Alberto Fernández hará un anuncio para la educación en el último lunes del año
Alberto Fernández hará un anuncio para la educación en el último lunes del año

La semana que arranca tiene un asueto administrativo y un feriado. Aún así, en el Gobierno estiman que serán días ajetreados en los que el Presidente buscará mostrarse activo y hacer anuncios positivos que no tengan sólo que ver con la agenda económica más fría. Se notaba al caer el sol sobre la quinta presidencial de Olivos, desde donde Alberto Fernández ordenó suspender el aumento de las naftas mientras mantenía varias reuniones para definir sus actividades de la semana. Entre los que pasaron por la residencia estuvo el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, con quien conversó sobre el incremento a trabajadores privados. Con el ministro de Educación, Nicolás Trotta, en cambio, habló el viernes sobre el anuncio que hoy harán juntos para mejorar la comprensión lectora de niños y adolescentes y, al mismo tiempo, reactivar la golpeada industria editorial argentina.

El día de hoy arranca intenso: por primera vez desde la jura de los ministros, Fernández encabezará a las 11 un acto en el Museo del Bicentenario y por la tarde se trasladará en helicóptero al Conurbano para visitar una empresa pyme. Ambas actividades tienen la impronta de lo que fue su campaña: refuerzo a la educación y a las pequeñas y medianas empresas castigadas por los aumentos tarifarios y la crisis económica de los últimos años.

Para el primer evento se había previsto invitar a unas 400 personas, pero como se realizará entre las fiestas el número de asistentes se habría reducido a la mitad entre funcionarios, empresarios de la industria editorial, libreros, escritores e intelectuales en general. En lo formal será el anuncio del Plan Nacional de Lecturas encomendado por el Presidente al ministro de Educación y su equipo: Adriana Puiggrós (secretaria de Educación), Laura Sirotzky (Subsecretaria de Educación Social y Cultural) y Natalia Porta López, coordinadora del programa, con experiencia porque ya tuvo a su cargo una tarea similar hasta que en 2015 el cambio de gestión dejó el plan sin efecto.

El nombre del plan está en plural porque apuntan a distintas plataformas y soportes y distintas lecturas, aseguran desde la cartera con sede en el Palacio Pizzurno desde donde convocarán a un Consejo Asesor para que consensúen lecturas también “plurales” que eviten reeditar aquellas críticas por supuesto “adoctrinamiento” a estudiantes con mensajes políticos, un estigma que en parte pesa sobre el kirchnerismo como antes sobre el movimiento de Perón y Evita.

El Plan apunta a unos diez millones de niños, niñas y adolescentes, es decir tanto para el nivel primario como secundario, y al trabajo de docentes y bibliotecarios. “El 70% de los niños y niñas en situación de vulnerabilidad económica no han escuchado nunca un cuento”, sostienen en el resumen del programa que presentará el Presidente.

Nicolás Trotta y su equipo en Educación armaron el Plan de Lecturas (Adrián Escandar)
Nicolás Trotta y su equipo en Educación armaron el Plan de Lecturas (Adrián Escandar)

El lanzamiento tiene un fuerte fundamento político de diferenciación con la gestión de Mauricio Macri, que hablaba de garantizar 180 días de clases. Después de que la gestión del Frente de Todos anunció recomponer la paritaria nacional para acordar salarios docentes, ahora se habla, en cambio, de “garantizar 180 posibles lecturas para los 180 días de clases”. La ecuación sería: un texto breve por día, para lo cual se reeditaría una serie de antologías para cada año escolar. Esos textos de “Leer por leer” serían impresos en la Argentina con el objetivo de reactivar la industria editorial que en los últimos años denunció fuertes caídas en el negocio que repuntó, paradójicamente, con el fenómeno “Sinceramente”, el libro escrito por Cristina Fernández de Kirchner, que batió récords de ventas con 200 mil ejemplares sólo en la primera semana de publicación.

En diálogo con Infobae, el presidente de la Cámara Argentina del Libro (CAL), Martín Gremmelspcher, señaló que hay gran expectativa en el sector tanto por la impresión de libros nuevos como la venta de ejemplares sean clásicos como nuevas lecturas de grandes editoriales y también de editoriales independientes.

“Vamos al acto con mucha expectativa porque el gobierno que terminó no compró casi nada de material complementario”, respondió Gremmelspcher a este medio. Incluso, reveló, los editores que fueron invitados confirmaron de inmediato su participación en el evento aunque no tienen todavía mucha información sobre la futura posible compra de libros. Esperan más información hoy en acto del Museo del Bicentenario.

Según las cifras de la CAL, durante el año que termina la industria editorial cayó a la mitad respecto a los últimos cinco años. En el informe anual de la CAL se indicó, por ejemplo, que la cantidad de ejemplares publicados disminuyó en un 45% con respecto a 2016 y que los lanzamientos y volúmenes de las primeras tiradas pasaron de 2.700 ejemplares a 1.700.

En el acto de la Casa Rosada, que arranca a las 11, habrá sorpresas: el cierre estará a cargo de dos escritoras, Claudia Piñeiro y Laura Devetach, que leerán cuentos para los presentes. La primera es la consagrada escritora que tuvo a su cargo la apertura de la Feria del Libro del 2018 y la segunda es muy conocida por sus libros para chicos, muchos de ellos prohibidos durante la última dictadura militar, pero favoritos entre docentes del nivel inicial.

Seguí leyendo: