Hernán Arbiata fue detenido y desaparecido en octubre de 1976 (AFP)
Hernán Arbiata fue detenido y desaparecido en octubre de 1976 (AFP)

Mario Sandoval, ex policía acusado de crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura militar, será extraditado este domingo por la noche de Francia para ser juzgado por la desaparición de un estudiante en 1976.

Sandoval, alias “Churrasco”, estaba exiliado en ese país -donde obtuvo la nacionalidad- desde 1985 y fue detenido el miércoles en su residencia de Nogent-sur-Marne, cerca de París. Tras 8 años de reclamo de las autoridades argentinas y varios aplazamientos y postergaciones, finalmente llegará a Buenos Aires en un vuelo de Air France, según informaron fuentes cercanas al caso y del aeropuerto a la agencia AFP.

Mario Sandoval está acusado de encabezar una patota de la Policía Federal Argentina que perpetró el secuestro y desaparición del joven estudiante de arquitectura e integrante de la Juventud Universitaria Peronista (JUP), Hernán Abriata, en octubre de 1976.

La petición de extradición, presentada por Argentina en 2012, había sido aprobada anteriormente por el Tribunal de apelación de París, y luego por el Tribunal de Casación francés, equivalente al Tribunal Supremo. La ley impide extraditar a una persona cuando el crimen prescribió, pero la justicia francesa consideró que al no haber reaparecido la víctima, el delito se considera “continuo”.

Mario Sandoval está implicado en el secuestro y desaparición del estudiante Hernán Arbiata
Mario Sandoval está implicado en el secuestro y desaparición del estudiante Hernán Arbiata

El gobierno francés había dado luz verde a su extradición el año pasado, pero el ex policía, que niega las acusaciones y estima que de todas formas hay prescripción, había apelado al Consejo de Estado, última instancia administrativa en Francia.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) rechazó este viernes el pedido de suspensión de la extradición de Sandoval y lo declaró improcedente. Su extradición “es definitiva y se realizará en un plazo máximo de siete días”, había añadido el ministerio, poco después de que el Consejo de Estado, la máxima jurisdicción administrativa francesa, aprobara su extradición tras una batalla judicial de ocho años.

El TEDH explicó que Sandoval recurrió a esta corte mediante un procedimiento de urgencia invocando el riesgo de sufrir “malas condiciones de detención” o “torturas” y argumentó que respaldar “el proceso penal en Argentina constituiría una negación flagrante de justicia”.

Sandoval negó las acusaciones y sostuvo que la causa está prescripta (AFP)
Sandoval negó las acusaciones y sostuvo que la causa está prescripta (AFP)

Aunque la Justicia argentina sospecha que Sandoval participó en más de 500 asesinatos, torturas y secuestros durante la dictadura militar, se apoyó solamente en el caso del presunto secuestro y desaparición del estudiante Hernán Abriata en octubre de 1976 para pedir la extradición ya que hay una decena de testimonios que lo implican.

El 30 de octubre de 1976 un policía se presentó en la casa familiar de Arbiata, se identificó como “Sandoval, de Coordinación Federal” y manifestó que debía llevarse al joven estudiante para realizar “un procedimiento de rutina”. El muchacho nunca apareció. Carlos Loza, un compañero de cautiverio de Arbiata en la ESMA, contó que el joven “sufrió torturas” y que la última vez que lo vio "fue entre el 4 y el 5 de enero de 1977, cuando lo trasladaron.

“Yo no soy el Sandoval que buscan”, fue lo primero que dijo el acusado cuando la policía francesa lo fue a detener con una orden de arresto dictada por el juez Sergio Torres. “Soy víctima de una campaña de difamaciones e incluido sin contemplaciones en una lista negra”, dijo en su alegato.

En Francia, donde se había organizado una nueva vida pero sin ocultar su nombre y apellido, logró ser consejero del expresidente francés Nicolas Sarkozy y colaboró con grupos paramilitares colombianos. También trabajó como profesor en el Instituto de Altos Estudios de América Latina de La Sorbonne Nouvelle y de la Universidad de Marne-la-Vallée.

SEGUÍ LEYENDO: