La embajadora de Israel en la Argentina, Galit Ronen
La embajadora de Israel en la Argentina, Galit Ronen

En pleno avance del coronavirus en el mundo y en medio del aislamiento obligatorio, la embajadora de Israel en la Argentina, Galit Ronen, trasladó las líneas telefónicas de su oficina a su casa, donde a diario se ocupa de que los israelíes que se encuentran en la Argentina puedan volver lo antes posible a su país. Hasta hoy, Israel registra 1756 casos y 3 muertos.

-¿Qué medidas preventivas se tomaron en Israel contra el avance de la pandemia?

Estamos en un evento que se está desarrollando. Las personas no pueden salir de sus casas, salvo que sea para realizar determinadas actividades laborales de suma importancia, como quienes trabajan en los hospitales; para abastecerse de alimentos o para ir a la farmacia. Hay que mantener la distancia de dos metros para evitar contagios y el máximo de pasajeros permitido dentro de un vehículo es de dos personas. Todos los sitios de entretenimiento están cerrados, como por ejemplo, bares, restaurantes, librerías y museos.

Hay nuevas medidas que aún no se han aprobado, pero que están ahora en tratamiento para su pronta implementación. Podría suspenderse todo el transporte público, restringirse aún más las actividades laborales, no permitir retirar la comida de los locales para llevarla a la casa, sino que solo se podrá pedir mediante la modalidad de “delivery”... Estamos en la mitad del proceso y, como todo va cambiando igual que pasa aquí, estamos viendo las noticias y escuchando qué dice el Primer Ministro, Benjamin Netanyahu. Esperamos las nuevas instrucciones del Gobierno para poder seguirlas.

-¿Cúantos casos confirmados hay en Israel?

1756 casos y 3 muertos. Dos personas mayores de 80 años con patologías previas de salud, y otra persona de 67 años. Esto es algo en proceso. Lamentablemente es probable que los números asciendan, pero estamos haciendo todo lo posible para que eso no pase y tomando todas las medidas preventivas.

-¿Qué diferencia existe entre las medidas preventivas tomadas en Israel y en la Argentina?

Los controles de la cuarentena en Israel son más estrictos o iguales que aquí. De hecho, las medidas son muy similares y creo que son a nivel global, porque todos los países están tratando de limitar el número de personas que están en contacto con el virus. Se trata de un esfuerzo mundial y, una vez más, vemos cómo nos afecta la globalización. Lo que comenzó en China, ahora está en todo el mundo. Por ello, las medidas son iguales para todos.

-¿Qué sucede en Israel en caso de incumplimiento de la cuarentena?. ¿Ya se registraron casos?

Lamentablemente hubo algunos casos de incumplimiento. La policía interviene y le hace ver a la persona que, con su actitud, le hace daño a los demás. Todo el mundo está tratando de limitar a las personas para que el virus circule menos, pero tampoco la policía puede controlar todo: tanto aquí como en Israel, es responsabilidad de cada persona cuidar su salud y la de su familia, pero también, la de la gente que no conoce cuando va por la calle. Esto nos afecta a todos, a nuestras economías y a nuestra educación por el cierre de las escuelas. A nivel global, todos estamos haciendo lo mismo. Los gobiernos de todo el mundo tratan de limitar el contacto de las personas, para que el virus no se multiplique y siga contagiando.

-¿Cómo cooperan la Argentina e Israel en este tiempo tan difícil?

Hay cuatro formas en las que estamos cooperando: hacemos videoconferencias con varias instituciones de salud y compartimos nuestra experiencia, más que todo en la gestión y no en los detalles médicos. Por ejemplo: cómo hacemos la cuarentena o cómo equipamos a los hospitales. También, hacemos videoconferencias para prevenir los ataques cibernéticos sobre las infraestructuras. Hacemos capacitaciones online para saber qué hacer con los niños y cómo seguir con su educación.

Finalmente, analizamos los pedidos que nos llegan de materiales y los tratamos con compañías israelíes que quizás podrían ayudar. Por supuesto, también estamos cooperando con los ciudadanos israelíes que están en la Argentina para que lleguen a nuestro país y viceversa.

-¿Qué novedades tiene respecto al desarrollo de la vacuna?

Estamos en contacto con las personas que la están desarrollando, pero todavía estamos en proceso y no sabemos cuánto tiempo demorará. Apenas haya alguna novedad, estoy segura que la vamos a informar de inmediato.

La embajadora Galit Ronen en una entrevista anterior con Infobae
La embajadora Galit Ronen en una entrevista anterior con Infobae

- Los hospitales de Israel ¿están preparados para recibir a todos los pacientes que requieran internación y cuidados especiales?

Hay medidas que se están tomando a nivel sanitario. Estamos haciendo lo mismo que el resto de los gobiernos: tratar de aplanar la curva para que todos los enfermos de coronavirus no lleguen al mismo tiempo. No hay suficientes recursos para que haya una gran cantidad de personas enfermas a la vez. Ningún país tiene esa disponibilidad, por eso estamos tomando las medidas preventivas.

-¿Cómo el gobierno de Israel ayuda a los ciudadanos que no pueden continuar con su actividad laboral?

Como en Argentina, sólo se permiten las actividades relacionadas con los servicios esenciales y al resto de los trabajadores los obligaron a tomarse los días, por lo menos hasta el fin de la Pascua, hasta mitad de abril. Se ayuda a estas personas que tienen esta vacación forzada y no pueden trabajar.

Como hay más posibilidad de desempleo, estamos ayudando también a las PyMES, igual que lo están haciendo aquí. Las medidas que se toman en este caso en todo el mundo son similares. Tenemos que actuar a nivel global y es lo que estamos haciendo. Todos los países tienen que cooperar con la toma de medidas preventivas.

-¿Cómo dimensiona los daños económicos que va a causar esta pandemia?

Los daños son enormes... ¡enormes! Estuve leyendo una estimación de un famoso analista: piensa que va a demorar dos años para que el mundo vuelva al punto donde estaba antes del comienzo de la pandemia. Claro que aún no sabemos cómo será esta pandemia, ni cómo se va a desarrollar. No tengo dudas de que el daño económico será enorme pero lo más importante es la vida. Primero resolvemos el problema con la vida y, después, tomamos las medidas para ayudar a la economía.

.¿Cómo transita estos días de tanta incertidumbre?

Estoy en mi casa como debe ser, respetando las leyes argentinas. Sin embargo, pasamos todos los teléfonos de la embajada a los nuestros personales, y estamos recibiendo llamadas de ciudadanos israelíes varados aquí o de ciudadanos israelíes que quieren volver a su país. Les estamos pidiendo que salgan de la Argentina lo más rápido posible, porque Latam y otras aerolíneas no van a seguir volando hacia Israel. Los cielos y las fronteras se están cerrando. Les pedimos a nuestros ciudadanos que salgan y para ello los estamos ayudando. Estoy ocupada con todo esto, contestando los teléfonos y coordinando sus vuelos con las autoridades del aeropuerto.

-¿Cómo se hace para controlar el temor a un virus tan contagioso y desconocido?

Siempre digo lo mismo: el conocimiento es lo que ayuda y, en este caso, es verdad que es desconocido pero es muy importante que la gente sepa cuáles son los peligros y cuáles son las medidas de prevención que pueden tomar para protegerse.

Estamos con toda la esperanza de poder controlar a este virus lo más pronto posible, pero no sabemos qué va a pasar. Cada día vamos cambiando las medidas para prevenir su desarrollo y así poder salir de este desastre, para que sea lo más corto posible.

Seguí leyendo: