincia de Buenos Aires; los intendentes Mariano Cascallares, Fernando Gray, Gustavo Menéndez y Juan Zabaleta. También el asesor presidencial Alejandro Grimson, el presidente de Cáritas Argentina, monseñor Carlos Tissera, y representantes de organizaciones sociales y eclesiales, como el diputado y referente de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) Juan Carlos Alderete.

La semana próxima, el Ejército Argentino, en coordinación con la intendencia de La Matanza, a cargo de Fernando Espinoza, el ministerio de Desarrollo Social y la provincia de Buenos Aires, se comenzará a distribuir comida caliente en los barrios más necesitados.

Los insumos serán adquiridos por el municipio, a través de los fondos que les baja el ministro Arroyo, tal como lo detalló a este medio.

Seguí leyendo: