Edgardo Cenzón, ex ministro de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal
Edgardo Cenzón, ex ministro de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal

En los días previos a que Edgardo Cenzón dejara Europa, antes de que los sistemas sanitarios de España e Italia entraran en colapso y de que la Argentina identificara a los países de riesgo y cerrara sus fronteras, los médicos a los que consultó en Barcelona le dijeron que era solo un “cuadro catarral”. Que no se preocupara.

Economista, ex ministro de Mauricio Macri durante su época de jefe de Gobierno -desde el perfil bajo se convirtió en su momento en un colaborador clave del ex presidente-, ex funcionario de María Eugenia Vidal en su primeros tiempos de la gestión bonaerense, Cenzón dejó el departamento de dos ambientes que compartió con su mujer y su hija en la ciudad española y volvió al país con los típicos achaques de una gripe. “Moco, tos, dolor de cuerpo, resfríos. Es difícil generalizar, pero nunca nada raro”, relata ahora a Infobae desde su casa, a 24 horas de recibir el alta médica, tras nueve días de aislamiento en un sanatorio porteño y después de haber dado positivo de Covid-19. Es decir, de coronavirus.

“Fui el primero de la familia en tenerlo. Mi señora un solo día tuvo fiebre. Nunca tomó Paracetamol. Sí le dolía mucho el cuerpo”, resalta el ex funcionario del PRO que desde hace tiempo se dedica a la actividad privada.

- ¿Cuándo le dieron el alta?

-Ayer domingo. Ahora cumplo 24 horas en casa.

- ¿Cómo le detectaron que era positivo de Covid-19?

-En Europa fui al médico porque tenía mucho moco. Me dijeron que era una gripe. Un “cuadro catarral”.

- Volvió a Buenos Aires, ¿y qué pasó?

-Cuando llegamos, mi señora tuvo fiebre. Llamé por las dudas al 107. Yo llevaba una semana así, tenía ese cuadro catarral que era raro. En ese momento era como una gripe más. Lo mismo de siempre. Nunca tuve en cama, ni grave, ni nada. Entonces llamé al 107 y nos mandaron al sanatorio directo.

- Y ahí les avisaron que los dos eran positivos de coronavirus.

-Claro, los dos con Covid-19 positivo.

- ¿Y cómo fue la internación?

-Nunca los dos estuvimos grave. A mi señora, por ejemplo, nunca le dieron Paracetamol. Nunca tuvo fiebre en los 9 días que estuvimos internados.

- ¿Y usted sí?

-Cuando llegué tuve un pico de fiebre y nunca más. Pasé una semana sin nada. De lunes a domingo no tuve nada. En un momento, antes, solo tuve 38 de máxima.

- ¿Sí perdió el gusto?

-En Barcelona creía que era por la congestión. Tenía mucho moco. Creía que había perdido el gusto por la congestión. Cuando llegué a Argentina ya estaba mucho mejor. Mi señora, que para mi la contagié yo -es una presunción-, el signo más fuerte que tuvo fue haber perdido el gusto y el sabor, lo perdió cuando lo internaron.

- ¿Qué cuidados le pidieron ahora que le dieron el alta?

-Te dan unos papeles muy claros. Nosotros tenemos la suerte de que acá estamos solos. Nos hicieron dos pruebas más y nos mandaron a casa. Te explican un montón de cuidados por si hubiese una tercera persona. Solos todo es más fácil. Y nos dijeron que nos hacen un seguimiento telefónico.

- No pueden estar en contacto con nadie.

-Con nadie.

- ¿Alguien le aclaró si se puede volver a contagiar?

-Es confuso el tema, nadie me aseguró que no me voy a contagiar de nuevo. Algunos médicos hablan de la inmunidad, pero también dicen que en Asia volvieron a tener síntomas.

- ¿En algún momento sintió miedo o angustia?

-No. De hecho creía que no lo tenía el virus, antes de que me de positivo. Llamé porque a mi señora le dio fiebre.

- ¿Qué enseñanza le deja todo esto?

-El mundo después de esto no puede seguir subestimando a la infraestructura hospitalaria y a los enfermeros. Espero que de acá en más se tomen en serio al sistema de alud. La sociedad volvió a privilegiar lo básico. Sabes lo que daba por que una enfermera venga a verme.

- En la habitación estaba solo.

-Estábamos separados. Te aíslan por completo.

- ¿Cómo hacía con la comida?

-Te pasan la comida en unas bolsitas envueltas en nylon. Nueve días completamente solo. Es una experiencia fortísima.

Seguí leyendo: