Un tribunal ordenó que Fariña se coloque una pulsera electrónica, pero no será inmediato

Lo hizo el tribunal que lleva adelante el juicio por la ruta del dinero K, ante un pedido del fiscal. Es para monitorearlo, ya que renunció al Programa de Testigos. Su defensa adelantó que apelará

infobae-image

Dos juezas del Tribunal Oral Federal 4 decidieron este miércoles que Leonardo Fariña se coloque una pulsera electrónica, con GPS, para poder monitorear sus movimientos. Solo podría moverse en un radio de 150 kilómetros de su domicilio. La medida no se aplicará en lo inmediato porque la defensa de Fariña adelantó que apelará la decisión en las próximas horas.

La pulsera para poder monitorear a Fariña había sido pedida por el fiscal del juicio Abel Córdoba una vez que el arrepentido renunció al Programa de Protección de Testigos, hace un mes. “Es la única medida capaz de garantizar la sujeción del imputado al proceso”, justificó el fiscal.

El pedido fue acompañado por la querella que encabeza la AFIP.

Este miércoles, luego de la última audiencia del juicio, el tribunal notificó de la resolución. Las juezas María Gabriela López Iñiguez y Adriana Palotti decidieron que la pulsera electrónica era viable por la pena en expectativa que podría tocarle, mas allá de su calidad de imputado colaborador, y porque el juicio está en su etapa final.

En realidad, la etapa de prueba finalizó hoy con las últimas declaraciones que quedaban pendientes. El 5 de febrero se retomarán las audiencias con los alegatos del fiscal y de las querellas.

El Tribunal Oral que ratificó la prisión preventiva de Báez (Gustavo Gavotti)
El Tribunal Oral que ratificó la prisión preventiva de Báez (Gustavo Gavotti)

En cambio, el presidente del tribunal, Néstor Costabel, votó en disidencia argumentando que en la causa de la “ruta del dinero K”, Fariña nunca recibió medidas de “cautela personal”.

La defensa de Fariña, a cargo de Roberto Herrera, le adelantó a Infobae que apelará la medida por lo que no será efectiva en lo inmediato.

Si no prospera la apelación, el arrepentido debería ingresar al Programa de Asistencia de Personas Bajo Vigilancia Electrónica, que depende del Ministerio de Justicia, la misma cartera que estaba a cargo del Programa de Protección a Testigos.

Otro arrepentido de peso, el contador Víctor Manzanares, también tiene una pulsera electrónica, aunque no tiene restricción para moverse y mantiene una custodia de la Policía federal en su casa de Río Gallegos.

SEGUÍ LEYENDO:


Últimas Noticias

MAS NOTICIAS