Marcelo D'Alessio
Marcelo D'Alessio

A punto de cumplir un año preso por la causa que lo tiene como principal protagonista y a la espera de que la Cámara Federal de Mar del Plata revise si puede convertirse en arrepentido, una posibilidad que el juez de Dolores Alejo Ramos Padilla le cerró, Marcelo D’Alessio volvió a la carga en su plan de demostrar que tiene que estar fuera de la cárcel. Sostiene que su detención es “bajo tortura” y su esposa presentó hoy un recurso de habeas corpus ante el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena, denunciando que durante la madrugada personal del Servicio Penitenciario Federal quiso trasladar al famoso falso abogado al área de IRIC, el lugar donde están alojados los presos de corrupción.

D’Alessio pidió expresamente no convivir con detenidos como Lázaro Báez o su contador, Daniel Pérez Gadín, presos por la causa de la ruta del dinero k. Mañana, por videoconferencia, D’Alessio tendrá que una entrevista con el juez Villena que escuchará sus planteos y definirá sobre su pedido, señalaron las fuentes a Infobae.

Lo curioso, según confirmaron fuentes judiciales a este medio, es que D’Alessio había pedido él mismo, a tres meses de su detención, estar alojado en el área del hospital de la cárcel de Ezeiza, el mismo lugar que vive como “una tortura”. Lo hizo a través de un habeas corpus que también tramitó ante el juez Villena, y en donde pidió poder tener visitas, llamadas y la posibilidad de salir una hora caminar, lo que se le otorga al resto de los reos comunes.

Desde esa celda de dos por tres, D’Alessio decidió hace diez días romper el silencio en una entrevista con radio 10 en donde vaticinó que si él habla se podrían caer cuatro causas de corrupción contra la hoy vicepresidenta Cristina Kirchner y afirmó que la ex ministra de Seguridad del macrismo Patricia Bullrich iba a “tener un problemón”. También elogió al juez Ramos Padilla, que lo metió preso. “Estoy pidiendo que me ponga una tobillera y que pueda estar esta semana en mi casa con mis hijos, porque no doy más. Jamás me profugaría, jamás entorpecería la causa. Tengo mucho para aportar, no sólo en mi causa”, había dicho.

El 30 de diciembre pasado, Ramos Padilla había decidido rechazar el acuerdo que D’Alessio había sellado con el fiscal Juan Pablo Curi para convertirse en arrepentido, bajo la ley del imputado-colaborador. El imputado tenía sus expectativas puestas en ese acuerdo que no solo le podrían garantizar el mínimo de la pena en un futuro juicio sino también un aval para poder irse a su casa en prisión domiciliaria o de, máxima, conseguir su excarcelación. Tras la negativa del juez, tanto la defensa como la fiscalía apelaron ante la Cámara Federal de Mar del Plata.

La llamada causa D’Alessio es sobre la que puso la mirada el presidente Alberto Fernández, quien denuncia la injerencia de sectores de inteligencia en el Poder Judicial. También la vicepresidenta Kirchner le recomendó a los jueces del Tribunal Oral Federal que la juzgan en el caso de la obra pública (junto a Lázaro Báez, entre otros) que leyeran esa investigación, en su hipótesis de la persecución político-judicial y el lawfare. En ese expediente, no solo está procesado D’Alessio, sino también ex espías, un periodista y el fiscal federal de la causa de los cuadernos, Carlos Stornelli.

Alejo Ramos Padilla (Adrián Escandar)
Alejo Ramos Padilla (Adrián Escandar)

La defensa de D’Alessio se presentó en el juzgado de Dolores diciendo que tras haber recibido una visita de la Procuración Penitenciaria solicitaban no estar más en el área del hospital donde se encontraba porque lo comparaba con “una tortura”. Pero cuando el juez libró oficio al SPF, hoy apareció este pedido de hábeas corpus en el juzgado de Villena diciendo que no lo llevaran al IRIC. Fuentes judiciales aclararon a este medio que el juez no indicó al SPF donde debía ser alojado y que el área del hospital es un sector “excepcional".

“Vengo interponer un recurso de hábeas por peligro inminente de las condiciones de detención “, afirmó la esposa del falso abogado en el escrito al que accedió Infobae, escrito a máquina y en donde al detenido se lo nombra como “D’Alessio, Marcelo”. Según explicó su mujer, "D’Alessio, Marcelo se encuentra detenido en situación de tortura, incluso en la actualidad”. Actualmente su defensa estaba redactando una denuncia ante organismos internacionales.

Claudio Fogar, “el letrado a cargo de mi marido puso en conocimiento del juez que D’Alessio, Marcelo no puede seguir en las condiciones en las que se encuentra pero tampoco podía ser trasladado pues no había lugar que pudiese resguardar su seguridad ni proporcionar un adecuado tratamiento para recuperarse de las torturas de las que fue víctima”, se afirma en el escrito presentado ante Villena. “Ahora bien, en el país todo puede empeorar. Y ante esta situación que venimos denunciando desde hace tiempo, luego de la pasividad que describo, en la madrugada de hoy, pasada la medianoche”, dice con mayúsculas y signos de admiración, “personal del SPF se presentó ante D’Alessio Marcelo y le dijeron que por orden del juez Ramos Padilla debía ser trasladado IRIC”.

Continúa la presentación: “Pusimos en conocimiento de esta situación y les fue reiterada en varias oportunidades sin tener respuesta alguna. Ahora bien hace pocos días y luego que Marcelo D’Alessio (sic) brindara declaraciones públicas una persona de la Procuración General de la Nación preocupada por lo denunciado se acercó al constatar la situación penosa en la que se encuentra D’Alessio Marcelo y ante esta visita, quizás casualidad,quizás no, el juez Ramos Padilla ahora sí parece haberse preocupado”.

“D’Alessio Marcelo -continúa la esposa- no está seguro en ningún complejo de servicio penitenciario, eso lo afirmó y determinó el mismo servicio durante los más de 11 meses de detención que tuvo. Esto ya fue explicado pero justo (escribe en mayúscula) en el IRIC donde por ejemplo se cruzará con Lázaro Báez Pérez Gadín y otros presos que denunciaron judicialmente y públicamente a D’Alessio?”. D’Alessio aludió además a la llamada Operación Puf, el expediente que intenta saber si desde la cárcel se motorizó la causa de Dolores por la que terminó preso.

La mujer de D’Alesio pidió así interrumpir el traslado de su marido. Mañana, el juez Villena escuchará al detenido y resolverá si hace lugar al hábeas corpus. Por el momento, el traslado quedó suspendido.